Revista de Prensa

Argentina y el FMI

Se mantiene en voz baja, pero es inocultable una realidad para los hombres de negocios: en los últimos días creció la tensión en las negociaciones externas clave que lleva adelante Argentina. Aunque en público se transmite una versión rosada de las cosas, hay malestar en la misión del FMI por lo que considera un escaso avance de las negociaciones. A esto se agregaron las críticas que los acreedores externos de Wall Street deslizaron hacia el equipo económico del Gobierno.

Los funcionarios internacionales perciben indefiniciones (...). El jefe de la misión dio una instrucción precisa a su equipo: silencio absoluto para evitar filtraciones del malestar interno, que compliquen aún más las complejas negociaciones. Por eso muchos sostienen que, de no mediar una decisión política, es difícil que se llegue a un cierre del acuerdo antes del 9 de septiembre, cuando Argentina debe abonar 2.900 millones de dólares.