Financiación

Sogecable suscribe un préstamo sindicado de 1.350 millones

Sogecable suscribió ayer con un grupo de entidades financieras un préstamo sindicado por importe de 1.350 millones de euros.

Del total de esta cantidad, 1.250 millones corresponden a un préstamo a largo plazo y los restantes 100 millones de euros se configuran como póliza de crédito, disponible durante toda la vida del mismo, es decir, siete años y medio.

El objetivo del préstamo es la financiación del proceso de integración de Vía Digital en Sogecable y el lanzamiento de Digital +, la nueva plataforma de televisión vía satélite que, desde el pasado 21 de julio, ofrece 150 canales y servicios que reúnen contenidos de cine, deportes, documentales, series y programas especializados.

Las entidades aseguradoras de este préstamo son el Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), BNP Paribas, Banesto, La Caixa, Caja de Madrid, Crédit Agricole Indosuez, HSBC, JP Morgan, Natexis, SCH y Société Générale.

El tipo de interés del crédito se ha establecido en referencia al euribor, con un diferencial inicial de 0,25 puntos. En paralelo se ha establecido la posibilidad de reducir este diferencial a 0,09 puntos en caso de que Sogecable cumpla determinadas condiciones financieras.

El crédito servirá para absorber la deuda financiera de la sociedad y acometer la necesaria reestructuración operativa. De acuerdo con las previsiones de la empresa, esta reestructuración necesitará entre 300 y 400 millones de euros.

La compañía ha ingresado ya en forma de crédito participativo 150 millones de euros de sus tres principales accionistas (Groupe Canal +, Prisa y Telefónica). Y ha abierto ya la posibilidad a todos sus socios de participar en un préstamo subordinado por importe de 175 millones, cuya suscripción está íntegramente garantizada por Telefónica. Sogecable entregará a los suscriptores de este préstamo un 1% de la compañía en forma de warrants.

Mer: 'A veces hay que tomar medidas excepcionales'

A la pregunta de por qué la intervención del Estado en Alstom, el ministro de Economía y Finanzas, Francis Mer, responde hoy en una entrevista al vespertino Le Monde, que 'cuando la situación es excepcional, a veces hay que adoptar un comportamiento excepcional. Alstom es una gran empresa muy sana que fabrica productos necesarios para todos'. El presidente de la compañía, Patrick Kron, ya lo había anunciado la víspera, en el mismo diario: 'El Estado está convencido de que Alstom, con sus trenes de alta velocidad, sus centrales y barcos, constituye una actividad importante para Francia'.

De no haber llevado a cabo el descomunal plan de salvamento, 'las dificultades del grupo podrían haber tenido consecuencias mayores sobre el sistema bancario y financiero'. En total, entre 'créditos y fianzas que hubieran sido empleados en caso de quiebra, los bancos tienen más de 15.000 millones de euros de compromiso con Alstom'. En su opinión, el problema de confianza de los clientes amenazaba con 'ser mortal' si no se actuaba con rapidez.

Tanto Mer como Kron destacan el alcance europeo que podría haber tenido el descalabro de Alstom. Además de las dificultades con inversores, proveedores y clientes, subyace 'el problema social', según Kron, 'no sólo en Francia, sino también en los numerosos países extranjeros donde el grupo está implantado'. A lo que el responsable de Finanzas añade hoy en completa armonía: 'Alstom emplea a decenas de miles de asalariados en grandes países europeos'.