Internet

Roxio pretende lanzar una versión de pago de Napster antes de fin de año

Napster resurgirá de sus cenizas este año de la mano de su nuevo dueño Roxio. La compañía prepara un sistema de pago que reunirá medio millón de canciones para ser descargadas, aunque limitará el número de veces que se pueda copiar en un CD.

Roxio, la compañía que pagó el año pasado cinco millones de dólares por lo que quedaba de Napster en una subasta por bancarrota, ha anunciado que lanzará el famoso servicio de descargas musicales antes de que finalice el año.

El nuevo Napster 2.0 tendrá poco que ver con su antecesor, que se cerró en 2001 después de que los tribunales fallaran en su contra por infringir derechos de autor. El servicio llegó a sumar 60 millones de usuarios que intercambiaban gratuitamente canciones a través de sus servidores.

El Napster que está preparando Roxio cuenta con el beneplácito de las discográficas, será de pago y tendrá un catálogo de medio millón de canciones de las principales casas de discos y sellos independientes. Además, permitirá escuchar programas de radio pregrabados y contará con contenidos propios como entrevistas a artistas, reportajes, etc.

Chris Gorog, presidente de Roxio, es consciente de que su mayor activo es una marca que reconocen el 97% de los internautas, según comentaba en rueda de prensa. Su gran reto es lograr un servicio flexible que permita a los usuarios copiar sus archivos de música, que ya han pagado, y al mismo tiempo contentar a la industria musical. 'Los sellos discográficos están siendo mucho más liberales en cuanto a las condiciones de uso de la música en línea. Es cierto que existen algunas reticencias por parte de los artistas, pero, en general, están siendo receptivos al nuevo servicio', dijo Gorog.

Todavía no se ha desvelado cuánto costará el uso de Napster, aunque se ha adelantado que existirán dos formas de consumo: bien por suscripción mensual o bien por descargas individuales de canciones que tendrán una limitación en cuanto a la veces que podrán ser copiadas en un CD o transferidas a un reproductor de MP3.

Roxio, que este mismo año también compró el servicio de suscripciones musicales de Universal y Sony conocido como Pressplay, se une a un camino que ya ha iniciado Apple con iTunes para crear sistemas de compra de música útiles para el usuario y respetuosos con los derechos de autor. En los próximos meses se prepara una gran oleada de este tipo de webs como la de Amazon o MSN.

Universal, acusada ante el Tribunal de la Competencia

La Asociación de Música en Internet (AMI) ha presentado ante los organismos reguladores de la competencia una denuncia contra el Grupo Universal por considerar que está favoreciendo a empresas de su propiedad a la hora de conceder licencias para comercializar en Internet sus productos musicales.

Esta asociación sin ánimo de lucro apoya el desarrollo del negocio de la música en línea en España y ha detectado que las grandes multinacionales de la música ponen 'muros infranqueables' cuando quienes solicitan permisos para vender en línea canciones de su propiedad son pymes.

'Se niegan al diálogo incluso cuando se está solicitando una licencia con la licencia de los autores en la mano', asegura la AMI. Esto supone que las discográficas están anteponiendo sus intereses a la voluntad de los autores, que han dado su autorización a través de SGAE a determinadas webs para descargar sus producciones, que no llega a realizarse, pues el sello no otorga el permiso.

Universal ha sido la primera en ser denunciada por entorpecer el derecho de las pymes a participar en el nuevo mercado, pero, además, la AMI ha pedido que se investigue las prácticas de Agedi, la asociación a la que pertenecen todas las multinacionales del disco.