Déficit público

Solbes confía en que Alemania frene el déficit para evitar sanciones

Bruselas ha vuelto a expresar su intención de abrir un procedimiento sancionador contra Alemania si su déficit público rebasa otra vez en 2004 el 3% del Producto Interior Bruto (PIB) fijado por el Pacto de Estabilidad. Así lo ha dicho el comisario europeo de Asuntos Económicos, Pedro Solbes, en una entrevista para el Berliner Zeitung, reiterando que las normas del Pacto son "claras". Sus declaraciones se produjeron horas antes de su reunión en Berlín con el ministro de Finanzas, Hans Eichel, para conocer la última hora sobre las reformas del Gobierno del canciller, Gerhard Schröder, y la forma en que controlará su déficit público.

Tras el encuentro, Solbes dijo tener "bastante confianza en que Alemania podrá quedarse por debajo del límite del 3% en su déficit público". Schröder resumió las reformas de los sistemas de seguridad social y laborales que su gabinete ha emprendido, recogidas en la denominada Agenda 2010. El tipo máximo del impuesto sobre la renta se reducirá del 48,5 al 42% y el mínimo del 19,9 al 15, lo que aportará al contribuyente un alivio fiscal de unos 18.000 millones. Solbes dice entender el argumento esgrimido por Alemania para justificar una medida que traerá consigo un mayor endeudamiento, incluso si, como desea el Ejecutivo, se puede financiar parcialmente mediante el recorte de subvenciones y la privatización de propiedad estatal.

Alemania cuenta ya con un procedimiento abierto por superar su déficit en 2002 el 3,6% del PIB. Según Eichel, tras la decisión tomada el domingo de avanzar al 1 de enero de 2004 la bajada de impuestos previstas inicialmente para 2005, el déficit se situará exactamente el próximo año en el techo permitido. Pero para ello, la principal economía de la zona euro debería alcanzar el 2%, y el propio ministro ha confesado hoy que es improbable que se consiga. Como lo es también, lograr el crecimiento del 0,75% previsto por el Gobierno para 2003, según ha dicho.

"La Comisión Europea tiene ciertas dudas y, si bien, las cifras alemanas pueden convencer, los riesgos e imponderables se mantienen", comentó Solbes al citado diario. "Todavía se desconoce la efectividad de las fórmulas para llevar a cabo las reformas, así como si la economía crecerá el 2%, ya que es posible, aunque muy optimista", explicó.

Malos augurios

La mayor parte de los institutos de coyuntura alemanes se han mostrado más pesimistas que el Gobierno. Alemania sufrirá en 2003 una recesión con un crecimiento negativo del 0,1%, según los datos dados a conocer hoy por el instituto alemán de coyuntura DIW que no prevé que la principal economía de la zona euro cambie esta tendencia en lo que queda de año. "Alemania se encuentra inmersa en una crisis económica" caracterizada por tercer año consecutivo por un estancamiento, según el DIW, que sólo atisba un crecimiento del 1,3% del PIB germano para 2004.

Además, el DIW señala que actualmente se dan todas las condiciones en Alemania para entrar en un periodo de deflación. "El objetivo central de la política económica debe ser combatir el estancamiento del crecimiento y las tendencias deflacionistas", añadió. Así, el instituto reclama al Banco Central Europeo (BCE) un fuerte recorte en sus tipos de interés que permita luchar efectivamente contra la amenaza de deflación en Alemania.