Inmobiliaria

La fuerte demanda dispara el precio de la vivienda nueva hasta un 18% en un año

El incremento del precio de la vivienda no se detiene. Y la polémica sobre si existe o no §burbuja inmobiliaria§ continúa. La "fuerte demanda" en el sector, los bajos tipos de interés y la ausencia de alternativas de inversión que ofrezcan una rentabilidad similar, ha motivado que, según el estudio de mercado hecho público hoy por Sociedad de Tasación, el precio medio de la vivienda nueva libre en capitales de provincia se disparara nuevamente hasta un 18,8% más a cierre del pasado mes de junio, respecto al registrado en el mismo mes de 2002.

En el primer semestre de 2003 el encarecimiento de la vivienda fue del 8,1%, subida casi dos puntos inferior al registrado en el último semestre de 2002, cuando la vivienda subió un 9,9%, pero casi el doble que el incremento del 4,4% contabilizado entre enero y junio del pasado año. En el último año, el precio subió en todas las comunidades autónomas y en ocho de ellas (Andalucía, Aragón, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, La Rioja y Madrid) el encarecimiento superó al de la media nacional del 18,8%.

Según ha señalado el vicepresidente de Sociedad de Tasación, José Luis Estévez, esta demanda desborda la "activa oferta" de nuevas viviendas que cada año se ponen en el mercado y que en el primer semestre de 2003 ha sido incluso superior a la del mismo periodo del año anterior. Para el conjunto de 2003, Sociedad de Tasación prevé que el incremento de precios alcance al menos el 10% y descartó el final del actual ciclo inmobiliario expansivo a corto plazo en tanto se mantengan las actuales condiciones socioeconómicas.

Inexistencia de burbuja

Por otro lado, Estévez ha rechazado la existencia de una 'burbuja inmobiliaria' por considerar que los precios reales de la vivienda nunca bajarán sino que experimentarán un suave aterrizaje hasta estabilizarse, y no prevé que las familias se encuentren con problemas de insolvencia en el futuro. Sociedad de Tasación considera que las familias sólo tendrían dificultades para sufragar los créditos hipotecarios suscritos en el caso de que se dieran un "cúmulo de circunstancias negativas", como son un fuerte repunte de los tipos de interés y un crisis económica fuerte, supuestos "muy poco probables".

El pasado 6 de junio, el Gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, negó también que existiera una burbuja especulativa en el mercado inmobiliaro español, aunque sí reconoció que el precio de las viviendas estaba algo sobrevalorado. Caruana, admitió no obstante, que existía una sobrevaloración de los precios de la vivienda, ya que estaban por encima de sus determinantes demográficos, de renta o de tipos de interés. Asimismo, el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, se unió a esta opinión el pasado día 26 de junio, aunque admitió que "tenemos un problema que se mantiene" a lo largo de los años.

Madrid y Barcelona, las más caras

Por comunidades, Baleares y Extremadura son las regiones en donde más se encareció la vivienda en los últimos doce meses, mientras que en Canarias y Galicia se anotaron las subidas más moderadas. Así las ciudades más caras para comprar un piso a cierre del pasado mes de junio son Barcelona, donde el metro cuadrado asciende a 2.726 euros; por delante de Madrid (2.644 euros por metro) y San Sebastián (2.519 euros). Las capitales con los pisos más económicos son Badajoz, Lugo, Cuenca y Cáceres, cuyos precios medios no superan los 1.000 euros por metro cuadrado.