Vivienda

Caruana niega que haya burbuja inmobiliaria y confía en un ajuste natural de los precios

El Gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, negó ayer categóricamente que exista una burbuja especulativa en el mercado inmobiliaro español, aunque sí reconoció que el precio de las viviendas está algo sobrevalorado.

'No tenemos burbuja inmobiliaria' repitió en varias ocasiones Caruana en su comparecencia ayer en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados. Si bien admitió que existe una sobrevaloración de los precios de la vivienda, ya que éstos 'están por encima de sus determinantes demográficos, de renta o de tipos de interés'.

Aunque a su juicio, esta sobrevaloración 'puede ajustarse y ser absorbida de manera ordenada y sin movimientos demasiados bruscos, sólo con un crecimiento más moderado del endeudamiento y del precio de la vivienda', dijo. O lo que es lo mismo, que no habrá necesidad de 'pinchar la burbuja'.

Esto no quiere decir que no sea necesario tomar medidas para ayudar a que se produzca este ajuste natural de los precios inmobiliarios, según Caruana. Es más, consideró que sería conveniente eliminar las restricciones en la política de liberalización de suelo y acabar con las enormes diferencias a la hora de incentivar mucho más la compra de vivienda que el alquiler.

En cuanto a la marcha de la economía española en general, el gobernador del Banco de España aseguró que 'está en buenas condiciones relativas para reanudar una senda de crecimiento más dinámico, una vez que se despejen las incertidumbres internacionales', lo que fijó en la segunda mitad de 2004.

Pese a esta buena salud de la economía, aconsejó un cambio en el patrón de crecimiento de forma que éste se base en la inversión, sobre todo de bienes de equipo, y en las exportaciones.

También precisó que no se puede decir que los tipos estén frenando el crecimiento, por lo que serán necesarias otras medidas para impulsarlo. Entre éstas dió prioridad a las reformas del mercado de bienes y servicios, del proceso de negociación colectiva y del mercado laboral.