Coyuntura europea

La producción industrial alemana volvió a caer en abril

La producción industrial alemana descendió en abril por segundo mes consecutivo y mucho más de lo que esperaban los expertos. Según el ministerio germano de Economía, el retroceso fue del 1% respecto a marzo, la mayor caída en lo que va de año, frente al 0,4% pronosticado. La inflación bajó al 0,7% interanual en mayo.

El principal descenso se registró en la producción de maquinaria industrial, que cayó un 2,8% y se situó en su nivel más bajo desde marzo de 2000. La fabricación de bienes de consumo subió, sin embargo, un 1,2%.

La bajada de la producción industrial, equivalente a un cuarto del PIB germano, es un nuevo dato negativo para la economía alemana, que se contrajo un 0,2% en el primer trimestre de 2003 y se encuentra al borde de la recesión. A la crisis económica se ha sumado la apreciación del euro, que perjudica al sector exportador. Los fabricantes alemanes ven con preocupación cómo la fortaleza del euro frente al dólar encarece sus exportaciones fuera del área y, especialmente, a EE UU, destino de un 10% de las ventas de Alemania en el exterior. El Instituto para la Economía Mundial de Kiel (IfW), uno de los que asesoran al Gobierno del canciller Gerhard Schröder, dijo la pasada semana que la subida del euro contribuirá a que Alemania caiga en recesión en el primer semestre del año. Por otro lado, el presidente del Bundesbank y miembro del consejo de gobierno del BCE, Ernst Welteke, dijo ayer que la evolución de la economía alemana en los primeros meses de 2003 ha sido 'decepcionante' y predijo que el crecimiento del PIB en el segundo trimestre 'será cero o poco por encima de cero'.

Pese al pesimismo, algunos datos recientes permiten aventurar tímidas señales de recuperación de la economía alemana que se harían más patentes en la segunda mitad del año. Así, los pedidos industriales aumentaron inesperadamente en abril. Los expertos atribuyeron el ascenso al fin de la guerra de Irak, que animó a consumidores y fabricantes a realizar los pedidos que pospusieron durante la guerra. Paralelamente, la confianza empresarial avanzó en mayo gracias a la mejora de las expectativas de los empresarios sobre la evolución económica en los próximos seis meses.

Por otra parte, el BCE publica hoy sus previsiones semestrales de crecimiento para la eurozona que, según los analistas, serán revisados a la baja. Expertos citados por la agencia de noticias Reuters esperan que el banco europeo sitúe los pronósticos de crecimiento económico del área para el 2003 entre el 0,4 y el 1%, frente al intervalo de entre el 1,1 y el 2,1% anunciado en diciembre.

Precios a la baja

El índice de precios al consumo (IPC) bajó en mayo un 0,3% respecto a abril, mientras que la inflación interanual descendió al 0,7%, el nivel más bajo desde octubre de 1999. La Oficina Federal de Estadística confirma los resultados provisionales de 6 de los 16 Estados federados adelantados a finales del pasado mes de mayo. En abril, la subida interanual todavía había sido del 1%.

Ante el descenso continuado de la inflación alemana, el Fondo Monetario Internacional ha advertido del riesgo de una deflación, un temor que el Gobierno de Berlín no comparte.

Según los datos publicados ayer, la evolución estuvo determinada sobre todo por la bajada de los precios de los carburantes y del crudo. Excluidos estos productos, los precios se mantuvieron en mayo al mismo nivel de abril y subieron un 0,8% respecto a mayo. El índice armonizado subió un 0,6% en los últimos 12 meses.

Duisenberg no prevé tipos más bajos

Wim Duisenberg, presidente del Banco Central Europeo (BCE) y su homólogo en el Bundesbank alemán, Ernst Welteke, frenaron ayer las especulaciones sobre una nueva bajada de los tipos de interés y dejaron claro que el precio del dinero se mantendrá durante algún tiempo en su nivel actual, informa Paula Gil. En una entrevista realizada en Berlín para la Bloomberg TV, Duisenberg afirmó que es 'demasiado pronto' para discutir otra bajada de las tasas y aseguró no saber si el banco europeo tiene margen para reducir de nuevo los intereses. Estas declaraciones contrastan con otras adelantadas el martes por la prensa alemana, en las que el banquero holandés afirmaba precisamente que el BCE aún dispone de 'margen de maniobra' y argumentaba que los tipos de la eurozona 'todavía son superiores a los de EE UU', situados en el 1,25%. En términos similares se expresó ayer el presidente del Bundesbank alemán y miembro del BCE, Ernst Welteke, que criticó que se hablara de nuevas medidas de política monetaria 'sólo una semana después de un recorte de tasas'.