_
_
_
_
_
Consejeros

Los despidos de altos ejecutivos de multinacionales se dispararon en 2002

Las compañías con malos resultados están despidiendo a presidentes ejecutivos a un ritmo récord, según un estudio de la consultora Booz Allen Hamilton.

Casi dos de cada cinco presidentes ejecutivos que se marcharon de empresas en 2002 fueron despedidos, frente a uno de cada cuatro en el año anterior. 'Los líderes de empresas están siendo objeto de un escrutinio y una presión que no se veían desde la gran depresión', declaró David Newkirk, vicepresidente de la consultora.

'Ya no hay un refugio seguro para los ejecutivos que no consiguen presentar mejores resultados'.

Las compañías de telecomunicaciones han sido las más activas en reemplazar a sus jefes ejecutivos. Ron Sommer, de Deutsche Telekom, y Michel Bon, de France Télécom, tuvieron que dejar sus puestos porque los dos ex monopolios estatales habían acumulado deudas por más de 130.000 millones de dólares (112.068 millones de euros) para financiar la expansión de sus respectivos grupos, sobre todo en telefonía móvil. Shin Yun Sik, responsable ejecutivo de Hanaro Telecom, abandonó su puesto en marzo, también como resultado de la presión de inversores.

Jean-Marie Messier fue destituido en julio de su cargo al frente de Vivendi Universal, el segundo grupo de comunicación del mundo, porque su política de compras dejó a la compañía al borde de la suspensión de pagos.

El segundo sondeo anual de Booz Allen Hamilton cubre las 2.500 mayores compañías cotizadas del mundo. Según sus datos, un 10,1% de los presidentes ejecutivos dejaron sus puestos el año pasado. De ellos, el 3,9% fueron despedidos. En Asia, el 45% de los cambios de responsables ejecutivos fueron impuestos, un 8% más que respecto a 2001.

Evolución

Desde 1995, la cifra de compañías europeas que cambiaron de presidentes ejecutivos casi se triplicó en Europa y se duplicó con creces en Asia. En este continente hay que destacar el caso de Japón, donde el 35% de los altos ejecutivos que dejaron la empresa lo hicieron obligados.

En Norteamérica, el número de despidos subió el 2% en el mismo período. Los nombrados para puestos ejecutivos que procedían de fuera de las empresas corrieron más riesgo de ser despedidos que los que llegaron al cargo como consecuencia de ascensos internos, según se desprende del estudio.

Los jefes de empresas despedidos consiguieron una rentabilidad para los inversores inferior en 6,2 puntos porcentuales a la de los ejecutivos que se jubilaron o se marcharon el año pasado. La diferencia de 11,9 puntos básicos en 2001 y de 13,5 puntos básicos en 2000 sugiere que las compañías cambiaron más rápidamente a los altos directivos, según el informe.

Los índices bursátiles de todo el mundo, entre ellos el Standard & Poor's 500, el FTSE 100 y el Nikkei 225 Stock Average cayeron más del 15% en 2002, el tercer año consecutivo de caída, puesto que la desaceleración del crecimiento económico redujo las ganancias, lo que pasó factura a los responsables de las compañías.

El sector de servicios financieros fue el más seguro para los ejecutivos entre 1995 y 2002. Aun así, Lukas Muehlemann, de Credit Suisse Group, dejó su puesto como presidente y responsable ejecutivo el año pasado por la presión de los inversores ante la caída del precio de la acción en más de 50% el año pasado. Abbey National, el segundo banco hipotecario del mundo, despidió a su titular Ian Harley tras el fracaso de su expansión en préstamos corporativos.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_