Negocios

El Congreso aprueba definitivamente el Proyecto de Ley de la Nueva empresa

El Pleno del Congreso aprobó definitivamente hoy con el apoyo del PP, CiU y CC el Proyecto de Ley de Sociedad Limitada Nueva Empresa con el que se quiere agilizar a 48 horas la creación de microempresas y con el simple requerimiento de un solo documento y una única ventanilla administrativa.

En sus respectivas intervenciones los diputados valoraron esta norma porque creen que beneficiará a los autónomos y a los emprendedores ya que con ella, dicen, se les facilitan los trámites administrativos para la ejecución de nuevos negocios, con la introducción de numerosas facilidades e incentivos fiscales. Por el contrario, los diputados del PSOE, IU y Grupo Vasco criticaron los cambios incluidos en la norma en su trámite por el Senado porque consideran que desvirtúan el texto inicial y se alejan del objetivo inicial de favorecer exclusivamente a los pequeños empresarios.

El grupo socialista, favorable a la norma en su trámite en el Congreso, rechazó sin embargo su aprobación definitiva hoy, porque, según Sánchez Garrido, diputado del PSOE finalmente no es más que "un cajón de sastre" con cambios incorporados por el PP "a toda prisa" en el Senado, que convierten la norma en "un completo desaguisado, sin justificación". Por el contrario, el diputado del PP Celso Delgado defendió el contenido de esta norma para la que se ha buscado en todo momento el máximo consenso entre los grupos políticos para su tramitación.

En el Senado se incorporaron además demandas ya planteadas anteriormente por la mayoría de los grupos políticos para favorecer la continuidad de las empresas familiares, como la creación de las participaciones sin voto y la admisión de la figura de la autocartera para que pueda entrar capital en la sociedad sin que por ello se desnaturalice su gestión ni su control, explicó Delgado. También, añadió, se solucionó en el Senado el problema sucesorio de las empresas familiares y se introdujo una enmienda que clarifica los criterios para que las empresas puedan acogerse a las bonificaciones fiscales por investigación, desarrollo e innovación.