Precios

Las rebajas, los carburantes y el fin del 'efecto euro' reducen la inflación al 3,7%

El índice de precios de consumo (IPC) encontró tanto alivio como trastorno en enero de 2002. La bajada del índice mensual en cuatro décimas se produce por el fuerte ajuste de precios que proporcionan las rebajas en los productos de equipamiento personal y del hogar.

Pero la fuerte caída de la tasa anual (la inflación generada en los últimos 12 meses) se registra por la salida del índice de los avances del mes de enero de 2002, especialmente de los productos y servicios susceptibles del redondeo abusivo del precio por el arranque el euro (el llamado efecto euro) y también de la fuerte subida que en aquel mes registraron los carburantes.

Los carburantes y combustibles registraron un aumento del 2,5% en el mes pasado (un 1,5% el grupo de transportes); pero en enero de 2002 la subida de los carburantes había sido del 3,6% (con un reflejo de 1,8% en el grupo de transporte). Por tanto, pese a la subida de enero, los transportes restan una décima a la tasa de los últimos 12 meses.

Con los precios de los hoteles restaurantes y cafeterías ha pasado algo parecido a los carburantes. æscaron;nicamente han subido un 0,5% en enero pasado; pero su tasa anual desciende seis décimas, hasta el 5,2%, como consecuencia de que sale del índice la subida de enero de 2002, alentada por la llegada del euro y su endiablado redondeo, que llegó al 1%, el doble que este año. Otro tanto ha ocurrido con ocio y cultura, que bajó un 0,6% en enero de 2002 (con tasa anual del 2,1%) y este año ha bajado un 1,3% (más del doble), y ha dejado su tasa anual en el 1,2%.

Los grupos de vestido y calzado y menaje del hogar han registrado fuertes descensos, del 9,5% el primero y del 0,5% el segundo, como consecuencia de las rebajas de enero. Pero estos descensos son más acusados que los de enero de 2002, cuando bajaron un 7,5% en vestido y un 0,3% en menaje. Su aportación negativa ha sido este mes de casi un punto (diez décimas), y hace un año de ocho décimas, con el consiguiente alivio para la tasa anual del IPC.

Los precios de la alimentación y bebidas no alcohólicas subieron un 0,5%, y registran una tasa en 12 meses del 4,9%, frente al 4,4% de hace un año. Las mayores subidas se produjeron en pan (1,35), pescado fresco y congelado (2,9%), leche (0,9%) y carne de ave (0,7%). Se registraron descensos en carne de ovino (4,6%), legumbres y hortalizas frescas (2%) y café (0,3%).

IPC sin tabaco

El grupo de bebidas alcohólicas y tabaco registró una subida de una décima en enero, y la tasa interanual registra un avance de tres décimas, hasta el 4,8%, tras mantenerse estable en el último trimestre de 2002.

Desde este mes de enero el INE ha comenzado a hacer público, como un índice más entre los grupos especiales, el IPC sin tabaco, que se elabora desde 1993 pero que no se proporcionaba al público en general. En el mes de enero, el índice sin tabaco fue idéntico al general, con un 3,7%.

Comunicaciones avanzó un 1,4% en enero, y la tasa en 12 meses es negativa, y queda en menos 5%, frente al menos 5,1% de diciembre, como consecuencia del ligero aumento del precio del servicio telefónico.

Destacaron también las subidas registradas en enero por el grupo de otros bienes y servicios, con un 1,6%, que aportó una décima positiva al registro mensual del índice general, y que estuvo concentrado especialmente en los seguros, cuyos precios aumentaron en un 2,9%.

Por comunidades autónomas, las tasas más altas de inflación se registran en Cataluña (4,1%), Murcia (4,4%) y Galicia (4%). Las que la tienen más baja son Extremadura (3,1%), Canarias (2,9%) y Cantabria (3,5%).

La tasa subyacente cae al 3,2% y el diferencial sigue en 1,7 puntos

La fuerte caída de los precios de las manufacturas industriales en el mes de enero, que fue de un 1,9% y que deja la tasa en 12 meses en el 2,8%, ha propiciado un fuerte descenso de la tasa subyacente de inflación (la que mide los componentes más estructurales de la cesta de la compra y que excluye los alimentos frescos y la energía).Esta tasa subyacente ha descendido hasta el 3,2% desde el 3,5% que estaba en diciembre; hace un año esta variable llegaba al 3,6%. Para encontrar en el calendario un 3,2% en la inflación subyacente hay que ir hasta febrero de 2001, un total de 23 meses. El descenso en enero ha sido de 0,8 puntos, pese a que los alimentos elaborados subieron un 0,5% y los servicios un 0,6%, y siguen anclados en el 4% de aumento en los últimos 12 meses. Por lo que se refiere al índice de precios de consumo armonizado (IPCA), ha descendido desde el 4% de diciembre hasta el 3,8% de enero. Dado que la inflación en la zona euro ha descendido también en enero desde el 2,3% hasta el 2,1%, según los datos provisionales proporcionados por Eurostat, el diferencial de precios con la zona se mantiene en 1,7 puntos, uno de los máximos de los últimos años. Esta cifra está muy por encima de los valores que el Gobierno considera asumibles para la economía española, que no deben superar 0,5 puntos. La Administración estima que el diferencial de precios está generado por el diferencial de crecimiento económico. La patronal CEOE señaló ayer que la bajada de la inflación subyacente en enero es 'una señal positiva' que deben recoger los agentes en la fijación de precios. Los sindicatos, por su parte, insisten en la necesidad de que los empresarios que mantienen precios muy altos para sostener determinados márgenes de beneficio, moderen los precios finales para no deteriorar más la inflación y la competitividad de los productos y servicios.