Pacto

Chile y EE UU alcanzan un acuerdo de libre comercio bilateral

Más de una década después de haber iniciado las conversaciones, Chile y Estados Unidos anunciaron ayer que han llegado a un acuerdo de libre comercio bilateral, del cual se espera que sea un modelo para la futura Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que propugna Washington.

'Esta madrugada se ha dado un paso muy importante para Chile. Después de 11 años hemos logrado un buen acuerdo con Estados Unidos, la principal potencia económica del mundo', dijo ayer el presidente chileno, Ricardo Lagos, durante un acto público celebrado en Santiago de Chile.

La ronda final de negociaciones, que tuvo lugar en Washington DC, comenzó el pasado 2 de diciembre y en los últimos días parecía destinada a fracasar una vez más. El pacto debe ser ratificado ahora por los Parlamentos de ambos países.

Sellando este pacto, el presidente George Bush culmina con éxito una negociación iniciada durante la Administración de su padre, a principios de los noventa. Además, avanza en una política de promoción de acuerdos comerciales bilaterales que amenaza con socavar los cimientos del foro global de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

El tratado entre ambos países, que se espera firmar en un plazo de 60 a 90 días según las autoridades chilenas, sigue a otro, tanto o más ambicioso. suscrito en 2002 con la Unión Europea, lo que deja a Chile como socio de las dos principales potencias del mundo.

El país suramericano también firmó un acuerdo de libre comercio en octubre pasado con Corea del Sur, la economía considerada hoy más ordenada y floreciente de Asia.

Según coincidieron en Santiago autoridades, empresarios y analistas, el año 2002 ha sido para Chile excepcional en este ámbito. 'Las potencias como la Unión Europea o EE UU sólo negocian a este nivel con países confiables, transparentes, honestos. Eso lo tiene Chile', afirmó, ufano, el ministro portavoz, Heraldo Muñoz, tras explicar algunos detalles del acuerdo con Washington, que garantiza un arancel cero al 85% de las exportaciones chilenas a Estados Unidos.

Para el Gobierno chileno, el país 'ha logrado lo que para muchos otros es sólo una aspiración'. El presidente Ricardo Lagos, que sorprendió a los periodistas al anunciar que se había alcanzado un acuerdo con EE UU mientras visitaba una modesta escuela en un sector obrero de Santiago, consideró el convenio como 'una gran noticia para Chile'.

El libre comercio con Estados Unidos significará para Chile 'más empleo, más trabajo, más desarrollo y crecimiento', añadió el gobernante, quien destacó que el acuerdo materializa 11 años de esfuerzos, al recordar que las negociaciones empezaron en 1991.

En Washington, fuentes del Gobierno de Bush destacaron que este acuerdo deberá servir como modelo para el proyecto de un mercado único desde Alaska hasta Tierra del Fuego que, bajo el nombre de ALCA, es patrocinado por EE UU desde 1990.