Estrategia

Cepsa invertirá 1.000 millones para crecer en el negocio del gas

Cepsa destinará inversiones de 1.000 millones en el negocio del gas hasta 2007, según manifestó ayer su presidente, Carlos Pérez de Bricio, en un encuentro con analistas financieros. Esa cifra es muy superior a los 82 millones que figuran en el plan 2003-2007 presentado en la citada reunión, ya que esta última sólo recoge los proyectos ya aprobados por el consejo de administración.

Pero la petrolera, participada en un 44% de su capital por la francesa Totalfina Elf, tiene diseñados otros proyectos en línea con el objetivo de basar parte de su expansión futura en ampliar y desarrollar sus posiciones en la actividad de gas y electricidad.

Entre los planes en esas áreas, figuran su participación en el proyecto Medgaz (construcción de un gasoducto Argelia-España, sin pasar por Marruecos), el impulso de la comercialización de gas (venta a clientes fuera de tarifa) y el desarrollo de ciclos combinados en el entorno de sus refinerías. Cepsa está construyendo junto a Fenosa una central en el Campo de Gibraltar y prevé ubicar otra en la refinería de Huelva. La empresa que preside Carlos Pérez de Bricio creará, además, un centro de compraventa de electricidad.

Otra área prioritaria es la exploración y producción de hidrocarburos. Y así, invertirá 604 millones en nuevos proyectos, entre los que se encuentran el desarrollo de sus reservas en Argelia, así como la exploración y producción de nuevas áreas en Yemen y Colombia. El objetivo es alcanzar una producción neta de 80.000 barriles al día y un nivel de reservas de 180 millones de barriles equivalentes de petróleo. El coste de extracción de Cepsa en Argelia se eleva a cinco dólares el barril, cifra ligeramente superior a los cuatro dólares de Arabia, pero significativamente más rentable que los 10 dólares por barril del mar del Norte.

Mejora de la red

Cepsa se ha fijado en el área de refino y marketing, entre otras metas, la reestructuración y mejora de la rentabilidad de su red de estaciones de servicio, que pasarán a ser en propiedad en un 63%. En petroquímica, la empresa quiere convertirse en el segundo suministrador de PTA (materia prima del poliéster) de Occidente, con una cuota del 19% en la UE y del 10% en Estados Unidos y Canadá en el año 2004.

Respecto a su plan global de inversiones, Cepsa señaló que la diferencia entre las incluidas en el plan 2003-2007 (2.389 millones de euros) y las programadas para el periodo 2002-2006 (2.544 millones) se debe a que los ejercicios 2001 y 2002 han sido los de mayor intensidad inversora. Pero además, al igual que en el área del gas, el plan estratégico sólo recoge las inversiones correspondientes a proyectos ya cerrados, por lo que la cifra final aumentará.

El programa contempla un aumento del resultado operacional (operativo menos minoritarios) del 59% al final del periodo, con lo que pasaría de los 609 millones de euros de 2001 a 969 millones en 2007. Cepsa se propone equilibrar la contribución de las diferentes áreas a sus resultados. El refino, comercialización y química básica, que en el año 2001 suponía el 76,3% del resultado, reducirá su cuota al 50,3% en 2007. Por el contrario, exploración y producción subirá al 22,4% desde el 5,2%, mientras que gas y electricidad alcanzará el 2,6%, frente a una contribución negativa del 3,7%.

El resultado por acción de la empresa que preside Pérez de Bricio se elevará a 2,5 euros, frente a los 1,6 euros de 2001, con un incremento del 55%.

Y Cepsa muestra cómo le afectan en resultados algunas variables. Así, una revalorización del dólar frente al euro de cinco centavos mejora sus beneficios anuales 37,8 millones. Y un incremento del precio del barril de crudo en cuatro dólares, aumenta su beneficio después de impuestos 58 millones. Una subida del margen del refino de 0,1 dólares supone 10,6 millones.