_
_
_
_
Coyuntura

Los expertos rebajan una vez más las perspectivas para Alemania

El índice de expectativas futuras para la economía alemana que elabora el instituto ZEW bajó en agosto de 69,1 a 43,4 puntos, lo que supone la mayor caída en dos años. La bajada resultó, además, muy superior a la prevista por la mayoría de los analistas, que esperaban que el indicador quedara en 67 puntos.

Según Credit Suisse First Boston (CSFB), un banco que esperaba que el índice bajara hasta 50 puntos, el dato final 'fue más débil que nuestra previsión pesimista y quedó muy por debajo del consenso' de los analistas. Sin embargo, 'no sorprende', teniendo en cuenta el pesimismo reinante en los principales agentes económicos del país.

El índice ZEW se elabora consultando a expertos financieros de bancos, aseguradoras y departamentos de tesorería de compañías industriales, un colectivo claramente preocupado por 'la volatilidad de los mercados financieros y la debilidad de los últimos indicadores económicos'.

Economía paralizada

El índice que mide la evaluación de la situación actual también cayó siete puntos, situándose en -78,8. El presidente del instituto, Wolfgang Franz, explicó estos datos afirmando que 'la recuperación coyuntural está paralizada', debido principalmente a las pérdidas sufridas por los mercados bursátiles en julio.

Según el instituto ZEW, los riesgos que ponen en peligro la recuperación de la economía alemana han aumentado de cara a 2003. Y los expertos sondeados para elaborar los índices creen que la corrección sufrida por las Bolsas tendrá repercusiones en la economía real a medio plazo.

El índice ZEW es, junto con el indicador del instituto IFO, uno de los indicadores avanzados más fiables para predecir la evolución futura de la economía alemana. Y el fuerte descenso del índice ZEW en agosto se produce tras dos caídas consecutivas del índice IFO.

Además, el instituto RWI rebajó ayer las previsiones de crecimiento para la economía alemana. El último informe de este organismo sitúa la previsión de crecimiento para este año entre el 0,6% y el 0,7%, frente al 0,9% que auguraba antes.

Para 2003, RWI prevé un aumento del PIB que oscile entre 1,8% y 2,2%, lo que supone una suave rebaja frente al 2,3% previsto en su anterior análisis.

Se agolpan, pues, las malas noticias en el terreno económico, que están dañando las perspectivas electorales del canciller Gerhard Schröder. El líder socialdemócrata pretende renovar mandato en las elecciones del 22 de septiembre, pero todos los sondeos le presentan por detrás del candidato conservador, Edmund Stoiber.

Uno de los principales problemas de la economía alemana es el aumento progresivo del número de parados, que ha vuelto a superar la barrera psicológica de los cuatro millones. Y Schröder se había comprometido a rebajar la cifra hasta 3,5 millones.

Tipos de interés estables

Paul Klemer, presidente de RWI, señaló ayer en rueda de prensa que no creen que el Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal estadounidense vayan a modificar sus tipos de interés oficiales a corto plazo. Sin embargo, no descartan que la Reserva Federal abarate el precio del dinero en otoño y creen que el BCE intentará aguantar sin mover sus tipos al menos hasta fin de año.

En cuanto a la evolución del euro, Klemer indicó que se moverá cerca de la paridad igualitaria con el dólar a corto plazo, pero ganará entre un 5% y un 6% en los próximos meses.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_