EEUU

El aumento de la tensión en Oriente Próximo presiona Wall Street

Los inversores estadounidenses iniciaron abril con nuevos motivos de preocupación. La creciente tensión entre israelíes y palestinos y el temor a que el conflicto se extienda a otros países de la zona presionó los índices a la baja, después de cerrar marzo con avances.

Las tropas israelíes mantenían ayer sitiado a Yasir Arafat, mientras se multiplicaban los atentados terroristas suicidas palestinos y los países árabes se movilizaban en apoyo del líder palestino.

Una posible expansión del conflicto a otros países de Oriente Próximo, donde se encuentran cerca de dos tercios de las reservas mundiales de petróleo, acentuará la subida del precio del barril, al alza desde enero. Esta situación pondría en serio riesgo la incipiente recuperación económica y agravaría las presiones inflacionistas.

Además de la incertidumbre en Oriente Próximo, los inversores también sufrieron inquietud por los resultados empresariales. Según las previsiones de la firma de análisis First Call, en el primer trimestre los beneficios de las firmas estadounidenses cayeron una media del 8,8%. En las próximas semanas, las compañías empezarán a publicar sus cuentas, lo que determinará en gran medida la marcha del mercado.

Todas estas noticias eclipsaron el buen dato de actividad manufacturera. El índice de gerentes de compra (ISM por sus siglas en inglés) subió en marzo hasta los 55,6 puntos, algo mejor de lo previsto. Fue el segundo mes consecutivo que el indicador se sitúa por encima de los 50 puntos, el nivel crítico que indica expansión en el sector.

Wal Mart fue víctima del nerviosismo. El valor bajaba el 3,23%, atenazado por la rebaja de recomendación de UBS Warburg y Merrill Lynch. Esta última considera que la recuperación de los beneficios en el sector minorista será inferior la del mercado y que los fondos de inversión optarán por otros sectores, como el manufacturero.

Los informes negativos se sumaron a los datos de ventas de la pasada semana, menores de lo esperado. Otra firma del sector, Federated Department Stores, bajaba el 4,4%.

Entre las tecnológicas, Nokia cedía un 0,3% en Nueva York, después de que Credit Suisse First Boston bajara la recomendación hasta comprar. Por su parte, el operador de cable Adelphia prolongó el desplome tras anunciar que revisará las cuentas de 2001 por posibles irregularidades y la firma de programas Onyx redujo la previsión.

No obstante, las alza de Sun Microsystems, animada por Merrill Lynch, y Qualcomm auparon el Nasdaq.

Avances moderados en el sector petrolero

El agravamiento de la escalada de violencia entre israelíes y palestinos y los llamamientos de Irak presionaron ayer al alza el precio del crudo, lo que benefició en Bolsa a las compañías cotizadas. El precio del petróleo llegó a superar ayer la barrera de los 27 dólares por barril por primera vez en más de seis meses, después de que Irak alentara a los países árabes a que utilicen el crudo como un 'arma' para castigar a los países que apoyan a Israel. Las compañías petroleras reaccionaban con leves avances al aumento de la incertidumbre. Estos valores ya acumulan fuertes alzas desde enero, periodo en el que el crudo ha subido cerca del 50%, aupado por la recuperación económica en EE UU y por el temor a acciones militares contra Irak. Los títulos de la española Repsol que se negocian en la Bolsa de Nueva York (ADR) avanzaban más de un 1%, al igual que los de la francesa TotalFina y los de la holandesa Royal Dutch Petroleum. Los valores estadounidenses, sin embargo, se mostraban menos entusiastas. Exxon apenas registraba variación, mientras Chevron Texaco se dejaba alrededor del 1%. Mejor comportamiento registraban las compañías de exploración, como Anadarko o Burlington, que subían más del 1,1%. En Brasil, Petrobras, una de las compañías que más peso tienen en el índice Bovespa, sumaba casi el 3%. La subida de la petrolera compensaba el descenso de la eléctrica Light, que distribuye energía en el Estado de São Paulo, tras sus malos resultados.