_
_
_
_
Editorial
Es responsabilidad del director, y expresa la opinión del diario sobre asuntos de actualidad nacional o internacional

La encrucijada de Repsol YPF

Repsol YPF se encuentra en estos momentos en una situación tremendamente delicada. La crisis argentina le ha estallado en plenas manos, justo cuando estaba consolidando y obteniendo frutos de la valiente operación que supuso la entrada del grupo español y posterior integración de YPF. Y no sólo eso. El grupo petrolero se va a convertir en uno de los principales financiadores del plan de rescate del Gobierno de Eduardo Duhalde.

El Ejecutivo argentino decidió el pasado jueves poner en marcha un impuesto del 20% sobre las exportaciones de petróleo y del 5% sobre las de los derivados del crudo, exceptuando el gas. Esta medida va directamente contra la línea de flotación de Repsol YPF. Los analistas estiman que la decisión del Gobierno argentino recortará al menos un 5% los resultados del grupo que preside Alfonso Cortina.

La lectura que han hecho los mercados del impacto de la medida es, a pesar de todo, positiva. Las dos últimas jornadas se han saldado con el título al alza, después de haber estado sometido a un duro castigo (casi un 15% en lo que va de año) desde que se empezó a atisbar el alcance de la crisis argentina. Además, diversos analistas consideran que Repsol YPF ha salido bien parada, pues los datos iniciales apuntaban a que ese impuesto podría haber alcanzado hasta el 40% de las exportaciones de petróleo.

Mientras se aclara el panorama argentino, la dirección del grupo petrolero trabaja en otros proyectos, que van dirigidos hacia un doble objetivo: reducir la deuda, que a finales del pasado año ascendía a 21.300 millones de euros (3,5 billones de pesetas), y reforzar la presencia en Latinoamérica, que sigue siendo un mercado prioritario para el equipo de Cortina.

En cuanto al recorte del endeudamiento, Repsol YPF cerró recientemente la venta de activos en Indonesia por valor de 662 millones de euros (110.148 millones de pesetas). La compañía prevé completar ese movimiento con la venta de parte de las participaciones accionariales que posee tanto en Enagas como en CLH.

El segundo gran objetivo, asentarse aun más en Latinoamérica, ya tiene sobre la mesa un proyecto concreto. Repsol YPF ha decidido agrupar sus diversas empresas de butano en un gran holding. Con ello, además de reorganizarlas y ordenarlas, persigue penetrar en mercados como el mexicano o el brasileño. La intención del grupo hispano argentino es intercambiar parte de los activos de este futuro holding por participaciones en empresas gasistas de esos dos grandes mercados latinoamericanos.

Otra de las posibilidades que baraja para dotar de músculo a este nuevo proyecto es sacarlo a Bolsa, aunque esta alternativa está claramente condicionada a que mejoren los vientos que soplan por los mercados de valores. En definitiva, Repsol YPF se encuentra en un momento crítico que está intentando superar con cintura y reflejos.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_