Sanidad

Médicos sin Fronteras reta a la industria farmacéutica al llevar genéricos a África

Médicos sin Fronteras se saltó ayer las patentes farmacéuticas en Suráfrica al importar genéricos procedentes de Brasil para combatir el sida. El anuncio coincidió con un seminario celebrado en el Congreso español para pedir al Gobierno que impulse en la UE el acceso a los medicamentos.

Los medicamentos importados desde Brasil, uno de los dos países junto a India de mayor fabricación de genérico, valen la mitad de los fármacos con los mismos principios comercializados por GlaxoSmithkline y Boehringer, las dos compañías que disfrutan de la patente en Suráfrica. 'Sabemos que estamos rompiendo el monopolio de estas empresas, pero conscientemente hemos decidido anteponer la salud', afirma Carmen Pérez Casas, coordinadora de la campaña internacional de acceso a medicamentos emprendida por la ONG. La acción de ayer, no obstante, sirve a un objetivo mayor: 'Queremos demostrar al Gobierno que el tratamiento es factible y que lo es a un precio reducido', añade. En Suráfrica hay cuatro millones de infectados del virus del sida, pero el Gobierno se resiste a conceder las licencias obligatorias, mecanismo ratificado en la cumbre de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en Doha por el que los países pueden saltarse las patentes farmacéuticas y acceder a medicamentos genéricos más baratos en caso de emergencia nacional.

A pesar del paso adelante que supuso Doha, Médicos sin Fronteras e Intermón Oxfam critican que la regulación ha avanzado para los países que tienen capacidad productiva, pero que la importación no está aún regulada. Así lo expresaron ayer en un seminario sobre el acceso a los medicamentos esenciales, celebrado en el Congreso de los Diputados y organizado con los grupos parlamentarios PP, PSOE y CiU, en el que se instó al Gobierno a aprovechar la presidencia europea para impulsar ante la Comisión una posición común que llevar ante la OMC.