Endesa adjudica Viesgo a la italiana Enel por 2.147 millones de euros

Endesa ha optado por Enel como comprador de su filial Viesgo, lo que da al grupo transalpino una cuota del 5% en el mercado eléctrico español. El precio de la operación se eleva a 2.147 millones de euros, más de 357.000 millones de pesetas de los que 277 millones de euros son deuda. Con esta decisión de la compañía que preside Rodolfo Martín Villa Enel logra una cuota del 5% en España. Enel recientemente adjudicó Elettrogen a la empresa española.

Endesa ha adjudicado a la italiana Enel la empresa que creó con Viesgo y otros activos por 2.147 millones de euros (357.231 millones de pesetas), con lo que el grupo que preside Enrico Testa se convierte en la quinta eléctrica española, puesto por el que Gas Natural también compite.

La nueva Viesgo se ha configurado con 2.365 megavatios de potencia instalada y supone el 10% del negocio de generación de Endesa. La compañía cuenta con más de 500.000 clientes, que se ubican básicamente en Cantabria. Endesa ha decidido separar de la operación las participaciones nucleares (el 50% de Garoña y el 1% de Trillo), por las complicaciones adicionales que suponían su venta. Los analistas han considerado que las centrales más rentables son las hidráulicas, mientras que otras sólo tenían interés como emplazamientos energéticos.

La nueva sociedad se ha configurado como un holding, con una filial de generación, que tiene el 5% del mercado, y otra de distribución, que dispone del 3% de cuota. Esta sociedad, con datos del ejercicio pasado, tenía una facturación superior a los 100.000 millones de pesetas.

La venta de Viesgo forma parte del plan de desinversiones de Endesa, de 800.000 millones de pesetas. Con esta operación, en la que obtiene 850 millones de euros de plusvalía, consigue el objetivo marcado en el plan estratégico. Endesa indicó ayer que el apalancamiento financiero respecto a los fondos propios se reduce en un 16,2%.

El proceso de adjudicación, dirigido por el banco de negocios J P Morgan, se ha desarrollado en varias etapas, y se inició con la invitación a participar en el concurso a cerca 20 empresas eléctricas europeas y estadounidenses, entre en las que en un principio estuvieron las alemanas RWE y Eon, así como la sueca Vattenfall. Y ya al final los participantes seleccionados, decisión tomada en este mes, fueron tres: Cantábrico, la italiana Enel y la belga Tractebel (participada por el grupo francés Suez Lyonnaise des Eaux).

Movimientos en Europa

Esta operación se une a otros dos movimientos que asimismo han tenido como escenario el sur de Europa: la entrada de EDF en Montedison, de la mano de Fiat, y la adjudicación de Elettrogen a un grupo liderado por Endesa. El grupo italiano prepara ahora la venta de Eurogen que, con más de 7.000 megavatios, es la filial más grande de las que forman parte de su plan de enajenaciones. Por ella se han interesado 19 empresas energéticas, Iberdrola entre ellas.

Respecto a los finalistas del concurso abierto por Endesa, en favor de Enel jugó la entrada de Endesa en el mercado italiano, donde se ha hecho con el control del 7%. Pero, en su contra, ha planeado los posibles problemas que surgirían por la participación del Estado con el 68%.

La candidatura de Cantábrico se enfrentaba al todavía no resuelto reparto de poder entre sus accionistas. Cajastur, socio de Electricidade de Portugal (EDP), tiene ahora el control y la gestión de la empresa ante la decisión de Ministerio de Economía de suspender cautelarmente los derechos políticos del socio mayoritario, la alemana EnBW, por la participación de Electricité de France (EDF) en su capital. Adicionalmente, Cantábrico y su socio EDP no estaban dispuestos a pagar una cifra pro Viesgo que se considera que tiene una prima de entrada.