POLÍTICA

Los obispos piden a los partidos que no agraven la división en Euskadi

Los obispos vascos pidieron ayer a las formaciones políticas que no ahonden más en la división social que castiga a Euskadi, en una larga pastoral que invita al voto en las elecciones del 13 de mayo y también a respetar "las justas aspiraciones de las minorías". Los principales partidos elogiaron la carta pastoral.

En seis folios repletos de frases medidas y equilibrios dialécticos, los obispos de las tres diócesis vascas se dirigieron ayer en forma de pastoral a los partidos políticos de esta comunidad para expresar la preocupación por la "grave y delicada en alto grado" situación de Euskadi, invitarles a que "por encima de todo" defiendan de forma eficaz "la vida humana en toda su trayectoria" y también a que respeten, desde el Gobierno que salga de las urnas, "las justas aspiraciones de las minorías" y la "legítima pluralidad de la sociedad".

La Iglesia vasca apuesta en su carta por una "paz justa y estable" y señala que los desencuentros entre los partidos "profundos y preocupantes" impiden este objetivo en un país "prácticamente dividido en dos mitades". Este clima de enfrentamiento, advierten, puede acabar produciendo "una notable fractura social", un "mal muy grave, difícilmente restañable y cargado de graves consecuencias para el futuro".

Los obispos vascos consideran que la paz en Euskadi "no puede ser en modo alguno fruto de la imposición de un grupo sobre el resto de la sociedad" y tampoco puede implantarse "por el mero triunfo democrático de cualquier opción política sobre las demás". Desde esta perspectiva, abogan en la pastoral porque el futuro Gobierno vasco desarrolle "un proyecto integrador".

Todo ello sería más fácil, aseguran los obispos vascos, si la campaña electoral del 13 de mayo, que presumen "especialmente virulenta", discurriera por los "caminos de la lealtad" de forma que favoreciera la aproximación entre los partidos tras la liza electoral. Una campaña realizada fuera de estos parámetros, insisten, ahondaría más la "brecha social", haciendo más difícil el objetivo "de una paz construida entre todos y destinada para todos".

Por último, los obispos hacen un llamamiento a la participación en las urnas. "Aunque no negamos que en algunos casos la abstención puede ser razonable, las razones para que lo fuera en esta coyuntura deberían tener un peso notable", advierten. En opinión de la Iglesia vasca, la libertad de voto reclama imperiosamente la libertad exterior. "Sería una grave falta moral coaccionar violenta o sinuosamente la libertad de voto de cualquier ciudadano. Unas elecciones son tanto más limpias cuanto mejor garantizan esta libertad personal", se lee en la citada pastoral.

Respaldo político

La mayor parte de los partidos políticos vascos reaccionaron ayer de forma positiva a la carta de los obispos. Desde el PP se destacó la "legítima, respetable y deseable" petición de la Iglesia vasca de que los ciudadanos participan en las elecciones dada la importancia de estos comicios.

El portavoz del Partido Nacionalista Vasco en el Congreso, Iñaki Anasagasti, afirmó ayer que la carta pastoral es "oportuna" y "clara" y está expresada con un "lenguaje que se entiende a la primera".

El secretario general de Unidad Alavesa, Pablo Mosquera, destacó que "la Iglesia ha dejado de ser contemplativa" para "convertirse en una Iglesia militante por los derechos humanos".

El portavoz de IU en el Congreso, Felipe Alcaraz, consideró "adecuada" la carta de los obispos, ya que, a su juicio, "la gente que no condena los atentados debe sufrir un castigo electoral". No obstante, les recomendó que no entren en campaña.

 

La campaña de EH.

La coalición abertzale ha distribuido cientos de carteles como el que muestra la fotografía por las tres capitales vascas en los que aparece la foto de una mujer embarazada al lado del lema elegido para la precampaña por la izquierda abertzale: "Una nación libre está a punto de nacer".