Banco Popular
Emilio Saracho, presidente de Banco Popular, durante la Junta de Accionistas de la entidad. EL PAÍS

Saracho ficha a un secretario y a un consejero tras la salida de Aparicio

Barreiro, un exBBVA, y al abogado Hervada

La firma acelera su venta

Banco Popular celebra hoy un consejo de administración. El orden del día de esta reunión no incluye analizar las ofertas recibidas por la firma de inversión JP Morgan – encargado de sondear a la banca– para la compra de Popular presentadas el martes. Sin embargo, parece inevitable que el consejo aborde el análisis de las muestras de interés provenientes de Bankia y Santander, mientras que BBVA parece que finalmente no ha presentado una oferta, según informó ayer El País. Fuentes financieras aseguran, no obstante, que el interés de Santander es escaso.

De momento, JP Morgan, firma encargada de llevar a cabo el proceso de selección de las entidades interesadas en comprar Popular, ha iniciado ya el data room con las instituciones que han mostrado su interés por adquirir el banco que preside Emilio Saracho. La idea es acelerar la posible venta para cerrar toda la operación, si al final hay acuerdo, a finales de junio, aunque la firma de inversión prevé tener una decisión tomada en relación con la posible fusión antes del próximo 10 de junio, día en el que su consejo podría analizar la oferta definitiva.

La entidad que preside Emilio Saracho, a través de JP Morgan, ha dado acceso a una base de datos con las 80 operaciones más complejas de Popular, como préstamos refinanciados o créditos con garantías en mora, además de una muestra con otras 140 operaciones de toda la cartera crediticia. En ambos casos, los potenciales compradores han podido consultar un expediente con datos concretos como quién recibió el crédito, cuándo entró en impago o de qué fecha es la última tasación. Además, han visto un listado de todas las operaciones crediticias con su volumen y plazos de vencimiento.

Con esta información, los bancos han podido calcular la pérdida esperada de la cartera crediticia de Popular y, aunque cada entidad tendrá sus propios números, la cifra rondaría los 7.000 millones de euros. Para hacer frente a estas potenciales pérdidas, el comprador contaría con el negocio de banca minorista de Popular y su destacada cuota de mercado en el segmento de pymes, que llegaba al cierre de 2016 al 17,7%.

En el consejo de hoy, sin embargo, sí está previsto aprobar la salida del secretario y consejo de Popular, Francisco Aparicio Valls, quien fue ratificado en su puesto el 11 de abril de 2016.
Aparicio es el último consejero cercano al expresidente de la entidad, Ángel Ron. Saracho ha decidido dividir en dos el cargo de Aparicio. Por una parte, nombrará a un consejero, José Barreiro, ex-BBVA. Fue responsable de banca corporativa. Estuvo en el banco hasta 2012.

El consejero delegado de Popular, Ignacio Sánchez-Asiaín, también procede de BBVA. El banco además ha fichado al abogado Joaquín Hervada, que será nombrado secretario del consejo. Hervada procede de la firma internacional Freshfields. La marcha de la venta de activos, como su participación en Merlin, o TotalBank tendrán un hueco en el consejo.

Normas
Entra en EL PAÍS