Bankia
Una operaria limpia el logo de Bankia. EFE/Archivo EFE

Bankia, ¿primer banco del país?

Goirigolzarri puede convertir a la entidad en líder comercial tras un lustro desde su nombramiento

El tiempo juega a favor del banco nacionalizado

Todo es posible en estos años tan convulsivos y de reestructuración financiera. Si hace algo más de una década parecía imposible que desaparecieran las cajas de ahorros (y desaparecieron), entonces las principales entidades del sector, con una cuota de mercado superior al 50%, hace menos de un lustro podía parecer una película de ciencia ficción pensar que Bankia pudiera convertirse en la primera institución bancaria de España. Bankia, que ha recibido 22.425 millones de euros en ayudas públicas podría cerrar el año siendo líder en el mercado doméstico, por encima de CaixaBank, Santander o BBVA.

Su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, desembarcó en Bankia de la mano del ministro de Economía, Luis de Guindos, hace cinco años. Sus problemas eran de toda índole (estaba cuestionada su salida a Bolsa, y las preferentes y subordinadas vendidos en la entidad como si fueran depósitos habían desprestigiado por completo a la firma). Además, la fuga de clientes era una constante. Pero ahora, y como si el destino hubiese jugado a su favor, Bankia estudia en estos momentos la compra de BMN, en la que el Estado controla también el 65% de su capital.

El consejo tiene previsto aprobar esta operación en los próximos días. Pero ahora se le ha cruzado en el camino uno de los principales bancos españoles, Popular. ¿Quién iba a decir hace algo más de una década que este banco, el más solvente, rentable y eficiente de España y casi de Europa, y del que todos sus accionistas estaban orgullosos de invertir en él, iba a necesitar un salvamento?

Bankia, impulsado por Guindos, ha presentado una oferta no vinculante por Popular. Santander también. CaixaBank y Sabadell han optado por no presentarse, mientras que BBVA es una incógnita. El hecho de que a finales de junio finalice el veto de Bruselas para que Bankia pueda realizar operaciones corporativas también parece una causalidad en el tiempo. Los astros están a su favor, y la firma se puede convertir, además, en la tabla de salvamento de Popular, eso sí gracias a las ayudas públicas que tiene. Sea lo que sea, pero Bankia puede convertirse en el primer banco comercial de España, tal como quería Goirigolzarri, aunque hace cinco años nadie se lo creyera.

Normas
Entra en EL PAÍS