El ADSL tradicional acelera su retroceso y pierde 850.000 líneas
Conexiones de fibra.
Conexiones de fibra.

La fibra gana 1,2 millones de clientes en un año por el tirón de Telefónica

El cable consolida la recuperación tras la compra de Ono por Vodafone

La digitalización de las infraestructuras de telecomunicaciones continúa en España y la captación de clientes en las redes de nueva generación se acelera. Así, el mercado español de banda ancha fija cerró mayo con casi 2,1 millones de clientes de fibra óptica, tras incorporar en ese mes un total de 88.000 y más de 1,24 millones de usuarios durante los 12 meses anteriores. Los de Telefónica, especialmente, y de Jazztel, ahora controlado por Orange, han sido claves en esta transformación.

Por el contrario, el tradicional ADSL continúa con su declive. Según las estimaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y Competencia (CNMC), esta tecnología ha perdido en el último año un total de 850.000 líneas, ante el impulso de las telecos para que los clientes migren hacia la fibra.

La gran protagonista en este cambio es Telefónica, que ha perdido en un año más de 856.000 líneas de ADSL, hasta 4,06 millones. Y es que la apuesta es la fibra. La compañía ha pasado en este mismo periodo de 792.000 a 1,64 millones de clientes de esta última tecnología (al cierre del segundo trimestre, Telefónica contaba con 1,7 millones de clientes de fibra).

Por el contrario, los operadores alternativos se mantienen un año después en los 4,38 millones de clientes de ADSL, mientras que en la fibra han pasado de 60.024 a 447.000 suscriptores.

El cable también parece consolidar su recuperación. La tecnología HFC cerró mayo con 2,29 millones de líneas frente a los 2,07 millones del mismo mes del pasado año. El avance ha venido motivado por el impulso de Vodafone en este segmento, una vez cerrada la compra de Ono en el verano de 2014. En abril lanzó su oferta convergente Vodafone One, con la que venía a sacudir al sector.

El camino hacia la digitalización va a continuar. Incluso podría acelerarse, dada la apuesta de las grandes telecos por las redes de nueva generación. Telefónica anunció la pasada semana su intención de extender la fibra en el 97% de los hogares españoles en 2020. Es decir, su cobertura sería casi plena, en detrimento del cobre. Eso sí, según la teleco, si la regulación es la adecuada. En la actualidad, su red cubre más de 12 millones de hogares, por cinco millones de Orange, que quiere llegar a diez millones en 2016.

El impulso de la fibra con los nuevos servicios ha contribuido a que el mercado de banda ancha fija creciese casi un 5% en el último año hasta superar los 12,83 millones de líneas. De mantenerse el ritmo, superará los 13 millones de accesos en el segundo semestre.

Telefónica, pese a los retrocesos en los últimos meses, se mantiene como líder, con una cuota de mercado del 44,55%, según la CNMC. La nueva Orange, una vez integrado Jazztel, tiene un 28,25% de las líneas, mientras que Vodafone Ono tiene una cuota del 22,12%. El resto de compañías, entre los que figuran los operadores de cable del norte como Euskaltel, la asturiana Telecable y la gallega R, tienen conjuntamente el 5,07%.

El prepago pierde 1,4 millones de líneas

El mercado de la telefonía móvil parece haberse estabilizado. Así, el mes de mayo concluyó con un total de 50.416.328 líneas móviles, lo que supuso un 0,2% más que en el mismo mes de 2014.

En el último año, el segmento de contrato ha ganado cerca de 1,48 millones de líneas por el tirón de las ofertas convergentes y supone ya el 72% del mercado. El prepago, por el contrario, ha perdido 1,40 millones.

Normas
Entra en EL PAÍS