_
_
_
_

Desafíos y adaptaciones en el venture capital ante un escenario económico adverso

Un análisis de las tendencias actuales y las estrategias de inversión en España y a nivel global

Desde mediados de 2022, el panorama macroeconómico ha presentado retos considerables para la inversión a nivel global. Factores como la alta inflación, las expectativas de una recesión económica, un incremento en las tasas de desempleo y de interés, junto con una inestabilidad geopolítica palpable, han configurado un escenario poco favorable para los inversores, especialmente en los mercados de Europa y Estados Unidos.

Estas circunstancias han provocado una contracción notable en la liquidez debido a un entorno de desinversión débil, afectando tanto las adquisiciones como las salidas a bolsa.

El Informe AEBAN 2024, elaborado por la Asociación Española de Business Angels Network, ofrece una visión detallada del estado actual del venture capital tanto en España como a nivel internacional, destacando las principales tendencias y desafíos en un contexto económico desafiante que persiste desde mediados de 2022.

La respuesta de los inversores de capital riesgo

Ante este contexto adverso, los inversores de capital riesgo han tenido que adaptar sus estrategias y enfoques. El año 2023 ha sido testigo de una disminución generalizada en la actividad inversora, particularmente en las fases de inversión más avanzadas, desde la etapa de early stage (series B) hasta later stage (series C y D) y venture growth (series E en adelante). España ha visto un notable retroceso de inversores internacionales en comparación con los años 2021 y 2022, lo que ha llevado a un colapso en la actividad inversora, especialmente en las grandes operaciones.

Sin embargo, la actividad en las fases iniciales (pre-seed y seed) y tempranas (series A y B) ha experimentado descensos más moderados. Este fenómeno se debe en parte a la participación de business angels y otros agentes del venture capital “informal” como aceleradoras y family offices. Estos agentes han mantenido un nivel de inversión más constante, al margen del impacto de las grandes rondas de financiación.

Cautela y selectividad: las nuevas normas de inversión

Durante 2023, la prudencia ha sido la tónica dominante entre los inversores debido a la volatilidad de los mercados de bienes y servicios. Esta cautela se ha traducido en inversiones más moderadas y selectivas. Muchos inversores han optado por no realizar nuevas inversiones, lo que ha resultado en menor competencia en el mercado y, consecuentemente, una disminución en las valoraciones de empresas.

Los inversores se han concentrado en apoyar a las empresas en las que ya participaban, garantizando así su continuidad. Esta selectividad ha impuesto desafíos particulares a los emprendedores en búsqueda de financiación. Los inversores han favorecido proyectos sólidos liderados por equipos con visiones únicas y capacidades de gestión que les permitan adaptarse y sostener sus operaciones en un entorno de escasez de capital.

Perspectivas a corto y largo plazo

A pesar de la reducción general de la actividad inversora, se perciben signos de posible recuperación hacia finales de 2024. Los inversores son conscientes de que el entorno macroeconómico seguirá siendo incierto y que los desafíos como los conflictos geopolíticos y las transformaciones relacionadas con el cambio climático seguirán influenciando las agendas económicas y financieras.

Resiliencia y perspectivas del ecosistema de inversión en España

El ecosistema de inversión emprendedora en España ha demostrado ser más resiliente que en otros países europeos, a pesar de las difíciles condiciones macroeconómicas y sectoriales. La mayoría de los business angels encuestados han realizado entre una y cinco rondas de inversión durante 2023, mostrando un alto nivel de experiencia y compromiso con el sector.

Tendencias a medio y largo plazo en el sector de la inversión ángel

El sector de la inversión ángel está experimentando una consolidación de redes de inversores privados y plataformas online, una creciente profesionalización y un mayor empleo de la coinversión. Además, está aumentando la adopción de vehículos propios de inversión y la relevancia del alineamiento entre inversores y fundadores. La transformación digital y los avances en tecnologías emergentes continúan ofreciendo nuevas oportunidades para emprendedores y financiadores.

En resumen, a pesar de los desafíos actuales, existe un optimismo cauteloso sobre el futuro del venture capital, especialmente en el ámbito de la inversión ángel en España. La adaptabilidad y la capacidad para navegar en un entorno cambiante serán claves para los inversores y emprendedores en los próximos años.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_