_
_
_
_
_
Las claves
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Una propuesta salomónica para los márgenes de la alimentación, y el impacto de un retorno de Trump

Si se gravan los beneficios excesivos, deberían premiarse los que se quedan cortos

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz (derecha), y la diputada y candidata de Sumar a la Presidencia de la Xunta, Marta Lois, conversan con el diputado de Sumar Iñigo Errejón, en el Senado.
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz (derecha), y la diputada y candidata de Sumar a la Presidencia de la Xunta, Marta Lois, conversan con el diputado de Sumar Iñigo Errejón, en el Senado.J.J. Guillén (EFE)

Ione Belarra, que tanto insistió con el presunto abuso de las cadenas de distribución alimentaria, ya no está en el Gobierno, pero Sumar ha tomado el relevo de su campaña proponiendo un impuesto a las empresas del sector, incluidas las productoras. Se calcularía tomando como referencia los márgenes de 2019, de modo que, en realidad, las distribuidoras quedarían exentas, pues están en un nivel 90 sobre 100 respecto a entonces. Sí que lo pagarían las agrícolas, que están en 125 sobre 100, pero no la agroalimentaria (fabricación, elaboración y conservación), que tampoco llega a 100. La idea de Sumar, pues, tiene pocos motivos reales para sostenerse ahora mismo, pero no es descartable que se acabe aplicando, como ocurrió con los tributos a la banca y a la energía.

Es razonable, en parte, pero sería realmente salomónico si fuera acompañada de su contraparte: que las empresas reciban una rebaja de impuestos si los márgenes no llegan al listón dado, como ocurre con la distribución ahora mismo. Aunque eso sí parece improbable: sería difícil contar al electorado que, con los precios actuales, se baja la fiscalidad a Carrefour o Mercadona.

H&M no encuentra su sitio entre la inexpugnable Inditex y la pujante Primark

H&M está perdiendo comba respecto a Inditex, a la que todo le sale bien, y con nuevos actores del textil como Primark. No está sabiendo encontrar su hueco en un mercado que se está adaptando a las sinergias online-físico, y que debe afrontar la caída del poder adquisitivo de los consumidores por la elevada inflación alimentaria, que obliga a reducir el gasto en otros artículos. La compañía anunció el viernes que despedirá a 588 trabajadores y el cierre de 28 tiendas en España. El año pasado aceptó subir los salarios, pero ahora considera necesario recortar empleos.

Un retorno de Trump podría reducir el gasto en defensa de EE UU... en Europa

Las empresas europeas de armamento son ahora más atractivas como inversión que las estadounidenses. La tendencia al alza de la inversión en el Viejo Continente, y a la baja de los norteamericanos, explica que los analistas vean más recorrido a las acciones de unas que a las de otras. A eso se suma que el Gobierno de EE UU está endureciendo el trato a las grandes del sector, porque considera que falta competencia.

El posible retorno de Donald Trump a la Casa Blanca incrementa las opciones de que baje el apoyo a Ucrania, por ejemplo. En su reparto de papeles de poli bueno y malo, los republicanos amenazan a Europa con dejar de protegerla de Rusia o de otros enemigos, para que el apoyo militar de los demócratas se perciba con un supuesto cariz altruista.

La frase del día

“Suspendemos la construcción de nuevas terminales de exportación de gas natural licuado. Esta pausa toma la crisis climática como lo que realmente es: la amenaza existencial de nuestro tiempo”

Joe Biden, presidente de EE UU

El metaverso conquista los rincones de los paquetes de viajes

El capitalismo ha conquistado hasta el último rincón de los paquetes de viajes, al aliarse con el metaverso, que permite ver el destino de forma virtual. En la plataforma Hotelverse se puede, por ejemplo, hasta reservar un sitio junto a la piscina del hotel para poner la toalla, o una hamaca, o una mesa en el restaurante. Es el modelo de las aerolíneas o de la restauración, que permiten contratar servicios extra o condimentos por un poco más de dinero. La duda es qué ocurrirá si la experiencia no acaba satisfaciendo las detalladas expectativas del viajero poscibernético.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

_
_