_
_
_
_
Las claves
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Otro foco de inseguridad que podría enquistarse, y la mejor forma de combatir X

El mar Rojo, foco de inseguridad que podría enquistarse, como Ucrania

CINCO DÍAS
Galaxy Leader
El barco Galaxy Leader, rodeado de buques houthi, en el mar Rojo, en noviembre.HOUTHI MILITARY MEDIA (via REUTERS)

Hace casi tres años, el canal de Suez, en el mar Rojo, por el que circula el 10% del comercio mundial, quedó bloqueado durante una semana. El incidente se sumó al atasco que entonces vivía el comercio mundial, en plena recuperación tras el parón pandémico, y permitió comprobar la tremenda importancia de ese punto de paso. Ahora la zona vuelve a ser protagonista, puesto que la tensión en Oriente Próximo y los ataques de grupos hutíes de Yemen –afines a Irán– a barcos que circulan por ella han hecho que las principales navieras y petroleras detengan su actividad.

Se temía que la reactivación del conflicto Israel-Palestina afectara al suministro de petróleo y gas, y así ha sucedido finalmente, aunque hayan pasado tres meses desde el inicio de las hostilidades. El incremento del precio de los combustibles fósiles llegaba en un momento relativamente tranquilo para las materias primas. Ahora, una opción factible e inquietante es que suceda como en Ucrania y la violencia se enquiste, aunque no llegue a la guerra abierta con actores vecinos como Irán.

La identificación electrónica, una tarea más ardua de lo que prometen los gurús

Renovar el DNI electrónico puede ser un deporte de riesgo, si la máquina de la comisaría se resiste a admitir la huella dactilar del ciudadano y el policía se frustra al intentar ayudarle. En general, identificarse electrónicamente es bastante más complejo de lo que prometen los gurús de la tecnología.

Ante esa tesitura, iniciativas como la de BBVA, que permite a sus clientes acceder a través de Bizum a servicios digitales de la Universidad Politécnica de Madrid, pueden sonar exóticas, pero ahorrar muchos problemas, si funcionan realmente bien. La idea es extenderlo a otras entidades y empresas.

El impuesto a la banca y otras medidas ‘bastante’ discutibles

Una mujer puede estar embarazada, o no estarlo, pero no estar bastante embarazada. Con la constitucionalidad de una medida pasa algo parecido, aunque es verdad que lo que entra y lo que no en la Carta Magna cada vez es más difuso. No deja de ser divertida, en cualquier caso, la expresión de Antonio Garamendi, presidente de CEOE, que la aplicó al impuesto a la banca.

Tiene razón, por otra parte, el jefe de la patronal en la doble vara medir del Gobierno, que descarta actualizar los contratos públicos por el aumento del salario mínimo. El Estado pretende que la realidad funcione según el ideal de que los sueldos pueden subir de forma notable, sin que eso repercuta en los precios que paga el cliente. En este caso, se puede decir que es una medida bastante mal repartida.

La frase del día

“Los mercados se han adelantado un poco a las rebajas de tipos. Saltaron a la parte final, que es: “Vamos a normalizarnos rápidamente”, y yo no lo veo así”

Loretta Mester, presidenta de la reserva federal de Cleveland (EE UU)

La mejor forma de combatir X es irse, pero los usuarios no cumplen sus amenazas

Elon Musk ha estado estos días en Roma, donde ha visitado, por ejemplo, la Galeria Borghese, y ha asistido a la fiesta del partido de Giorgia Meloni y sus parientes europeos. No parece que le vaya a preocupar mucho la investigación que ha abierto finalmente Bruselas en torno a la publicación de contenidos ilegales e informaciones falsas en X, la red social antes llamada Twitter. Es dudoso que las pesquisas de las autoridades sirvan demasiado para que se moderen las publicaciones de internet; sería más eficaz que los usuarios que amenazan con irse de ellas, por la podredumbre que les rodea, lo hicieran. Se supone que se quedan para combatir esa supuesta degradación desde dentro; pero, en la práctica, siguen alimentando, gratis, el presunto monstruo que dicen detestar.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Más información

Archivado En

_
_