_
_
_
_
_
Perfil
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

René Benko, el vendedor de sí mismo al que se le acabó el crédito

La quiebra de la inmobiliaria austriaca Signa, con 27.000 millones en activos, acaba con la carrera triunfal de un experto en hacer buenos contactos

René Benko, fundador de Signa Holding
René Benko, fundador de Signa Holding.jose manuel esteban,

Era un gigante con pies de barro, un vendedor de sí mismo. René Benko (Inns­bruck, Austria, 1977) creó uno de los principales grupos inmobiliarios de Europa, Signa Holding, gracias a su habilidad para los negocios y, sobre todo, para tejer una influyente red de contactos: la mayor parte de la plantilla se dedicaba a organizar eventos. Su falta de transparencia escondía la debilidad típica del sector, un alto endeudamiento que puede provocar un colapso cuando suben los tipos y baja el valor de los activos.

El 8 de noviembre, Benko cedió la presidencia del consejo a Arndt Geiwitz, experto en reestructuraciones. El día 29, Signa se declaró insolvente (similar al concurso de acreedores). Con activos valorados en 27.000 millones de euros a cierre de 2022, el colapso puede convertirse en la mayor crisis inmobiliaria de Europa desde la de 2008. JP Morgan estima su pasivo en 13.000 millones. El patrimonio de Benko era antes de la hecatombe de 5.600 millones de euros, según Forbes.

La cartera de Signa incluye el edificio Chrysler de Nueva York, los grandes almacenes Selfridges de Londres, centros comerciales de lujo en varias ciudades como Viena, y un hotel histórico en Venecia, entre otras muchas propiedades, repartidas por Suiza, norte de Italia, Reino Unido, EE UU y Alemania, donde posee los grandes almacenes más conocidos del país, KaDeWe (Berlín).

En 2013, un tribunal austriaco condenó a Benko por sobornar al entonces primer ministro croata, Ivo Sanader, para que interviniera junto a su homólogo italiano, Silvio Berlusconi, para anular una factura fiscal de Signa en Milán. El empresario dejó sus puestos ejecutivos, pero siguió controlando el capital: su fideicomiso familiar posee dos tercios de la empresa.

Padre de cinco hijos, una con su primera esposa (de la que se divorció en 2005) y cuatro con la segunda, la exmodelo Nathalie Sterchele, daba pocas entrevistas; y como Signa no cotiza, publicaba solo ciertos datos corporativos, algo que le había generado duras críticas de Bloomberg, entre otros. Le gustaba rodearse de personalidades de los negocios, que le confiaron grandes sumas de dinero. Él presumía de levantarse a las cuatro y media de la mañana y trabajar hasta la medianoche.

Hijo de un funcionario municipal y una maestra de guardería, tiene una hermana cuatro años más joven: afirma que su conexión con los tres es muy fuerte. Vivían en un apartamento de 60 metros cuadrados. Desde muy pronto sintió predilección por el lujo; a los 17 años adquirió su primera experiencia en el inmobiliario, en una constructora propiedad de un conocido. Organizaba la renovación de áticos en lugares privilegiados, y presumía del dinero que ganaba, mostrando sus cadenas de oro y un Ferrari alquilado.

Ahora exhibía su yate de 40 millones de euros (que puso en venta brevemente en noviembre, y que ahora está en alquiler), y el avión y el helicóptero corporativos. El administrador de la quiebra ha despedido a los planificadores de fiestas, recepcionistas, personal del avión y cazadores (sic) de la empresa, que componían el grueso de la plantilla: 36 de 43. Decía aspirar a que su holding se comparase con el de los Agnelli y otras grandes familias europeas.

Faltaba tanto a clase que no le dieron el título de bachillerato, aunque se formó como becario en una empresa de servicios financieros. Tras fundar el holding Immofina, en 1999, conoció al heredero de gasolineras Karl Kovarik, que invirtió 25 millones. Benko ya se había hecho millonario con la compra y venta del hotel-clínica de lujo Lanserhof, en los Alpes. En Viena, construyó centros de prácticas para médicos, y compró y reformó el centro comercial Kaufhaus Tyrol de Innsbruck. En 2006, Immofina pasó a llamarse Signa, y se fue expandiendo por toda Europa. Invirtió en el sector minorista, y compró dos periódicos austriacos. En 2019, junto con RFR Holding (EE UU), adquirió el edificio Chrysler por 150 millones de dólares.

La caída de clientes provocada por la pandemia hizo que quebrara su cadena de centros comerciales alemana Galeria, que había recibido 700 millones de rescate público. La insolvencia se saldó con una quita de 2.000 millones de deuda, mientras Signa despedía a 4.000 empleados, y seguía ampliando su cartera. En Austria, su cadena de muebles Kika Leiner recibió varios millones del Estado, mientras aplicaba ERTE a costa también del erario.

Decenas de bancos, aseguradoras y fondos de pensiones se han quedado colgados a sus bonos y sus créditos: el banco suizo Julius Baer tiene una exposición de más de 600 millones de francos suizos (635 millones de euros), y entidades austriacas y alemanas están igualmente afectadas.

Entre sus amigos y socios inversores está la familia Peugeot; el fundador de la constructora Strabag, Hans-Peter Haselsteiner; el expiloto Niki Lauda; el fundador de la firma de tecnología de casinos y juego Novomatic, Johann Graf; y el consultor Roland Berger. Y políticos de los principales partidos, entre ellos los ahora excancilleres Alfred Gusenbauer (socialdemócrata) y Sebastian Kurz (conservador), a quien acompañaba en sus viajes oficiales a Rusia u Oriente Próximo. Ahora Benko comprobará si eran amistades verdaderas.

Los restos del naufragio

La insolvencia se extenderá a sus filiales: Prime (inmuebles de lujo), Development (bloques de oficinas y torres de viviendas), RFR US Selection (Nueva York), Luxury Hotels, y Premium (minorista).

Deja edificios sin terminar, como el rascacielos de 64 pisos Elbtower, de Hamburgo.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Carlos Gómez Abajo
Licenciado en Físicas, máster en Periodismo UAM-El País y posgrado en Información Económica. Es redactor de Opinión de Cinco Días, y también ha escrito en Mercados y en la sección de ocio/lujo. Ha trabajado en el portal de noticias científicas Tendencias 21 y ha hecho traducciones, la mayoría de tipo económico.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_