_
_
_
_
_
La Lupa
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Amortizar hipoteca, la mejor manera de rentabilizar el ahorro

Ante la subida de tipos, las familias tiran de depósitos para liquidar la hipoteca, cuyo stock cae de medio billón por primera vez desde 2005

Pedir hipoteca
Sucursal del Banco Santander con publicidad de hipotecas.Samuel Sánchez

Las familias tienen memoria y aún recuerdan las causas y consecuencias de la crisis inmobiliaria y financiera de hace quince años. Así lo están demostrando ahora ante la subida de los tipos de interés, ante la que muchos han reaccionado con un rápido reajuste en su gestión financiera. La agilidad del movimiento hace pensar que quizás la cultura económica de los hogares es mayor de la que se cree. Con las crisis se aprende.

Los últimos datos del Banco de España son muy contundentes, en ocho meses los hogares han reducido su deuda hipotecaria en 12.700 millones de euros y el saldo de sus depósitos en 21.700 millones. Esta bajada de los depósitos tiene que ver con la búsqueda de rentabilidad para un ahorro que lleva años en cuentas sin remuneración, y que encuentra en la amortización parcial o total de su hipoteca la mejor manera de rentabilizarlo. Además de buscar alternativas invirtiendo en activos de riesgo, como la compra directa de renta variable y fija, o a través de fondos de inversión.

El endeudamiento de los hogares españoles para la compra de vivienda representa alrededor del 70% de su deuda total y alcanzó su máximo en 2010, con 656.854 millones. Era el peor momento de la crisis, con aumentos del paro de medio millón cada año, que cogieron a las familias muy endeudadas en la compra de su casa. Desde entonces, la economía española emprendió un proceso continuado de desapalancamiento, que en el caso de los hogares ha llevado a que el saldo de las hipotecas se haya reducido en casi 160.000 millones en menos de trece años. En julio pasado, la deuda de los hogares asociada a la compra de vivienda bajaba el listón del medio billón por primera vez desde 2005 y en agosto seguía bajando, hasta 498.000 millones.

Desde 2015 hasta agosto de 2022, el tipo de interés de las nuevas hipotecas se situó por debajo del 2% y buena parte del stock referenciado al euríbor se repreció por debajo del 1%. Con esos precios, los hipotecados con ahorro no tenían un incentivo a amortizar anticipadamente su hipoteca. Pero todo cambia, cuando se dispara la inflación y los bancos centrales deciden atajarla aplicando una dura y rápida alza de los tipos de interés, que de inmediato se traslada a los mercados. El coste de una hipoteca nueva se duplica en un año, hasta el 4,07% en agosto de este año.

Afortunadamente, este aumento de los tipos coge a las familias con la mayor acumulación de depósitos, en parte por el parón del consumo que supuso la pandemia. En diciembre del año pasado, por primera vez en la historia, los hogares españoles habían acumulado un billón de euros en depósitos bancarios (1,007 billones). Pero dado el encarecimiento del crédito, los hogares han empezado a tirar de ellos y los depósitos caen mes a mes, hasta acumular un descenso de 21.729 millones de enero a agosto.

¿Dónde han ido a parar esos depósitos? Todo apunta a que buena parte ha servido para amortizar hipoteca. Si se atiende a la evolución del saldo de la deuda por compra de vivienda, ya se ha visto que se ha reducido en 12.714 millones en ocho meses. Si se analiza teniendo en cuenta la nueva producción, los datos del Banco de España dicen que en esos ocho meses de este año los hogares han amortizado 46.770 millones, que es un 41% más (13.590 millones) que lo que amortizaron en el mismo periodo del año pasado. Por tanto, analizado por stock o descontando la nueva producción, se llega a la misma conclusión. Ante la escalada de la letra de la hipoteca, las familias que habían acumulado ahorro han optado por reducir deuda para aliviar la carga de intereses.

El primer cambio es una recomposición dentro de los depósitos. A finales del año pasado, a plazo tan solo tenían 65.000 millones, mientras que a la vista se acumulaban casi 942.000 millones. Ocho meses después, los saldos a la vista caen en 54.500 millones y el plazo aumenta en 32.700 millones. Esto se debe a que los bancos ya han empezado a remunerar los depósitos a plazo. En agosto de 2022 pagaban una media del 0,03% a plazo de un año y doce meses después, la remuneración está en el 2,34%, en un proceso que va a continuar, de manera que el traspaso de saldos se agudizará.

Si se mira la contabilidad de los hogares en una perspectiva aún más amplia, se observa que su situación global está mejorando, con un aumento de activos financieros y una reducción de pasivos, de deudas. El conjunto de los hogares tenía a cierre del primer semestre 2,8 billones de euros en activos financieros y unas deudas de 761.000 millones, por tanto, tenían un saldo neto positivo de algo más de dos billones, saldo que ha mejorado en medio billón desde 2015, lo que se debe al incremento del ahorro ya que la deuda se mantiene más o menos estable.

No obstante, esta es la foto que arroja el agregado del conjunto de los hogares, lo que debajo oculta duras realidades, familias que no tienen margen de maniobra, puesto que no disponen de ahorro para amortiguar el golpe. Ante esa tesitura, lo habitual es que la tarjeta y el crédito consumo, sean el instrumento de socorro. Sin embargo, las estadísticas del Banco de España dicen que sigue prácticamente en los mismos importes que a finales del año pasado, por debajo de 180.000 millones para el conjunto de los hogares.

Por tanto, este conjunto de datos sobre la situación financiera de las familias, cuyo soporte principal es el empleo, explicaría que hayan recurrido muy poco al nuevo código de buenas prácticas, acordado entre las entidades financieras y el Gobierno a principios de año, y pensado para socorrer a personas que con problemas para pagar su vivienda por la escalada de los tipos de interés y de la inflación. En todo caso, es bueno que haya un instrumento a mano por si el escenario empeora.

Aurelio Medel es periodista y doctor en Ciencias de la Información

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_