_
_
_
_
_
El Foco
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Cómo mantener el récord de exportaciones

La innovación y la diferenciación son clave en las salidas al exterior

Entrada al aparcamiento de un Mercadona en Matosinhos, localidad ubicada en el distrito de Oporto (Portugal).
Entrada al aparcamiento de un Mercadona en Matosinhos, localidad ubicada en el distrito de Oporto (Portugal).Getty

Los datos acumulados del primer semestre del año en curso son muy clarificadores: las exportaciones españolas han conseguido un récord histórico sin precedentes, con un 4,7% de tasa interanual de crecimiento, y rozan ya los 200.000 millones de euros. Esto, unido a un descenso en el interanual en conjunto de un 2,9% en las importaciones, otorga a España un factor muy sólido de crecimiento para nuestra economía a futuro. La balanza entre exportación e importación es un termómetro claro de la economía: necesitar poco del exterior (en nuestro caso necesitamos energía en todas sus formas) y tener un músculo exportador eficiente suele ser uno de los pilares de una economía estable y, lo que es más importante, asegura un futuro alentador.

Por sectores, el automóvil, los bienes de equipo, la alimentación y el sector químico son los abanderados de este crecimiento.

En relación con el destino de nuestras exportaciones, la UE en conjunto recibe el 63% de ellas, y Francia, Alemania y Portugal son nuestros más destacados clientes. Desde el punto de vista de las comunidades autónomas, destacan Castilla y León (16,3%), Cataluña (14,5%) y Rioja (12,6%) como los territorios que aglutinan las empresas más destacadas desde el punto de vista exportador.

Estos datos que tanta vitalidad otorgan a nuestra economía se explican gracias a la competitividad de nuestro tejido empresarial, donde la calidad e innovación son estandartes de muchas de nuestras empresas punteras por sectores: Seat, Grifols, Campofrío, Grupo Puig, Agrolimen, Zara, Grupo El Pozo, Mango, Freixenet, ACS... y otras tantas que lideran sectores clave de nuestra economía con claro foco en la internacionalización.

Desde el ámbito de la formación, ponemos mucho énfasis en varios puntos que creo merece la pena destacar: el primero es la responsabilidad de los líderes en cómo quieren que sea la empresa que están dirigiendo o van a dirigir. La orientación a internacional es una opción que tiene muchos condicionantes, la primera, una clara vocación de la compañía a acometerla de arriba abajo y de abajo a arriba. Eso conlleva formación en todos las áreas, una verdadera transformación, que a menudo mueve las estructuras más profundas de la compañía , sobre todo en consejos familiares con aversión al riesgo.

El segundo y no menos importante es promover internamente la innovación, tanto en procesos como en productos. Es evidente que se compite a nivel exterior mejor con productos diferenciados y de alta calidad.

El tercero sería aquel que confiere foco a la compañía; no se puede ser bueno en todos los segmentos, debemos poner toda la estructura a trabajar en lo que nos diferencia y apostar claramente por esa vía, teniendo como referente un mundo global.

El cuarto sería la capacidad de elegir modelos de exportación que minimicen el riesgo y que nos hagan aprender de los errores. Mercados como el portugués, con 10 millones de habitantes, cercanos a nivel logístico y con una clara personalidad, serían un excelente trampolín para aquellas empresas que todavía no han dado el paso a sus primeras exposiciones a nivel internacional, siempre respetando, entendiendo y valorando cultura, idioma e idiosincrasia diferencial por país. Creo que es el modelo que Mercadona ha elegido para su primera incursión internacional, y le está funcionando.

Y el quinto y último, aunque el orden de estos factores no altera el producto, es promover mentalidades positivas en la empresa y aprovechar nuestra excelente juventud, las nuevas generaciones que están formadas al más alto nivel con una altísima inversión por parte del Estado y las familias, y que están saliendo al exterior por falta de oportunidades en su país.

No nos podemos permitir esta fuga de talento, ya que eso es potenciar a países que compiten con nosotros en esa balanza exterior de la que hablábamos al principio y que ahora lideramos en Europa. Talento en casa sí o sí.

José Manuel Pascual Barea es CEO de AIO HealthPro, economista profesor de EAE y profesor de Máster de UPM

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Más información

Archivado En

_
_