_
_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

China ladra más que muerde con su manotazo a los metales raros

La obstaculización a la exportación de galio y germanio parece más un gesto que un embargo real

Una mina de tierras raras en la región de Baotou, al norte de China
Una mina de tierras raras en la región de Baotou, al norte de ChinaAP

China vuelve a hacer uso de su cuasimonopolio de metales estratégicos, imponiendo controles a la exportación de galio y germanio. El país controla al menos el 80% del mercado de cada uno de estos metales, que se utilizan en chips, fibra óptica y equipos militares. Ello parece confirmar los temores occidentales de que el país ahogue la exportación de minerales estratégicos para contrarrestar las sanciones tecnológicas de Estados Unidos. Sin embargo, las realidades del mercado atenúan la ventaja de Pekín.

El Ministerio de Comercio anunció el lunes que a partir del 1 de agosto China someterá a controles de exportación metales como el galio y el germanio, que ahora necesitarán licencias para ser enviados al exterior. Esta es la última medida de la República Popular para aprovechar su posición dominante en la extracción y refinado de metales raros.

Ya lo hizo en 2010 contra Japón por una disputa territorial, decretando un embargo no oficial y temporal de las exportaciones de los 17 elementos metálicos que comprende la familia de las tierras raras. También manipuló el mercado mediante cuotas de exportación y otras políticas, que mantuvieron bajos los precios mundiales -disuadiendo a las mineros extranjeras de invertir- y empujaron a las empresas locales hacia arriba en la cadena de valor.

Ambas políticas supusieron importantes costes diplomáticos. El incidente de Japón atrajo la atención mundial sobre el hecho de que China controlara hasta el 97% de la producción minera de un recurso estratégico en aquella época. Las cuotas de exportación desencadenaron una disputa en la Organización Mundial del Comercio que perdió China. Desde entonces, sus socios comerciales han cubierto su dependencia.

Por ejemplo, la Corporación Nacional de Petróleo, Gas y Metales de Japón, respaldada por el Estado, posee desde hace tiempo parte de Lynas Rare Earths, que cotiza en la Bolsa australiana con una valoración de 4.000 millones de dólares y es el mayor proveedor no chino. El conglomerado Sumitomo tiene una sociedad con la estadounidense MP Materials. El objetivo del país es reducir las importaciones chinas de tierras raras a menos del 50%, frente al 60% actual.

Los recortes del suministro chino perjudicarían a los fabricantes extranjeros, pero también a las empresas nacionales. El galio puede refinarse y transformarse en obleas de arseniuro de galio, que suelen utilizarse para fabricar semiconductores, como los chips de radiofrecuencia de los teléfonos inteligentes. Solo cinco empresas, cuatro de ellas estadounidenses, dominan ese mercado. Los fabricantes chinos de smartphones se resentirían rápidamente de que se alterara el trabajo de Broadcom, Qualcomm y sus homólogos.

El dominio chino de la minería y el refinado tampoco se parece al dominio estadounidense u holandés de la cadena de suministro de semiconductores, que otros países tardarían décadas en romper. Cuanto más ejerza Pekín su influencia sobre estos materiales, más rápido reducirán su exposición los Gobiernos y las empresas; cuanto más suban los precios por los controles a la exportación, más rentable les resultará invertir a las mineras extranjeras.

Así que la medida del lunes parece más un gesto antipático hacia Washington que un embargo real. Sería más sensato utilizar las solicitudes de permisos de exportación -que deben detallar el comprador y el uso previsto- para recabar información con vistas a sanciones más específicas más adelante, mientras se aprueba el grueso de las solicitudes para mantener estable el mercado.

El autor es columnista de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Lucía Manchón Cabrera, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Más información

Archivado En

_
_