_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Los bancos son el airbag adecuado para el choque hipotecario británico

Londres busca cómo hacer que las entidades repercutan las subidas de los tipos en las cuentas de ahorro

Jeremy Hunt
Jeremy Hunt, ministro de Economía británico, en el Parlamento, el pasado día 26.UK PARLIAMENT/JESSICA TAYLOR (via REUTERS)

Los bancos vuelven a estar en el punto de mira político. El ministro de Economía británico, Jeremy Hunt, se sumó el lunes a quienes afirman que las entidades de crédito nacionales, como Lloyds, NatWest y Barclays, no están haciendo lo suficiente para suavizar el golpe de la escalada de los costes de endeudamiento de los consumidores subiendo los tipos de interés del ahorro. Los bancos no deberían sorprenderse de esta renovada presión.

Hunt explicó que el día 23 se reunió con los jefes de los bancos, a los que planteó “en términos inequívocos” la falta de repercusión de los tipos. “El aumento de los tipos está tardando demasiado en trasladarse en los ahorradores, sobre todo en las cuentas de acceso instantáneo”, dijo en el Parlamento. “Estoy trabajando en una solución”.

El Comité Selecto del Tesoro del Parlamento dijo a principios de junio que, aunque los bancos británicos habían subido los tipos del ahorro en los últimos meses, iban a la zaga del tipo básico del Banco de Inglaterra. El día 8, señaló que Lloyds, NatWest, HSBC y Barclays ofrecían tipos de entre el 0,7% y el 1,35%, en un momento en que el banco central había elevado el tipo básico al 4,5%.

La base de la rentabilidad bancaria es el margen de interés neto (MIN), es decir, lo que los bancos pagan a los depositantes en relación con lo que cobran a los titulares de hipotecas y otros prestatarios, dividido por los activos que devengan intereses. El año pasado fue del 2,9% de media para Lloyds, NatWest y Barclays. Este año, impulsado por la espiral de tipos, JP Morgan estima que será del 3,2% para Lloyds y del 3,3% para Barclays y NatWest, el nivel medio más alto en más de una década, según datos de Refinitiv. Se espera que NatWest obtenga este año una rentabilidad sobre fondos propios en su división minorista superior al 30%, según las estimaciones de los analistas recopiladas por Visible Alpha.

Para más confusión, pero los inversores no están valorando las acciones de los bancos como si fueran las beneficiarias de una enorme ganancia inesperada. Los tres grandes cotizan en torno a 5 veces los beneficios de 2023, por debajo de sus medias de 10 años. Ello se debe en parte a que más del 80% de los 1,7 billones de libras (1,2 billones de euros) en préstamos hipotecarios del sector son productos a tipo fijo que no generan inmediatamente más efectivo cuando suben los tipos.

Cambio de entidad

Pero también se debe a que los analistas llevan meses señalando el riesgo de migración de depósitos, cuando competidores pequeños suben los tipos de los depósitos y tientan a los ahorradores a abandonar el barco. JP Morgan dijo el lunes que calculaba que los tipos básicos subirán al 5,75%, y que los bancos tendrían que repercutir el 100% de las recientes subidas a los depositantes dispuestos a bloquear su dinero durante un periodo determinado.

Teniendo en cuenta todo esto, es tentador pensar que la competencia en el mercado conducirá a unos beneficios netos más normales. De ser así, Hunt no necesitaría actuar en respuesta a las advertencias Comité Selecto del Tesoro, el Banco de Inglaterra y el Partido Laborista (en la oposición), que ya han señalado la inusual lentitud de los bancos a la hora de repercutir las subidas de tipos a los clientes.

Pero hay motivos para ser más proactivos. Las entidades con una gran cuota de mercado tienen un incentivo para retrasar el alza de los tipos de ahorro: el 60% de sus depósitos están en cuentas corrientes de acceso instantáneo, a cuyos dueños puede preocuparles más el trastorno que supone cambiar de proveedor que la búsqueda del mejor tipo de interés.

Es posible que Hunt consiga que los bancos suban sus tipos de ahorro simplemente con amenazas veladas. Si eso no funciona, siempre podría animar a National Savings and Investments, un proveedor de ahorros respaldado por el Gobierno, a que les obligue a hacerlo subiendo sus tipos; o podría utilizar la participación del 39% que el Reino Unido tiene en Nat­West para obligarle a pagar más. Al fin y al cabo, el Gobierno solo estaría consiguiendo que los bancos hicieran lo que deberían hacer de todos modos.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_