_
_
_
_
_
Perfil
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Julie Boland, cuando buscar el consenso en EY no es suficiente

La separación de la consultoría y la auditoría ha dejado en tierra de nadie a la socia directora de EY EE UU y resto de América

Julie Boland, socia directora de EY EE UU y resto de América.
Julie Boland, socia directora de EY EE UU y resto de América.José Manuel Esteban

A veces las personas de consenso también acaban en el centro de la polémica. Julie Boland (Cleveland, Ohio, EE UU, 57 años) es socia directora de EY Estados Unidos y resto de América, y es la candidata propuesta para dirigir la división de auditoría del gigante de los servicios corporativos cuando se escinda de la rama de consultoría; pero el plan, previsto para votarse y cerrarse este año, no termina de arrancar.

EY se halla inmersa desde otoño en el objetivo de separar sus dos grandes negocios, lo cual ha generado discordia interna. El proyecto Everest, impulsado por el consejero delegado, Carmine Di Sibio, y apoyado en principio por Boland, ha hecho que se marchen de la firma importantes directivos del equipo de EE UU.

Boland tiene reputación entre sus compañeros de ser muy amable y de apagar fuegos, cuenta el FT. El verano pasado, poco antes de anunciarse el gran plan, sucedió en su puesto actual a Kelly Grier, que había dimitido tras enfrentarse a Di Sibio en torno al grado de influencia de la filial en las operaciones globales y la cuantía de los honorarios que paga a la matriz.

Pero la capacidad para el consenso de Boland también le ha granjeado críticas de las distintas facciones, que la acusan de no tomar partido. Los defensores de la separación aseguran haber dado todo lo que pedía la división de EE UU, y aducen que la responsable en el país debería haberse puesto más firme con los que rechazan la disgregación.

Su padre, James Boland, pasó 34 años en EY: llegó a ser socio principal en Ohio y miembro de su dirección en EE UU, así como presidente del equipo de baloncesto Cleveland Cavaliers. Julie Boland vive en su ciudad natal con su marido y sus cuatro hijos. Se graduó como contable en la Universidad de Vermont (al norte de Nueva York) e hizo un MBA en la Universidad de Chicago. Comenzó su carrera en Price­waterhouseCoopers, en Cleveland y Nueva York, y pasó siete años en banca de inversión en JP Morgan y Goldman Sachs, en Nueva York, Chicago y Londres, antes de regresar a Cleveland para asumir funciones de directora financiera de la minera Oglebay Norton Company, entre 2001 y 2008, y de Flight Options, de aviones privados en multipropiedad, durante un año.

En 2010, finalmente, entró en EY; solo cuatro años después ascendió a socia directora de Cleveland, y en 2018 pasó a dirigir la región central de EE UU. Boland fue elegida, por un mandato de cuatro años, para dirigir el negocio de EE UU y el resto de América, que cuenta con 100.000 empleados en 33 países y representa el 40% de los 45.000 millones de dólares de ingresos del grupo.

La escisión

El motivo de que EY quiera separarse en dos es la persecución de los conflictos de intereses por parte de los reguladores cuando una de las big four vende servicios de consultoría a una empresa que ya audita. En Estados Unidos, EY supervisa las cuentas de 9 de las 10 principales tecnológicas.

Los socios de EY en EE UU, que tendrán que votar el plan al igual que los del resto del mundo, han pedido que se busquen alternativas que tampoco son muy seductoras, señala Aimee Donnellan, analista de Reuters. Por ejemplo, vender parte de la consultora; pero su tamaño podría ser demasiado grande para que la compraran Bain o McKinsey. Otra opción es disgregar el negocio de fuera de EE UU, pero le quitaría competitividad global. También podría retocarse el plan y volver a votarlo. Por último, podría centrarse más en la consultoría cuando pueda elegir, como está haciendo Deloitte.

Lo que parece imposible, dado todo el esfuerzo hecho, es simplemente dejar las cosas como están.

Filantropía

Julie Boland es miembro del consejo de la organización sin ánimo de lucro Catalyst, que busca la inclusión de las mujeres en el trabajo. Es miembro de la United Way Philantropist Society, que reconoce a los que donan entre 10.000 y 50.000 dólares anuales a la ciudad de Cleveland, y de The 50 Club of Cleveland, un grupo de personalidades de la localidad.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Sobre la firma

C. Gómez Abajo
Licenciado en Físicas, máster en Periodismo UAM-El País y posgrado en Información Económica. Es redactor de Opinión de Cinco Días, y también ha escrito en Mercados y en la sección de ocio/lujo. Ha trabajado en el portal de noticias científicas Tendencias 21 y ha hecho traducciones, la mayoría de tipo económico.

Más información

Archivado En

_
_