_
_
_
_
Breakingviews
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Si frenas una plaga financiera, surge otra

La recomendación a los bancos de que se apoyen en el dinero de empresas y grandes patrimonios se ha vuelto dependencia

Silicon Valley Bank
Un cliente de Silicon Valley Bank, entrando en su sede de Santa Clara (California, EE UU), el 13 de marzo.BRITTANY HOSEA-SMALL (Reuters)

Gran Bretaña eliminó los lobos hace más de un siglo porque comían ovejas y, a veces, humanos. Los ciervos, sin un depredador ápice, se multiplicaron y acabaron con la biodiversidad. Ahora se pide que vuelvan los lobos. Es una lección para el sistema financiero.

Véanse Credit Suisse y SVB. Hace 15 años, quedó claro que la costumbre de los bancos de financiarse generosamente con préstamos volubles y a corto plazo de inversores financieros se había vuelto un problema (Lehman Brothers, Northern Rock). Así que los reguladores revisaron sus herramientas, animando a los bancos a apoyarse en fuentes de efectivo supuestamente fijas, como hogares y empresas.

Manipular el ecosistema promovió un periodo de calma, pero ha tenido consecuencias imprevistas. Los depositantes corporativos y adinerados han resultado volubles. Los de SVB intentaron retirar 42.000 millones de dólares en un día. Los depósitos de Credit Suisse cayeron más de un tercio en octubre-diciembre de 2022, ante la huida de los clientes de gestión de patrimonios. Los clientes de banca corporativa y privada también pueden retirar su dinero en minutos.

Las viejas técnicas de control de plagas no funcionarán esta vez. Tras la última crisis, la normativa de Basilea exige a los bancos que mantengan suficientes activos líquidos para cubrir toda su financiación mayorista, como si se pudiera recurrir a cada céntimo a la vez. Para los depósitos de empresas que superan las garantías nacionales de depósito, normalmente solo deben mantener un 40% en activos líquidos, y un 10% si el cliente es de “alto patrimonio neto”.

Lo lógico sería elevar esas ratios al 100%, o así. Equivaldría a sacrificar a los ciervos que se han desbocado por la campiña. Pero si los reguladores empezaran a pedir a los bancos un respaldo al 100% con instrumentos líquidos en vez de préstamos, les quedaría poco margen para prestar.

No hay respuesta fácil, y el problema es urgente. La banca online ha facilitado la retirada de efectivo, y las redes amplifican el pánico financiero. Está claro que los depósitos pueden pasar rápido de amigos a enemigos. Pero reguladores y políticos deberían recordar que eliminar los depredadores trae nuevos problemas. Es mejor convivir con ellos, y estar preparados para perder alguna que otra oveja.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_