_
_
_
_

La CNMV se va a asegurar de que la opa de BBVA por Sabadell llegue a todos sus accionistas

Rodrigo Buenaventura reclama una estrategia nacional y europea con más incentivos fiscales para la inversión minorista

Rodrigo Buenaventura
Rodrigo BuenaventuraClaudio Alvarez

BBVA tiene previsto enviar a la CNMV en los próximos días la solicitud para la aprobación de su opa hostil por Banco Sabadell y el regulador del mercado bursátil español se va a asegurar de que la oferta llegue a todos los accionistas de la entidad catalana. “Nosotros la vamos a tratar lógicamente como a las demás opas para asegurarnos de que llegue a sus destinatarios, que son los accionistas del Banco Sabadell como, por otra parte, nos impone la normativa”, según ha señalado hoy Rodrigo Buenaventura, presidente de la CNMV.

En cuanto al calendario de plazos de la opa, Buenaventura, que ha recordado que entran en liza otros actores como el Banco Central Europeo (BCE) y el Gobierno central, ha señalado que el plazo medio suele rondar los 60 días, pero en este caso “seguramente va a ser muy superior”, porque hay elementos externos (en referencia los otros actores) al propio oferente y a la CNMV que son previos al pronunciamiento del supervisor bursátil, según recoge Europa Press.

Buenaventura ha hecho estas declaraciones tras la presentación de la encuesta Bestinver-IESE sobre el ahorro y la inversión de los españoles. La falta de inversión en activos financieros por parte de los pequeños ahorradores es un lamento constante por parte del presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Rodrigo Buenaventura ha vuelto a recordar hoy que la proporción de los depósitos en el ahorro financiero es “inusitadamente alta”, no solo en España sino en el conjunto de la UE, de entre el 35% y el 40%, frente a una inversión en Bolsa “sorprendentemente baja”, lo que plantea dificultades para el impulso a la financiación de las empresas. Pero Buenaventura ha pedido hoy de forma rotunda pasar de las palabras a los hechos en el impulso de la inversión minorista, para lo que ha presentado un decálogo de medidas que en su opinión deben tomarse a nivel estatal y europeo.

“Los líderes europeos, los pensadores y los think tanks coinciden de modo apabullante en que o potenciamos los mercados de capitales y la inversión de los europeos en esos mercados o la economía europea lo lamentará durante décadas. Nos jugamos, literalmente, nuestra posición como potencia económica”, ha declarado Buenaventura. Los mercados de capitales son un jugador clave en la financiación de gobiernos y empresas, que afrontan el reto de la transición ecológica y la digitalización y de la pérdida de competitividad frente a los gigantes chino y estadounidense. Buenaventura defiende para ello que “es imperativo que los europeos y los españoles inviertan una mayor parte de sus ahorros en instrumentos financieros”. “Si no promovemos este cambio cultural y estructural, ninguna otra medida funcionará, por lo que es una auténtica condición necesaria”, añade.

El camino para ello está “ya inventado” y requiere en primer lugar de incentivos fiscales a la inversión minorista en instrumentos financieros, según señala. “Un conjunto de países está planteándose la creación de cuentas de ahorro financiero personal incentivadas fiscalmente, que tan buen resultado han dado en países como Suecia. Pero a esto hay que darle estabilidad en el tiempo. No puede cambiarse cada cuatro años”, ha defendido. El presidente de la CNMV ha abogado también por un marco estable para la inversión en fondos y planes de pensiones, “que inviertan en activos a largo plazo, que es donde andamos más escasos” y por la potenciación de la educación financiera, a jóvenes y adultos, “dedicando muchos más recursos que los que dedicamos actualmente”.

Junto a esas tres medidas, Buenaventura también propone “permanecer abiertos al capital internacional y ser ambiciosos como Unión Europea”, en la idea de una apertura bidireccional, con libertad de los inversores no europeos para invertir y desinvertir en Europa y libertad de los ahorradores europeos para invertir y desinvertir fuera de Europa sus ahorros. Defiende igualmente avanzar en una regulación única y mejorar en la supervisión coordinada. Para el presidente de la CNMV, es necesario que ESMA dé un salto cualitativo en el que refuerce sus competencias y pase a coordinar con más contundencia la supervisión nacional. “Debe contar con potestades más robustas para introducir disciplina y convergencia y debe cambiar su gobernanza a medio plazo, en la búsqueda de una mayor independencia respecto a intereses nacionales”, asegura.

No entorpecer la consolidación

Las fusiones también son parte de la estrategia de impulso del mercado de capitales que propone Buenaventura. “Parafraseando a Celia Cruz, no hay “cama” en Europa para tantos mercados: 32 CSDs, 15 CCPs, más de 200 centros de ejecución. Se producirá tarde o temprano una consolidación de mercados, cámaras y depositarios, máxime cuando la inversión en tecnología que va a ser necesaria no va a estar financieramente al alcance de todos. Y hay que estar preparados para ello”, ha defendido.

Sus propuestas también contemplan una “mayor sensibilidad hacia el ecosistema de los mercados”, de modo que no se imponga solo a las compañías cotizadas nuevas obligaciones sobre cuestiones sociales o que afectan a toda la economía, y simplificar los plazos y procedimientos para las salidas a Bolsa y las operaciones corporativas.

Buenaventura ha insistido en la urgencia de actuar para que los inversores minoristas se impliquen en mayor medida en la financiación a las empresas, a través de una mayor inversión en Bolsa, pero también ha querido desmentir lo que ha calificado de mitos sobre el mercado de capitales europeo que en su opinión son erróneos. Por ejemplo, ha atacado la idea de que una sobre-regulación financiera sea lo que lastra el mercado europeo de capitales frente al de EE UU. “Puede haber áreas, sin duda, donde los requisitos regulatorios deban revisarse, pero nada indica que las exigencias de la norma europea sobre los emisores sean superiores a las americanas (incluso hay alguna evidencia de lo contrario). Nada indica tampoco que la CNMV, por ejemplo, sea más exigente que la SEC en una salida a Bolsa o en la supervisión de estados financieros”, ha explicado. Y en cuanto a la liquidez, ha insistido en que “una vez que los valores se admiten a negociación en una Bolsa nacional, la competencia es tan intensa en la UE como en USA a la hora de negociar esas acciones”.

El presidente de la CNMV ha defendido también que los mercados de valores están mucho más conectados que los bancarios y ha alertado de los riesgos de caer en una suerte de proteccionismo financiero, fomentando medidas que retengan en Europa el ahorro de sus ciudadanos para que no se desvíen a EE UU. “Creo que es un debate muy delicado, donde se corre el riesgo de sesgar artificialmente la asignación de activos de un modo potencialmente perjudicial para el inversor. ; Si la administración estadounidense hiciese lo mismo, teniendo en cuenta que los mayores inversores institucionales en las empresas europeas son fondos americanos, tendríamos más aún que perder”, ha advertido.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Archivado En

_
_