_
_
_
_
_

Meliá: el mercado compra su negocio sin perder de vista la deuda

La hotelera lidera el sector con una revalorización en el año del 12% y sin ninguna recomendación de venta 

Hotel Meliá Madrid Princesa. Pablo Monge
Hotel Meliá Madrid Princesa. Pablo Monge

El turismo español está viviendo una época dorada tras el batacazo del Covid-19 con récord de viajeros en 2023 y en el pasado enero, y unas perspectivas para 2024 incluso mejores. Meliá –que tiene el 62% de los hoteles fuera del país y ha experimentado también una importante mejora de la demanda internacional– está siendo la máxima exponente del momento de las cotizadas del sector. En el año acumula un ascenso del 12% y desde el pasado octubre, cuando la acción inició una marcada trayectoria ascendente, el 30%. Las recomendaciones son positivas: 44% de compra y 56% de mantener.

Con ello, la compañía se aproxima en Bolsa al nivel previo a la pandemia –cotiza un 11% por debajo, aunque ha recuperado un 143% desde mínimos– después de que su negocio ya lo haya conseguido: en 2023 logró máximo histórico de ingresos y beneficio. El lastre sigue siendo la deuda neta, que se situó en 2.613 millones.

Con la prioridad de aligerar pasivo, Meliá acaba de cerrar con Santander la venta del 38,2% de tres hoteles de lujo (en Londres, Tenerife y Menorca) por 300 millones. La acción registró la mayor alza (11%) en tres años y medio el día que se conoció la noticia. “El acuerdo se encuentra dentro de la política de rotación de activos y valoramos favorablemente que ceda una participación minoritaria en estos establecimientos en un entorno como el actual en el que se refleja adecuadamente la valoración, además de reducir endeudamiento”, comentan en Renta 4. La firma apunta, por otro lado, que “Meliá se encuentra negociando otras operaciones para dar entrada a nuevos inversores en varios hoteles en México y la República Dominicana, y que está previsto que reporten una entrada de casi 100 millones de euros adicionales antes de final de 2024 que igualmente sirvan para fortalecer la posición financiera del grupo”.

Por su parte, Julián Pérez, de Intermoney Valores, define la venta como “positiva”, ya que “la reducción de deuda es la mayor prioridad”, pero anota el inconveniente de “ceder participaciones en tres de sus mejores hoteles”. “Creemos que lo óptimo, ya que su estrategia es ser líderes en el segmento prémium y vacacional, hubiese sido haber desinvertido en otros activos urbanos o de peor calidad, aunque entendemos que actualmente con la complicada situación macro no son tan fáciles de vender”. Julián Pérez espera que la ratio de la deuda financiera neta se sitúe al cierre de 2024 en 2,7 veces ebitda. “Estaría por encima de lo que ellos estiman, pero sería un nivel más o menos sostenible, alejando definitivamente los miedos a una ampliación de capital. Para alcanzar la ratio de 2,5 veces ebitda como prevé la compañía tendrían que llegar a una generación de caja de en torno a 100 millones de euros en el año, algo que vemos complicado”, agrega.

La acción de Meliá en 2024

En las últimas sesiones, el optimismo del mercado ha perdido algo de fuerza, situación que comenta Joaquín Robles, de XTB. “La deuda es la mayor preocupación; este año tiene vencimientos por unos 1.000 millones. A pesar de que el turismo sigue fuerte y se espera una temporada mejor a la del año pasado, los inversores están sopesando la posibilidad de nuevas desinversiones para reforzar la liquidez”. Por otro lado, Robles comenta que “no hay previsiones de que reparta dividendo hasta al menos 2025″.

Mientras, desde Divacoms Alphavalue señalan que “aunque España sigue siendo el país más importante en la contribución del negocio, Meliá ha estado aprovechando su fuerte posicionamiento en el país y en los resorts en el Mediterráneo y Latinoamérica que la han situado en camino de la recuperación”. La firma recomienda comprar y resalta como aspectos positivos, su posición en los resorts, su apuesta por la sostenibilidad, y los programas de fidelización, que “siguen apoyando la rentabilidad”.

Una compañía infravalorada que despierta interés

Objetivo. El consenso del mercado recogido por Bloomberg otorga un precio objetivo a la acción de Meliá de 7,50 euros, que implica un recorrido al alza del 13% sobre el nivel actual.  Por su parte, Morningstar fija el precio justo (fair value) en 7,48 euros, lo que significa que está infravalorado desde su análisis.
Capital. El fondo canadiense Alpha Global Management ha aumentado su participación en el capital de Meliá pasando del 9,165% en 2022 al 13,225% en 2023. De esta manera, se reafirma como uno de los accionistas de referencia tras Hoteles Mallorquines Consolidados (24,36%) y Hoteles Mallorquines Asociados (13,76%), pertenecientes a la familia Escarrer. 
Bajistas. Otus Capital Management comunicó a la CNMV a principios de año una posición corta del 0,51% del capital que mantiene en la actualidad.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_