_
_
_
_
_

Las principales gestoras reciben una avalancha de efectivo hacia los fondos de bitcoin

El éxito de los ETFs ligados a la principal criptomoneda es una realidad mes y medio después de su lanzamiento

Publicidad de los ETF de BlackRock, llamados iShares.
Publicidad de los ETF de BlackRock, llamados iShares.Getty
Álvaro Sánchez

Los nueve recién nacidos, como se conoce en el sector a los ETF de bitcoin que han empezado a cotizar este año en Estados Unidos, han llegado al mundo con un pan bajo el brazo. La irrupción el pasado enero de estos fondos, que replican la evolución de la principal criptomoneda, le ha dado un nuevo impulso a la controvertida divisa digital, cerca ya de sus máximos históricos de 69.000 dólares. Y se ha convertido en una nueva fuente de ingresos para las gestoras que los comercializan, con entradas de capital pocas veces vistas. El más popular, el ETF iShares Bitcoin Trust (IBIT), gestionado por BlackRock, recibió una avalancha de efectivo de más 600 millones tanto el miércoles como el jueves, y ha sido el ETF más rápido de la historia en alcanzar los 10.000 millones, con solo siete semanas.

El bitcoin, cada vez más cerca de su máximo histórico

Los ETF se concibieron como una forma barata de replicar la evolución de los índices bursátiles, pero su modus operandi se ha adaptado como un guante al bitcoin, que se ha revalorizado más de un 35% desde su aparición el pasado 10 de enero. Supone una operativa menos compleja, al hacer innecesario recurrir a billeteras frías donde guardarlos, con el consiguiente riesgo de pérdida de claves, o a las nuevas plataformas surgidas al calor del éxito cripto, algunas de las cuales han demostrado ser de todo menos seguras, como sucedió con la bancarrota de FTX. Basta con acudir al bróker que también usan para comprar y vender acciones. ”Simplifica y facilita las inversiones en bitcoin para una base de inversores más amplia”, resume Francisco Maroto, responsable de activos digitales y blockchain del Grupo BBVA.

Estos ETF también implican menos comisiones. “Los inversores de todo el mundo se han sentido atraídos por los nuevos productos debido a los menores costos relativos que implican”, apunta Manuel Villegas, analista de activos digitales del banco suizo Julius Baer. La mayoría cobran comisiones muy competitivas. IBIT, de BlackRock, apenas un 0,12% para los primeros 5.000 millones de dólares bajo gestión, y un 0,25% al resto o después de transcurridos 12 meses; el Fidelity Wise Origin, segundo en importancia, no cobra nada hasta julio y a partir de entonces un 0,25%; mientras que el Bitcoin Bitwise, cuarto, deja libre de comisiones su ETF durante los primeros seis meses, a no ser que se superen los 1.000 millones en activos bajo gestión, en cuyo caso carga a los clientes un 0,2%.

Algunos de sus defensores, sin embargo, consideran los ETF una traición a los principios del bitcoin: entienden que comprarlos a través de un tercero contradice la filosofía de soberanía monetaria y descentralización que llevan años predicando.

El dominio de BlackRock, la mayor gestora del mundo, es por ahora incontestable. Su ETF de bitcoin suma más de 7.000 millones de dólares bajo gestión, seguido del lanzado por Fidelity con más de 4.500 millones y de Ark 21Shares con más de 1.500 millones. Vista la reacción de los inversores, parece evidente que el negocio está llamado a ser muy rentable, pues aunque deja menos dinero en comisiones que los fondos tradicionales, los volúmenes que se manejan son muy altos. “Debería traer mucho dinero, porque estos ETF no se montan si las empresas a cargo no detectan demanda entre sus clientes”, dice Adolfo Contreras, senior advisor en Blockstream, una empresa canadiense de almacenamiento y transferencia de bitcoins y otros activos digitales. Según K33 Research, estos fondos tienen bajo administración 303.000 bitcoins, en torno al 1,5% del total en circulación.

Sin embargo, no todas las gestoras de activos comparten ese entusiasmo. La segunda en el ranking, Vanguard, ha rechazado subirse al barco. Y ha explicado las razones en su página web. “Vanguard no tiene planes de lanzar su propio ETF de bitcoin ni ningún producto relacionado con las criptomonedas. Al decidir qué productos de inversión ofrecer, consideramos una variedad de factores, incluido si creemos que cumplen los requisitos para ser una inversión duradera y satisfacen las necesidades de nuestros clientes [...] En nuestra opinión, es más especulación que inversión”, concluyen.

Grayscale, un caso peculiar

Fuera de los nueve recién nacidos, un décimo ETF de bitcoin está también activo desde enero, pero con sus propias particularidades. Es el Grayscale Bitcoin Trust, que empezó su andadura en 2013 como un fondo cotizado en el mercado OTC que permitía estar expuesto al bitcoin. Su transformación en ETF no le ha reportado los mismos beneficios que al resto: ha visto cómo se producían importantes salidas de capital —más de 7.000 millones de dólares, según Bloomberg—, aunque todavía es el que conserva más activos bajo gestión, debido a que empezó mucho antes.

En esa fuga influye su comisión de gestión, del 1,5%, la oferta más cara con diferencia, dado que el porcentaje que cobran sus competidores está por debajo del 0,3%, pero no ha sido el único factor. Su nueva condición de ETF ha facilitado operativamente las retiradas. Además, la bancarrota de la plataforma Genesis, uno de los que más invirtieron a través de Grayscale, ha provocado que liquide sus posiciones en el vehículo, de unos 1.300 millones de dólares.

Otra parte del universo cripto ha recibido con euforia la aprobación de los ETF por parte de las autoridades de EE UU. Y no hacen mucho caso de las matizaciones de la SEC de que su luz verde no implica, ni mucho menos, que apoyen su compra. “No hemos aprobado ni respaldado el bitcoin. Los inversores deben mantener la cautela ante los innumerables riesgos asociados a él y a los productos cuyo valor está vinculado a las criptomonedas”, dijo su presidente, Gary Gensler. El Banco Central Europeo fue aún más contundente. En una publicación reciente en su blog afirmó que el valor real del bitcoin es cero, y que ha fracasado en su propósito de convertirse en una moneda global y descentralizada.

Jorge Soriano, consejero delegado de la plataforma española Criptan, cree en cambio que los ETF son un salto de gigante en lo que a validación institucional se refiere. “Y no lo es por el hecho de que sean “ETF de Bitcoin”, porque la realidad es que ya existían otros en Canadá, Alemania o Brasil; lo es porque en los últimos años el regulador estadounidense ha estado presionando mucho al ecosistema cripto y esta aprobación abre la puerta a dar confianza a un gran sector de la población”.

Coincide en esa percepción Víctor Alvargonzález, fundador de Nextep. “Había mucho inversor medio que no quería invertir en bitcoin por temor a todo lo que ha visto que ha ocurrido con los intermediarios y, en definitiva, el temor a invertir en un producto no regulado. Ahora se tiene la sensación de que hay un supervisor vigilando, de que hay un adulto en la habitación. Antes era como una ciudad sin semáforos y sin policía municipal”, compara.

Ethereum, la próxima

Raúl Marcos, consejero delegado de carbono.com, ha notado el cambio. “Trabajamos con clientes que no podían tener cripto porque no podían tener una custodia para guardarlas con tranquilidad ni un equipo que supiera gestionarlas. Ahora con los ETF pueden ir a su banco y hacerlo como si pidieran comprar acciones de Facebook. Además, hay muchos institucionales regulados que no pueden comprar nada que no esté listado”.

Una vía para prolongar el bum de los ETF cripto que gana terreno es la de empezar a comercializar fondos ligados a ethereum, la segunda divisa digital en importancia. Raúl Marcos augura que ese momento llegará este año, probablemente en mayo. Detrás de esos fondos están las mismas gestoras de activos que con el bitcoin, y los argumentos regulatorios y técnicos, señala Marcos, “son igualmente válidos, por lo que no veo impedimentos para que se aprueben”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Álvaro Sánchez
Redactor de Economía. Ha sido corresponsal de EL PAÍS en Bruselas y colaborador de la Cadena SER en la capital comunitaria. Antes pasó por el diario mexicano El Mundo y medios locales como el Diario de Cádiz. Es licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_