_
_
_
_
_

El Tesoro capta 6.000 millones en la primera sindicada a 30 años desde 2022 con demanda por más de 83.700 millones

Los bonos devengarán un cupón anual del 4%

Tesoro Publico Paseo del Prado de Madrid
Sede del Tesoro Público en el Paseo del Prado de MadridPablo Monge

El Tesoro ha lanzado hoy una emisión sindicada de deuda a un plazo de 30 años, operación con la que ha captado 6.000 millones. En sintonía con las operaciones efectuadas en el inicio de año, el interés de los inversores por la deuda española se mantiene intacto. A medida que transcurrían las horas, las órdenes de compra han ido aumentando y se sitúan ya por encima de los 83.700 millones. Se trata de la mayor demanda recibida por el Tesoro para una emisión a este plazo. En la última colocación a 30 años España vendió 7.000 millones después de recibir peticiones por más de 60.000 millones.

La elevada demanda ha permitido reducir en puntos 3 básicos el diferencial. La operación partía con un spread de 14 puntos básicos sobre el bono español a 30 años y al cierre se situó en los 11 puntos, lo que equivale a una rentabilidad del 4%. Junto a estos rendimientos, los bonos devengarán un cupón anual del 4%, superior al 3,89% de la referencia emitida hace dos años cuando los tipos estaban anclados en el cero a pesar de que la inflación enviaba señales de alarma. La operación está coordinada por BBVA, Citi, JP Morgan, Morgan Stanley, Santander y Société Générale.

El Tesoro está aprovechando la demanda de los inversores y el acusado descenso de rentabilidades de los meses para retomar colocaciones de deuda a más largo plazo, velando así por el objetivo de mantener la vida media de la deuda en circulación entorno a los 8 años. El año pasado, en pleno ascenso de los tipos de interés, no hubo emisiones sindicadas a tan largo plazo como la de hoy. Se realizaron dos colocaciones a 10 años y otras dos a un plazo de 15, una de ellas de obligaciones ligadas a la inflación.

El apetito de los inversores está ayudando digerir la avalancha de papel de este inicio de año, un periodo en el que las entidades financieras y los organismos públicos están acaparando la atención. Los inversores están poniendo a trabajar la liquidez y ven en la rentra fija un activo muy interesante. Antes de que la rebaja de tipos se haga realidad los inversores tratarán de asegurarse los cupones más atractivos, de ahí la fuerte demanda que están registrando las emisiones.

Como ocurrió en la emisión de comienzos de año, desde el Tesoro destacan la elevada participación de los inversores internacionales. Los no residentes alcanzaron una participación del 91% en la operación. Por nacionales destacan los inversores de Reino Unido e Irlanda con el 21,5%, seguidos por los franceses e italiano (17,1%), los de Alemania, Austria y Suiza, con un 15,7% y los países escandinavos, con un 10,8%. El resto de los inversores europeos han representado el 16,9% de la asignación. El peso de los inversores asiáticos que se caracterizan por invertir en activos de alta calidad alcanzaron el 2,1%. “La alta participación de inversores extranjeros evidencian la fortaleza de la deuda pública española y la confianza de los inversores en la economía española y su desempeño a largo plazo, especialmente relevantes en un contexto de retirada paulatina del BCE”, señalan desde el Tesoro.

La estrategia del Tesoro se sitúa en línea con la emprendida por otros países. Ante las expectativas de que los tipos han tocado techo los países están acelerando la emisión de deuda a largo plazo. Bélgica ha dado mandato hoy a la banca para efectuar una operación sindicada al mismo plazo mientras Reino Unido ha recibido una demanda de 7.636 millones de libras (unos 8.929 millones de euros) para una oferta de 2.500 millones de libras (2.923 millones de euros) en un bono verde a 30 años.

La última emisión sindicada a 30 años fue en febrero de 2022, meses antes de que el BCE subiera tipos y cuando ya se vislumbraba el inicio de un nuevo ciclo alcista en los tipos de interés. España vendió entonces 7.000 millones de euros, tras recibir peticiones por 60.143 millones de euros.

Con la de hoy son ya dos las emisiones sindicadas que efectúa el Tesoro en lo que va de año. Un día después de presentar su estrategia España colocó 15.000 millones en un bono sindicado a 10 años. La confianza de los inversores en la economía española se tradujo en una demanda de 138.000 millones, la mayor registrada nunca en una referencia del Tesoro. Para el conjunto del año, el organismo dependiente del ministerio de Economía prevé unas emisiones netas de 55.000 millones, 10.000 millones menos que el pasado ejercicio. Para mantener la vida media en los ocho años, el Tesoro seguirá primando las emisiones a largo plazo. El 67% de las emisiones brutas (unos 173.116 millones) corresponderán a bonos y obligaciones. Los 84.454 millones restantes se corresponden con las letras, una cifra muy similar a la del año pasado. Esta estrategia ha ayudado a mantener contenido el coste de financiación. Mientras las tasas en la zona euro se han incrementado 450 puntos básicos en menos de dos años, el coste de la cartera de deuda apenas ha subido 45 puntos básicos, hasta situarse en el 2,09% a cierre de año.

Hasta este martes el Tesoro ya lleva emitidos 40.846 millones de euros en poco más de un mes, el 23,6% de su programa de financiación a medio y largo plazo para 2024. La vida media de la deuda del Estado en circulación alcanza los ocho años y el coste medio de la cartera se sitúa en el 2,1%.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

_
_