_
_
_
_

Miles de personas protestan en la calle contra los pactos de investidura

La crispación caracteriza las siete jornadas seguidas de protesta en Madrid. PP y Vox llaman a mantener la movilización para las próximas dos semanas pero rechazan la violencia

Un hombre con una bandera de España parte junto a otras personas hacia la calle Ferraz tras una concentración contra la amnistía frente al Parlamento Europeo, el 9 de noviembre de 2023.
Un hombre con una bandera de España parte junto a otras personas hacia la calle Ferraz tras una concentración contra la amnistía frente al Parlamento Europeo, el 9 de noviembre de 2023.Alejandro Martínez Vélez (Europa Press)
Leandro Hernández

El ánimo de las manifestaciones ha evolucionado notablemente en solo una semana, desde las primeras concentraciones frente a sedes del PSOE el pasado viernes hasta este fin de semana. De poco más de dos centenares personas frente a la sede federal del PSOE, en la madrileña calle de Ferraz, el pasado viernes a 52 protestas previstas para el próximo domingo por el PP, las manifestaciones han ganado en organización, convocatoria y, en muchos casos, actos de violencia.

El primer cambio significativo pasa, invariablemente, por los números. La primera movilización, que no fue comunicada a la Delegación del Gobierno, convocó solo a varios centenares de personas gracias a la fuerza de las redes sociales. “Me dicen algunos madrileños que se ha quedado una buena tarde para dar un paseo por Ferraz a las 19:00h”, apuntaba en X, antigua Twitter, el vicepresidente de Castilla y León, Juan García Gallardo (Vox). Esta tibia convocatoria parece haber alcanzado su cenit el jueves, tras la firma del pacto entre el PSOE y Junts, cuando más de 8.000 personas se movilizaron en Madrid. 24 personas terminaron esa noche detenidas, además de siete policías heridos.

Desde el primer viernes de manifestaciones, además de contra los socialistas, hubo gritos pidiendo a la Policía Nacional que se “uniera” a las protestas. Esas proclamas solo han crecido en intensidad: “Policía, únete”, “esas lecheras, a la frontera”. Y culminaron con el ataque directo y el lanzamiento de objetos a los antidisturbios por parte de radicales, que se enfrentaron incluso a los propios manifestantes que trataban de neutralizarlos sin éxito. Las críticas que con seguridad se repetirán son en contra del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Los gritos de “Sánchez delincuente”, “Sánchez, traidor; Sánchez a prisión” y “que te vote Txapote” solo ganaron en creatividad a lo largo de la semana.

Lo que viene

La expectativa de los populares va mucho más allá de lo visto hasta ahora, ya que espera este domingo “desbordar las plazas” en las 52 capitales de provincias. El PP quiere transmitir una imagen de responsabilidad frente a lo que define como “el mayor retroceso de nuestra historia”. “No nos van a silenciar, no nos van a callar y no nos van a parar”, ha avisado desafiante Feijóo en su discurso del pasado lunes. El presidente popular prevé estar en la Puerta del Sol junto con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y presentar un PP unido más allá de los roces de esta última semana, cuando Ayuso se le adelantó en su reacción al acuerdo entre el PSOE y Junts.

Feijóo estará, además, presente en la manifestación convocada por asociaciones de la sociedad civil en Madrid el próximo 18 de noviembre, a la que también acudirá el líder de Vox, Santiago Abascal. El político gallego ya no puede evitar compartir escenario con el líder ultra. Abascal ya participó en las manifestaciones del pasado lunes, donde recibió un baño de masas pese al ambiente caldeado de los alrededores de la sede socialista

Los populares, que se enredaron el martes en su tibia condena a los disturbios ante la sede del PSOE, buscan empujar una movilización social histórica, pero sin violencia. Las invitaciones compartidas por los barones del PP priorizan la presencia de familias con la bandera de España, sin el escudo del águila que se volvió a ver en las protestas en Ferraz. Se busca evitar repetir las imágenes de batalla campal, marcadas por la participación de grupos ultras y enfrentamientos violentos.

El socialismo comparó estas agresiones con otras vistas recientemente en otras democracias como “Estados Unidos, Brasil o más recientemente Argentina”, apuntó en una visita a los trabajadores de la sede federal de su partido. Sin embargo, no todas las imágenes que se han vuelto virales en los últimos días son fáciles de equiparar a otras geografías. Las características propias del procés han motivado también a policías y guardias a manifestarse ayer en la Ciutat de la Justicia en Barcelona. Además, los reclamos se escucharon también más allá de las grandes ciudades. En las redes sociales se popularizó el caso de un vecino de la ciudad de Don Benito, en Extremadura, que concurrió solo en la tarde del jueves a la sede del PSOE local para demostrar su descontento con el pacto con los independentistas.

Llamamiento a Bruselas

  • Protestas en Madrid.  Al menos 1.500 personas se convocaron el jueves en la delegación del Parlamento Europeo en España, ubicada en el Paseo de la Castellana, para reclamar la intervención de la Comisión Europea frente a lo que consideran un “golpe” contra la democracia. A la vez, los manifestantes destacaban la importancia de “internacionalizar la situación” local.
  • Explicaciones. Un poco antes, el martes, el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, había pedido aclaraciones al Gobierno sobre su negociaciones con Junts, a la vez que expresaba sus “serias preocupaciones” por una posible ley de amnistía.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Leandro Hernández
Periodista económico. Interesado en entender más de criptoactivos, transformación digital y energía. Se incorporó a este periódico en 2022 después de haber trabajado en diferentes países de América Latina y en Estados Unidos. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella (Argentina), y el Máster de Periodismo UAM-El País.

Archivado En

_
_