_
_
_
_

Los españoles votan en unas elecciones crispadas pero con la economía en calma

La vuelta a las reglas fiscales y la gestión de fondos europeos, los mayores retos si se forma Gobierno

Voto por correo elecciones generales
Voto por correo en la oficina central de Sevilla. PACO PUENTES (EL PAÍS).PACO PUENTES

Las elecciones generales de este 23 de julio llegan por fin tras una campaña electoral confusa que se ha hecho demasiado larga al arrancar no mucho después de votarse a alcaldes y presidentes autonómicos hace mes y medio. La polarización ha tensionado hasta los extremos cualquier mensaje y ha convertido la palabra mentira en la más usada por todos los contendientes en sus ataques al contrario.

Poco importa si, en el camino desde la convocatoria anunciada por el presidente Pedro Sánchez un día después de las elecciones autonómicas y municipales del 28M, España ha vivido el segundo mejor junio para el mercado laboral de la serie estadística o la inflación se queda en el 1,9%, la cifra más baja de la eurozona. También ha habido dudas sobre el déficit a medio plazo o un nuevo récord de la deuda pública. La economía ha seguido su propio rumbo, en plena temporada alta de turismo, mientras la política se enfangaba.

No son, ni mucho menos, los únicos retos que afrontará el Ejecutivo que salga de las urnas. A pie de calle, los hogares se enfrentan al doble peaje de las hipotecas y la inflación. En mano del futuro Gobierno estará extender, mantener o ampliar las ayudas adoptadas en el último año y medio, en particular las medidas de rebaja de impuestos que inciden sobre el déficit. El gravamen a la banca, a las energéticas y las grandes fortunas está, también, pendiente de la composición del Congreso de los Diputados. De hecho, la fiscalidad compone el núcleo de la propuesta popular, con una rebaja de IRPF (aún por definir) como medida estrella. En transición energética y mercado laboral las discrepancias entre los partidos que pueden gobernar son más de matiz, al contrario de lo que ocurre en vivienda.

En un plano más inmediato, con todo, los presupuestos, la negociación de la senda fiscal y la gestión de los fondos son las tareas más apremiantes. Es por ello que algunos analistas advierten del riesgo de bloqueo.

“Polarización” y “fragmentación”. Son los dos términos que marcan el panorama político según los analistas de ING, quienes creen que elecciones podrían ser el punto de partida de un periodo de inestabilidad generalizada en caso de mayoría insuficiente.

La repetición de elecciones, han subrayado durante los últimos días analistas financieros, bursátiles o economistas, es un escenario que no puede ser descartado y se señala como el principal riesgo que corre la economía española. UBS vislumbra una “coalición” entre el PP y Vox como lo “más probable”, pero tampoco descarta un periodo “prolongado de negociaciones o incluso una repetición” que, añaden en Barclays, podría retrasar el desembolso de los fondos europeos y añadiría elementos de volatilidad.

A la espera de los sondeos a pie de urna, todas las encuestas (excepto la última del CIS) dan por segura la victoria de Alberto Núñez Feijóo (PP), por una amplia mayoría en escaños sobre Pedro Sánchez (PSOE), ambos por encima de los 100 diputados; y con Santiago Abascal (Vox) y Yolanda Díaz (Sumar) luchando por la tercera plaza en torno a los 35 diputados. El objetivo de cada bloque es sumar hasta la mayoría absoluta, cifrada en 176 de 350 totales. La necesidad popular de aproximarse a esta cifra ha marcado una campaña electoral agria y confusa, en la que el cruce de acusaciones por faltar a la verdad ha sido tan regular como intenso.

Mientras el PP busca una victoria que precise de los mínimos apoyos posibles (Vox es incompatible con casi todo el hemiciclo), el PSOE ha abanderado una remontada partiendo de 120 escaños y unas encuestas poco favorables. Vox, por su parte, perderá escaños pero podría ganar poder y Sumar aspira a mantener las cifras de Podemos en 2019 y ser tercera fuerza (algo que complicaría la coalición de derechas).

Según detallan en UBS, Núñez Feijóo podría formar un nuevo Gobierno con el apoyo explícito o implícito de Vox. Este Ejecutivo “extendería la vida de las nucleares, recortaría impuestos a las personas y las empresas y tomaría medidas para impulsar la inversión y la productividad”.

Pese a lo crispado de la campaña, los mercados financieros han pasado por alto las elecciones, más pendientes de las cifras macro que de los mensajes o las promesas de los políticos. El Ibex cerró este viernes, pese a la incertidumbre, en el nivel más alto del año y la prima de riesgo no se ha alterado, ni por la convocatoria ni por la campaña. Un escenario que concuerda con la estabilidad económica que reflejan las cifras y que destacan los comentaristas (en particular los extranjeros). Los analistas destacan, de hecho, que las elecciones no parecen una preocupación en los despachos de Bruselas.

Si de los comicios del domingo sale un bloque como claro ganador, apuntan la mayor parte de los analistas, la urgencia de la política económica será la correcta gestión de los fondos europeos y, sobre todo, la vuelta a la senda fiscal para controlar el déficit y la deuda públicas. Este último es, quizá, el punto más preocupante.

Los analistas de UBS consideran que la “necesidad de la consolidación fiscal limitará y frenará rebajas de impuestos, a la vista de las propuestas de reducir el déficit”. En la misma línea apuntan desde el Instituto de Investigación Flossbach von Storch: “Reducir impuestos siempre es una propuesta atractiva en época electoral. Sin embargo, existe el riesgo de que los mercados internacionales no estén convencidos de la sostenibilidad de las finanzas públicas, lo que podría causar problemas graves”. Por su parte, en Scope alertan con que una “compleja coalición política” pone en riesgo la consolidación fiscal mientras el crecimiento se frena y el gasto crece. “Es crucial una política fiscal coherente”.

Un total de 37,46 millones de españoles se pronuncian este fin de semana, poniendo fin a un agotador ciclo electoral que empezó en 2015, en el que se habrán celebrado cinco elecciones generales, amén de varias autonómicas y tres municipales. Está por ver si el ciclo termina o seguirá la inestabilidad.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_