_
_
_
_
_

El precio de los alimentos ralentiza su ritmo en abril hasta el 12,9%, la mayor bajada de la serie histórica

El IPC vuelve a subir hasta el 4,1% y la tasa subyacente recorta 9 décimas y se fija en el 6,6%

IPC alimentos Abril Gráfico
Belén Trincado Aznar
Jesús García

El Índice de Precios de Consumo (IPC) anual se confirma que ha subido tras el importante descenso registrado en marzo pasado. En concreto, se fijó en el 4,1% interanual en abril, lo que supone ocho décimas más que en marzo, siendo el comportamiento más destacado el descenso de precios de los alimentos hasta el 12,9%, lo que supone un descenso de 3,6 puntos frente al nivel de marzo, la mayor caída de este grupo de la serie histórica en un mes.

Otro dato positivo ha venido de la mano de la tasa subyacente, que excluye a los alimentos no elaborados y los productos energéticos, es decir los que presentan una mayor volatilidad, ya que cayó nueve décimas, hasta el 6,6%, es decir, solo 2,5 puntos por encima del IPC general, lo que supone su menor diferencia desde diciembre y su menor nivel desde noviembre de 2022, según los datos de este viernes publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y que confirman el indicador adelantado.

El comportamiento de ambas tasas obedece, principalmente, a que el descenso de los precios de la electricidad ha sido menor que el registrado en abril de 2022 y al incremento del precio de los carburantes, lo que se ha reflejado en la tasa anual de vivienda y transporte fundamentalmente.

En abril del año pasado fue cuando se reflejaron los mayores efectos de las medidas puestas en marcha desde el Gobierno, entre ellas la rebaja de los 20 céntimos en el precio por litro de los carburantes y que ya no están en funcionamiento.

En términos mensuales, el IPC registró un aumento del 0,6%, dos décimas más que en marzo y ocho por encima del dato de abril de 2022, cuando la inflación bajó un 0,2% mensual.

Los alimentos pisan levemente el freno

Pero sin duda uno de los datos que destaca de las cifras publicadas por el INE es el comportamiento de los alimentos y bebidas no alcohólicas, cuyos precios aumentan menos este mes que en abril de 2022. En marzo pasado la rúbrica alimentaria se frenó ligeramente, pero registró una tasa interanual del 16,5%, mientras que el dato conocido hoy se reduce hasta el 12,9% interanual.

Pese a este descenso aún se siguen observando precios en los diferentes productos muy elevados, como es el caso del azúcar que sigue liderando las subidas con una tasa del 49,6% interanual, moderándose 2 décimas respecto al nivel de marzo. A continuación se sitúa el 27,6% de la leche, que se mantuvo invariable respecto al mes anterior y solo acumula un incremento de 4 décimas desde enero.

El precio de los cereales y derivados registró un incremento interanual del 18,2% o el 16,1% de la carne de porcino. En definitiva y pese a que en general el precio de los alimentos se ha tomado un respiro, tras los niveles máximos históricos superiores al 16% interanual, la alimentación sigue suponiendo una pesada carga para la cesta de la compra de aquellas familias más vulnerables.

Otro motivo de preocupación que podría aparecer a lo largo de los próximos meses, es como puede afectar la sequía a la producción agraria, que según las asociaciones agrarias se podría traducir en menor cantidad y calidad, lo que podría tensionar nuevamente los precios.

Precisamente desde el ministerio de Asuntos Económicos se atribuye el descenso de la inflación subyacente a la “fuerte ralentización” del precio de los alimentos, que registraron “la mayor caída de la serie histórica” en un mes. En concreto, según el INE, los precios de los alimentos crecieron en abril un 12,9% en tasa interanual, más de 3,5 puntos por debajo de la tasa de marzo.

El Departamento que dirige Nadia Calviño ha subrayado que España se mantiene entre los países con menor inflación de la Unión Europea y ha defendido que las medidas adoptadas el pasado mes de diciembre “seguirán contribuyendo a amortiguar la evolución de la inflación”.

Dentro de los grupos que han tenido una mayor repercusión positiva en la tasa mensual se encuentra el vestido y calzado con una tasa del 7,5% afectada por el incremento de los precios de los nuevos productos de la temporada primavera verano.

El periodo vacacional de Semana Santa también se ha reflejado en los precios de los hoteles y restaurantes con una variación del 1,5%, unas subidas en un periodo en el el que en muchos establecimientos hoteleros prácticamente ha tenido una ocupación plena. Este efecto también ha sido relevante en ocio y cultura, que registra una subida del 1,1% causado fundamentalmente por el incremento de precios de los paquetes turísticos.

La rúbrica de transporte también se ha visto afectada por incrementos de los precios, como consecuencia de la mencionada subida de los carburantes. En sentido contrario el descenso de gas y electricidad, aunque menor que el registrado en 2022 ha sido decisivo para que vivienda registrase en el mes una caída del 1,8%.

Precios armonizados

En abril, la tasa anual estimada del IPCA, que es la que se utiliza con metodología común para comparaciones internacionales y en concreto con los países de la UE, se sitúa en el 3,8%, siete décimas superior a la registrada en marzo, frente al 7% del conjunto de la Unión Monetaria. La tasa de variación mensual ha sido del 0,5%.

Precisamente hoy se ha conocido el IPC de Francia que se aceleró en abril hasta el 5,9% en tasa interanual, dos décimas por encima del incremento del 5,7% del mes anterior, según los datos confirmados por el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos (Insee). La aceleración de la tasa interanual de inflación de la segunda mayor economía de la zona euro refleja un mayor encarecimiento de la energía, hasta el 6,8% desde el 4,9%, mientras que el precio de los alimentos se moderó al 15% desde el 15,9%.

Las cifras conocidas y que se conocerán a lo largo de los próximos meses estarán afectadas por el denominado efecto escalón, que no es otra cosa que el impacto que genera, en cálculos interanuales, la comparación del dato de un año con el del mismo mes del año anterior. La cifra de IPC de este año se compara con la cifra registrada en 2022 cuyos precios estaban fuertemente afectados por la guerra de Ucrania, lo que en líneas generales se reflejará con un descenso en los datos de este año como sucedió en marzo pasado y es probable que suceda en junio tras la importante subida registrada en 2022.

También podría darse en sentido contrario y que el efecto escalón elevase la tasa de inflación. Por ello todo apunta hacia una elevada volatilidad en la inflación, que aparte de la incertidumbre por la guerra, se enfrenta a una evolución negativa en el precio de los alimentos y a la espera de conocer los efectos de la sequía.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Jesús García
Periodista económico. Responsable de la sección de Economía de Cinco Días. Cuenta con una dilatada carrera profesional en La Gaceta de los Negocios, la agencia norteamericana Knight-Ridder Financial News, Efecom. Ha desarrollado labores profesionales en el mundo de la comunicación, en el ministerio de Hacienda, SEPI o Consejo de Procuradores.

Archivado En

_
_