_
_
_
_
_

Díaz insiste en su objetivo de aplicar una indemnización por despido a la carta

El Gobierno aprueba la subida del SMI un 8%, hasta 1.080 euros, desde el 1 de enero

La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.
La vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.Europa Press News (Getty Images)

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, aprovechó su comparecencia en la rueda de prensa tras la aprobación de la subida del salario mínimo en el Consejo de Ministros para reivindicar una vez más su idea de que la indemnización de 33 días, por despido improcedente como recoge la reforma laboral, dependiendo del caso podría resultar insuficiente, lo que puede denominarse como un despido a la carta.

La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Barcelona, conocida este lunes, ha reabierto el melón que Díaz abrió a finales de octubre pasado. La sentencia ha devuelto a la actualidad este tema, lo que aprovechó Díaz para avalar su propuesta. Esta sentencia, afirmó, “dice lo que vengo defendiendo”, al establecer una indemnización por despido que supera los 33 días por año trabajado, en concreto 48 días, al detectar un perjuicio para el trabajador.

Respalda la decisión de la empresa de despedir y considera que la indemnización legal tasada, “que no llega a los 1.000 euros, es claramente insignificante”, y no compensa el daño producido por la pérdida del puesto de trabajo.

Para Díaz, esta segunda sentencia en el mismo sentido no hace más que reforzar su idea de que ante un despido injustificado, la indemnización para el trabajador “no esté topada a una cantidad fija”, sino que se tengan en cuenta otros factores, como la situación económica y personal del afectado.

Este miércoles, Yolanda Díaz tiene una interpelación en el Congreso sobre el despido restaurativo en la que explicará cuál es la posición técnica de su ministerio en este asunto. Así, insistió en su idea de que ante un despido injustificado, la convicción del consenso europeo es que las indemnizaciones han de ser adecuadas a otro tipo de factores y no topadas, como sucede en España.

Subida 8% del SMI

El Gobierno aprobó este martes la subida en un 8% del salario mínimo interprofesional (SMI) para 2023 para fijarlo en los 1.080 euros al mes en 14 pagas con efecto retroactivo de 1 de enero, lo que afectará a 2,5 millones de trabajadores. “Una variable que permite cambiar la vida de la gente”, tal y como dijo la ministra.

Con esta subida, el Gobierno ha elevado en la actual legislatura un 47% este indicador salarial, lo que supone 344 euros más al mes, cumpliendo su objetivo de alcanzar el 60% del salario medio en España. “Hoy cumplimos con el acuerdo de Gobierno y cumplimos con el 60% del salario medio”, afirmó la ministra. Esta decisión fue adelantada el 1 de febrero por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Senado y contó con el apoyo del líder de la oposición, Alberto Núñez Feijóo, quien declaró en esa fecha estar a favor de la subida salarial, si bien matizó que debería estar dentro de un pacto de rentas nacional.

Díaz solicitó que CEOE vuelva a la mesa de negociación colectiva, para acordar una subida de las rentas salariales, “esta crisis no la causan los salarios, es una crisis de demanda”. Su presidente, Antonio Garamendi, califico de “de­safortunado” y “fuera de tono” el término “festín” utilizado por el presidente del Gobierno para referirse a su subida salarial.

Se espera la decisión del Consejo de Europa tras la demanda de UGT

J. G.

Madrid

La propuesta de la ministra de Trabajo de finales de octubre del año pasado a favor de modernizar la indemnización por despido en España y hacerla compatible con lo que se está realizando en Europa parece que va tomando forma día a día. Esta propuesta inicial de diseñar una indemnización por despido que disuada al empresario de extinguir un contrato al tiempo que repare el daño del trabajador está en el fondo de la argumentación de la demanda que el sindicato UGT presentó ante el Consejo de Europa, al considerar que los despidos improcedentes individuales tal y como están concebidos en la actual norma laboral podrían ir en contra de la Carta Social Europea. 
En su opinión, la indemnización por despido de 33 días por año trabajado y con el límite de 24 mensualidades no es adecuada ni reparatoria y se basa para ello en que resulta especialmente baja para quien tiene poca antigüedad en su puesto de trabajo.
Esta demanda ha sido admitida por el Consejo de Europa y se está a la espera de un pronunciamiento, si bien la patronal CEOE se ha personado en el proceso a través de la Organización Internacional de Empleadores (OIE), según informa Raquel Pascual, presentando alegaciones contra la demanda sindical. Con esta actuación se persigue evitar que una reforma del Gobierno vuelva a elevar el coste del despido, si el Consejo da la razón al sindicato.
Otros países
La demanda del sindicato español no es una novedad dentro del conjunto de países europeos. Tampoco lo sería una sentencia a favor del sindicato y  por consiguiente una condena a España.
Finlandia, Italia y Francia son los tres países que han tenido que rendir cuentas ante el Consejo de Europa por motivo semejante, siendo la resolución a favor de las demandas sindicales. Los Ejecutivos de estos países modificaron en alguna medida su normativa laboral para adecuarla a la resolución del Consejo.
La primera condena al Gobierno de Finlandia se produjo en 2014, la segunda en 2019 contra Italia y la última el año pasado contra Francia.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Archivado En

_
_