_
_
_
_
_

La apuesta por el perfecto desorden de Fernando Iglesias

La empresa Madavi facilita a las compañías de retail acometer todo tipo de transformaciones

Fernando Iglesias, fundador de Madavi, The Yes Company.
Fernando Iglesias, fundador de Madavi, The Yes Company.

Fernando Iglesias es el fundador de Madavi, The Yes Company. Lo considera su proyecto de fin de carrera, después de otros intentos de montar una empresa. Lo ha logrado con los pedazos del conocimiento y la experiencia que ha ido acumulando a lo largo de los años, con sus triunfos y sus fracasos.

Cuando el cliente se dirige a Iglesias le cuenta sus problemas. Y ahí está el primer error, porque piensa que una compañía es un conjunto de problemas a resolver. “El cliente habla desde la escasez mirando lo que no tienen y lo que no quieren”. Fernando le hace ver que la empresa es, en realidad, “un potencial a activar”.

Tiene muy claro que “somos facilitadores, porque lo hacemos fácil para que la compañía utilice el conocimiento de todos sus componentes. Hacemos inteligencia y acción colectiva, porque, en realidad, entre todos lo saben todo”. Madavi trabaja mucho en el sector del retail, incluso en empresas con decenas de miles de trabajadores.

Fernando me comenta que cuando en una empresa tú preguntas a la gente quién piensa que la empresa tiene que cambiar, todos levantan la mano. Cuando preguntas quién tiene que cambiar, siempre señalan a otro. “Entonces en realidad el cambio es más fácil de hacer desde aquellos que no tienen poder, pero que son los que de verdad generan el valor, ¿no?” Los que no tienen ese poder son la mayoría de la compañía y ahí es donde el equipo de Fernando empieza a generar el cambio. Se ocupan de que se produzca el perfecto desorden, que consiste en generar tal nivel de independencia que las personas puedan tomar decisiones con autonomía, al margen del camino trazado por el equipo directivo.

La decisión es del trabajador, nadie le dice cómo lo tiene que hacer. Son decisiones concretas en momentos concretos que nunca están previstas en una normativa general de la empresa.

De esta forma podrá tomar una decisión en un momento determinado porque “solo esa persona, en ese momento, es la que está capacitada para tomar una buena decisión, que puede estar fuera de la norma marcada de la empresa”.

Reglas para saltárselas

Fernando me comenta que las reglas no están siempre para cumplirlas. Me pone el ejemplo de un supermercado de cercanía “donde no se puede sacar el carrito a la calle. Pero si te viene un cliente que tú conoces, un buen cliente de toda la vida, que hace una fiesta y lleva dos carros llenos de cerveza y te dice que necesita sacar los carros, ¿le dejarías o no? Todo el mundo dice que sí”.

Un claro ejemplo de que las normas están para saltárselas cuando las circunstancias lo requieren. Una regla que se saltarían tanto los cajeros como el director general de la empresa. Le estás facilitando la vida el cliente, le estás haciendo un favor y él te estará agradecido. Puedes estar seguro que volverá a comprar en un establecimiento donde le hacen la vida más fácil. Ese es el espíritu de Madavi, que Fernando me transmite durante nuestra charla.

Me cuenta que este trabajo lo hace para disfrutarlo él y porque hace lo que se le da bien hacer. Dice que hay gente que piensa que lo hace todo bien, pero están confundidos. “Cómo solo hago lo que hago bien, lo demás se lo dejo al que hace bien eso. Señala que hay cosas que hacemos bien por naturaleza, otras que hemos aprendido y que hacemos bien y otras que es mejor dejarlas, porque nadie tenemos todas las capacidades. Pero entre todos las tenemos todas”.

Madavi cumple ahora diez años. Significa primavera y la primavera se encarga de poner las condiciones para que todo crezca. Este es su tercer intento. Primero montó una compañía con otros, pero no se llevó muy bien con ellos. Con la segunda si había buena relación, pero no era lo suyo porque Fernando es “un emprendedor y un aprendedor”. Y montó Madavi “porque a mí crear me da vida”.

www.juanmaromero.com

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_