_
_
_
_
_

Inditex reconoce el riesgo de posibles sobrecostes ligados a la crisis del mar Rojo

La compañía textil apunta a retrasos de una semana en los buques que transportan su mercancía

El consejero delegado de Inditex, Óscar García Maceiras, en la rueda de prensa de resultados de la compañía.
El consejero delegado de Inditex, Óscar García Maceiras, en la rueda de prensa de resultados de la compañía.ÓSCAR CORRAL
Javier García Ropero

Inditex constata retrasos y el riesgo de sobrecostes ligados a la situación geopolítica que se vive en el mar Rojo, y que está provocando que los buques de mercancías desvíen sus rutas para llegar a los puertos europeos. También es el caso del grupo textil gallego, pese a que sus resultados le hagan parecer inmune a cualquier turbulencia.

En sus cuentas anuales del ejercicio 2023, depositadas en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía relata que “las cadenas de transporte mundial se han visto afectadas por la disrupción de los dos principales canales por los que transita gran parte del comercio mundial”. Se refiere, por un lado, al Canal de Panamá, inmerso en una crisis hídrica que ha limitado el acceso de los cargueros; y sobre todo a la situación del Canal de Suez, fundamental por la rápida conexión que permite entre el mar Mediterráneo con el continente asiático. Para llegar o salir de él hay que cruzar el mar Rojo, donde las milicias hutíes de Yemen amenazan con sus misiles a los barcos que lo navegan.

Aunque el consejero delegado de Inditex, Óscar García Maceiras, afirmó este miércoles que la situación no está afectando a la compañía por su “elevada producción de proximidad”, que alcanza el 50%. Las cuentas del grupo sí reflejan los riesgos asociados a la situación: “En el momento de redacción de esta nota, la mayoría de los portacontenedores provenientes de Asia que transportan nuestra mercancía, y que en condiciones normales atraviesan el Canal de Suez, están circunnavegando el continente africano”, explica el grupo. Como consecuencia, continúa, “los tiempos medios de tránsito se han extendido en torno a una semana”, aunque no atisba “riesgo de disrupción de las cadenas de transporte ni tampoco falta de disponibilidad de buques y/o contenedores”.

Pese a que Inditex subraya que sus operaciones, hasta el momento, “no se han visto impactadas de forma relevante”, sí reconoce un riesgo de que los costes ligados al transporte se incrementen “como consecuencia del mayor consumo de combustible”, así como de los “sobrecostes extraordinarios” que puedan surgir. También contempla que, dependiendo de la duración del conflicto, las disrupciones puedan tener “otras ramificaciones”, desde la afetación a otros medios de transporte, a un incremento “imprevisto de los precios de los hidrocarburos”.

La memoria financiera describe que, en un contexto “tan exigente, una vez más la flexibilidad de nuestro modelo de negocio ha mostrado su fortaleza. El control de gasto ha sido particularmente sistemático y riguroso”.

“El ejercicio 2023 se ha desarrollado en un entorno de gran complejidad e inestabilidad. No es algo nuevo”, analiza Óscar García Maceiras en una carta recogida en la memoria financiera. Oriente Medio, dice la empresa, concentra una parte “importante” de su actividad comercial, y la inestabilidad en la zona, con la guerra en Gaza como principal exponente y los ataques previos en Israel, provocó que la venta en los territorios afectados sufriera “temporalmente”. De hecho, Inditex tuvo que cerrar eventualmente las 80 tiendas que tiene en ese país en régimen de franquicia.

Pero las turbulencias geopolíticas no son las únicas que refleja el grupo. También la inflación, que pese a empezar a moderarse, “los costes de algunos bienes y servicios que integran nuestra cadena de valor no han regresado todavía a niveles precios al proceso alcista”. El grupo firmó en diciembre de 2023 el traspaso de su negocio en Argentina, donde tenía 11 tiendas, al Grupo Trade Alliance Holding Group, que operará sus marcas en régimen de franquicia.

Reapertura de Ucrania

Uno de los grandes focos de inestabilidad en los últimos tiempos ha sido Ucrania. Dos años después de que comenzara la invasión rusa sobre el país, Inditex está a punto de reabrir sus establecimientos allí. La empresa confirmó hace unos días que ha elaborado un plan de reapertura gradual que empezará el 1 de abril con una veintena de establecimientos en Kiev, para alcanzar de manera progresiva el medio centenar. Inditex contaba con 84 establecimientos antes del conflicto bélico, situándose entre los 20 países más importantes del grupo.

Este provisionó hace dos años un total de 231 millones por el impacto del conflicto en su negocio. Además, asumió unos deterioros de 2.211 millones por su salida de Rusia. Inditex llegó a un acuerdo con el grupo emiratí Daher para venderle su actividad en ese mercado, aunque finalmente traspasó 245 tiendas de las 514 que tenía allí. El resto cerraron. La compañía española se guarda una opción para volver a Rusia si se diesen “nuevas circunstancias” que lo permitiesen, y en régimen de franquicia. Inditex valora esa opción en 211 millones.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Para seguir leyendo este artículo de Cinco Días necesitas una suscripción Premium de EL PAÍS

_

Sobre la firma

Javier García Ropero
Redactor de la sección de empresas, especializado en distribución, gran consumo y economía del deporte. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Especialista en información económica de la UIMP. Desarrolla su carrera en CincoDías desde 2011 tras haber pasado por El Mundo y Vocento.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

_
_