_
_
_
_
_

Google pierde el juicio antimonopolio contra Epic Games por obstaculizar la competencia con su tienda de aplicaciones

Un jurado en California determina que la ‘big tech’ abusó de su poder para obtener miles de millones de dólares en ganancias de Play Store. El veredicto abre la puerta a regular el mercado de ‘apps’

Marimar Jiménez
Fortnite
El juego Fortnite se instala en un sistema operarivo Android.DADO RUVIC (REUTERS)

Epic Games ha ganado la batalla judicial contra Google por obstaculizar la competencia con su tienda de aplicaciones, Play Store. Así lo determinó en la noche del lunes (hora española) un jurado californiano convencido de que la big tech ha abusado de su monopolio en el mercado de aplicaciones móviles en detrimento de los desarrolladores.

“¡Victoria contra Google!”, escribió Tim Sweeney en X (antes Twitter). El CEO de Epic Games, creador del popular videojuego Fotrnite, había emprendido una guerra judicial en 2020 contra Google y Apple, que dominan la economía móvil mundial. El editor de videojuegos acusó al dueño de la Play Store de suprimir la competencia en el mercado de aplicaciones de Android (el sistema operativo móvil de Google) para asegurarse miles de millones de dólares en ganancias en su tienda de aplicaciones.

La demanda de Epic alegaba que Google abusaba de su poder para cobrar tarifas excesivas, sofocar la competencia y reducir la innovación. Google obtuvo un beneficio operativo de 12.000 millones de dólares solo en su Play Store en 2021. Epic había intentado utilizar un mecanismo de facturación alternativo en Play Store que evitara las tarifas de Google.

El fallo del jurado, tras cuatro semanas de juicio en San Francisco, ha fallado a favor de Epic Games en todos los aspectos. Concluyen, por unanimidad, que Google tiene el monopolio en el mercado de distribución de apps en Android y en los servicios de pago en aplicaciones. Creen que Google actuó de manera anticompetitiva en estos mercados, que Epic sufrió daños como consecuencia de este comportamiento y que el vínculo entre la Play Store y su servicio de pago (Google Play Billing) es ilegal, pues supone que los desarrolladores deben usar ambos para tener sus aplicaciones en la tienda. Ahora corresponde al tribunal del caso determinar qué medidas correctivas debe enfrentar Google.

“El veredicto es una victoria para todos los desarrolladores de aplicaciones y consumidores del mundo”, dijo Epic Games, que añadió que este triunfo subraya la necesidad de una regulación para abordar el control que Google y Apple tienen sobre el mercado de aplicaciones para smartphones, que en 2022 movió unos 170.000 millones de dólares, según Data.ai.

Mientras, Wilson White, vicepresidente de asuntos gubernamentales de Google, dijo que apelarán el veredicto y defendió el modelo de negocio de su compañía: “Android y Google Play ofrecen más opciones y apertura que cualquier otra plataforma móvil importante”. “La prueba deja claro que competimos ferozmente con Apple y su App Store, así como con las tiendas de aplicaciones en dispositivos Android y consolas de juegos”.

La derrota de Google se produce en un contexto difícil para ella, pues está pendiente del veredicto del juicio histórico que afronta tras la acusación de Estados Unidos de mantener un monopolio en el mercado de los motores de búsqueda.

Contexto difícil

La victoria de Epic se produce en un contexto difícil para Google, que está pendiente de la sentencia del juicio histórico que afronta tras la acusación de EE UU de mantener un monopolio en el mercado de los motores de búsqueda. “Esta es la primera vez en este milenio que todo el peso de la ley antimonopolio estadounidense ha recaído sobre una empresa de tecnología por abusos de la ley antimonopolio en la industria tecnológica”, aseguró Sweeney al Financial Times tras conocerse el veredicto.

La victoria para Fortnite es clave para Epic, pues el pasado abril Apple lograba una victoria casi completa contra el editor de videojuegos. El mazazo llegaba después de que Epic recurriera el fallo de una jueza federal en 2021 que rechazó que Apple tuviera un monopolio con la App Store y mantuviera la polémica comisión del 30% que cobra a los desarrolladores.

Dos años más tarde, el Tribunal de Apelaciones se posicionó mayoritariamente a favor de Apple, aunque consideró que infringe la normativa de California al prohibir a los desarrolladores que redirijan a sus clientes a sistemas de pago fuera de la App Store para así evitar la comisión del 30% y ordenó al fabricante del iPhone que autorizara un sistema de pago alternativo dentro de la App Store.

“Para mí, ese es el elefante antimonopolio en la habitación: que todos cobran la misma tarifa porque no tienen competencia”, continuó Sweeney. “Creo que [las comisiones] del 30% tienen los días contados”, insistió. El fallo a favor de Epic podría dar a los desarrolladores más autoridad sobre cómo se distribuyen sus aplicaciones y cómo ganan dinero con ellas. Google sostiene que sus comisiones son competitivas para la industria y que ofrece ventajas adicionales como alcance, seguridad de las transacciones y protección contra el malware.

A diferencia de Apple, Google autoriza tiendas alternativas. Pero según Epic, esto es una ilusión y Android apenas es más abierto que iOS. “Solo el 3% de los teléfonos Android en EE UU han descargado con éxito otra tienda de aplicaciones de la web”, dijo Gary Bornstein, abogado de Epic, durante su argumento final. Según esta compañía, más del 95% de las apps de Android se distribuyen a través de Play Store.

Bornstein criticó duramente los contratos alcanzados por Google con diferentes empresas para asegurarse su control en el mercado de distribución de aplicaciones aunque no controle el hardware que emplea Android. El abogado utilizó un argumento similar al de los fiscales del Departamento de Justicia de EE UU, que acusan a Google de haber construido su imperio no gracias a su popularidad, sino a través de contratos de exclusividad ilegales, que le permiten instalar su buscador por defecto en los dispositivos de Apple y Samsung.

El editor de Fortnite defendió que Google ha llegado a acuerdos con fabricantes de móviles como Samsung y LG en virtud de los cuales aceptaron un paquete de aplicaciones de Google, incluida la tienda Play Store, y acordaron darle una ubicación privilegiada en las pantallas de inicio. A cambio, y según Epic, estos fabricantes recibieron una parte de las ganancias de Google. El editor de videojuegos también dijo que la big tech había llegado a acuerdos con operadores como AT&T y T-Mobile, y desarrolladores de juegos como Activision Blizzard, básicamente pagándoles para evitar que lanzaran rivales de Play Store, informó el FT.

“Epic lucha contra un monopolio. Cuando Epic gana, todos ganan”, aseguró en el juicio Bornstein. “Eso es falso”, respondió Jonathan Kravis, abogado de Google, que sostuvo que Epic no cobra menos a los usuarios que acceden a través de su propia tienda (en vez de hacerlo a través de Android o una videoconsola), a pesar de la ausencia de comisión. “Las acciones de Epic hablan más que sus palabras. Epic quiere usar Play Store gratis, pero la ley de competencia no obliga a Google a ofrecer sus servicios de forma gratuita”, defendió la compañía.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Marimar Jiménez
Redactora senior en la sección de Empresas de CINCODIAS. Sigue la actualidad del sector de tecnologías de la información y del ecosistema emprendedor español. Antes de incorporse al diario en 2000 trabajó en Actualidad Económica y los suplementos Futuro y Negocio en EL PAIS. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_