_
_
_
_
_

La UE se da más tiempo para alcanzar un acuerdo definitivo sobre la ley que regulará la inteligencia artificial

Tras 22 horas de negociación, cierran un pacto preliminar sobre las normas que se aplicarán a los modelos fundacionales sobre los que se sustentan sistemas como ChatGPT, pero sigue el debate en torno a los datos biométricos

Marimar Jiménez
Inteligencia artificial
Inteligencia artificialiStock

Legisladores y gobiernos de la UE se han dado más tiempo para alcanzar un acuerdo definitivo sobre la ley que regulará la inteligencia artificial en el espacio comunitario. Veintidós horas de negociación no han sido suficientes para acordar la que será la primera ley de IA del mundo, aunque sí ha habido avances. Según aseguran a Efe fuentes conocedoras, las instituciones de la UE han pactado ya las normas para regular los modelos fundacionales en los que se basan sistemas como ChatGPT, pese a haber sido uno de los principales puntos de fricción a la hora de pactar la nueva regulación.

Aunque hace unos meses había consenso sobre la necesidad de aplicar una serie de criterios estrictos sobre estos modelos fundacionales, la situación cambió después de que Francia, Alemania e Italia, tres de los pesos pesados de la UE, cambiaran de postura, apostando por dar prioridad a los códigos voluntarios de buena conducta. Los dos primeros países están preocupados de que una regulación excesiva pueda impedir a las nuevas empresas nacionales, como la alemana Aleph Alpha o la francesa Mistral AI, competir con OpenAI y Google. Actualmente, Europa es un actor menor en el mercado de la IA, donde los gigantes estadounidenses como los dos citados más Microsoft, Amazon y Anthropic parecen llevar delantera.

Frente a esta postura, el Parlamento Europeo y Thierry Breton, comisario para el Mercado Interior, y uno de los arquitectos de la nueva ley, preferían no dar demasiada libertad a las compañías, algo que, en su opinión, podría acarrear riesgos importantes como ya ocurrió con las empresas de redes sociales, a las que se permitió durante mucho tiempo autorregularse.

De momento, se desconocen los detalles de lo acordado. Y es que la rueda de prensa convocada para la mañana de este jueves, donde se iba a presentar los resultados de las conversaciones entre el Consejo de la UE, el Parlamento Europeo y la Comisión Europea, las cuales empezaron ayer a las 15:00 horas, se ha aplazado. “Aún quedan muchas cosas” por cerrar, aseguraron fuentes de la negociación a Efe. De los 22 puntos clave de la ley aún quedan una decena por acordar.

Lo que está en juego es relevante, pues la inteligencia artificial ha emprendido una carrera entre múltiples empresas que promete grandes beneficios, pero que también ha sido presentada por algunas voces como una amenaza potencial para la humanidad, dependiendo de cómo se utilice. A falta de conocer todos los detalles, una propuesta que se estaba barajando, según Les Echos, era separar los modelos fundacionales más potentes, los considerados de “riesgos sistémico” y hacerlas cumplir obligaciones más fuertes.

Aunque existe un acuerdo general sobre la regulación de la IA de alto riesgo, el otro gran punto de fricción en las negociaciones son las excepciones en la normativa para permitir el uso de la inteligencia artificial por las fuerzas del orden para la identificación biométrica de personas en tiempo real en espacios públicos, mediante sistemas como el reconocimiento facial.

Los gobiernos europeos quieren que se pueda utilizar para evitar delitos como el terrorismo, el abuso sexual o la protección de infraestructuras críticas, siempre con previa autorización judicial. La Eurocámara, en cambio, se opone a su uso porque considera que la vigilancia biométrica viola los derechos fundamentales, aunque el ponente de la norma en el Parlamento Europeo, el socialdemócrata Brando Benifei, se abrió ayer a permitirla si existen fuertes garantías para proteger los derechos, aunque también advirtió que se requerirían “salvaguardas” muy robustas y un control de las mismas que no pueden ser ejercidas por los propios Estados.

Algunas organizaciones de derechos humanos, como la European Digital Rights (EDRi), también se han opuesto, pues insisten que el uso de estas tecnologías va en contra de los “derechos fundamentales”.

Se desconoce por ahora si ha habido acuerdo sobre la gobernanza, pues el proyecto prevé la creación de una Oficina de Inteligencia Artificial, que informará a la Comisión Europea, responsable específicamente de los modelos más potentes de IA, pero quedaban por determinar el alcance de sus responsabilidades y recursos.

La presión para alcanzar un acuerdo rápido se mantiene, pero también está generando malestar entre algunos participantes que prefieren tomarse más tiempo. De momento, parece que se aleja el objetivo de la Presidencia española de la UE de cerrar la negociación del reglamento durante este semestre.

“Aunque queda por leer los acuerdos alcanzados, parece que van en la línea de establecer un ‘marco regulatorio’ con unas obligaciones para las empresas de IA, que permitirá un margen para la autorregulación sectorial (supervisada), de tal forma que no se impida la innovación de las empresas europeas (con una normativa corsé), pero dentro de unos límites, para no dejar algo tan importante como el respeto de los derechos fundamentales de los ciudadanos a un mero código de buenas prácticas. Es lo que se ha venido en llamar la corregulación o autorregulación regulada”, explica a CincoDías Borja Adsuara, abogado especializado en derecho digital.

Adsuara añade que todo el mundo es consciente de que el acuerdo será “un acuerdo marco” que tendrá que desarrollarse después por actos ejecutivos de la Comisión y, sobre todo, por las Autoridades de Supervisión de la IA de los Estados miembros y de la Oficina Europea que se cree para coordinarlas. “Un sistema parecido a la aplicación del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) y el que también está previsto para la aplicación de la Ley de Servicios Digitales (DSA)”, aclara. Este experto defiende que en estos casos es tan importante el qué como el cómo, “por eso la importancia del sandbox regulatorio que está a punto de presentar la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Marimar Jiménez
Redactora senior en la sección de Empresas de CINCODIAS. Sigue la actualidad del sector de tecnologías de la información y del ecosistema emprendedor español. Antes de incorporse al diario en 2000 trabajó en Actualidad Económica y los suplementos Futuro y Negocio en EL PAIS. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_