_
_
_
_
_

Las empresas cotizadas pagan sus facturas en 120 días y las cobran en 61 días

La Plataforma Multisectorial contra la Morosidad denuncia que duplican el plazo legal y que un reglamento que ultima Bruselas les obligará a pagarlas en 30 días

Antoni Cañete, presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMCM) y presidente de la patronal catalana Pimec
Antoni Cañete, presidente de la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMCM) y presidente de la patronal catalana PimecDavid Borrat (EFE)

La Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMCM), que representa a un millón de pymes y autónomos que a su vez emplean a 4,5 millones de trabajadores, ha denunciado esta mañana la elevada morosidad de las empresas que cotizan en el Ibex 35, pese a la fuerte recuperación de sus cuentas de resultados. En los nueve primeros meses de 2023, el resultado neto de las compañías que integran el Ibex 35 apenas retrocedió un 0.5% frente al mismo período del año 2022, que marcó un máximo histórico, hasta los 38.825 millones de euros.

Pese a ello, las empresas que componen el selectivo y las que cotizan en el Mercado Contínuo, excepto la banca, siguen pagando con mucho retraso a sus proveedores. La información recopilada por la PMCM, a partir de la Central de Balances del Banco de España del primer semestre de 2022, refleja que las empresas cotizadas pagan sus facturas en un plazo medio de 120 días, duplicando el límite legal (fijado en 60 días), mientras que cobran sus deudas en 61 días de media. “Ese retraso perjudica gravemente a los proveedores, en su mayoría pymes y autónomos. Algunas de estas grandes compañías van acumulando liquidez en vez de destinarlo a pagar en plazo a sus proveedores, financiándose, en cierta manera, a costa de ellos”, resaltó Antoni Cañete, presidente de la PMCM, durante la presentación del informe.

El sector que engloba a las empresas ligadas a Información y Comunicación es el que paga sus facturas con más retraso, con una media de 337 días frente a los 68 días de media en la que los cobra. Le sigue la construcción, con 176 días de media en el pago y 99 días en el cobro. En tercer lugar irrumpe el comercio y la hostelería, con un plazo medio de pago de 132 días, muy superior a los 24 días en los que cobra sus deudas. La industria abona sus deudas en 78 días y las paga en 50 días, estrechando la brecha, que en el caso de la energía es la más pequeña de todas, con 72 días de media para el abono de deudas y 66 para el cobro.

Cañete instó a las empresas a corregir este retraso y confió en que la puesta en marcha del futuro reglamento europeo, que entrará en vigor en febrero y que limitará por ley los plazos de pago a un máximo de 30 días, servirá para corregir ese desfase. “Esta medida europea se hace más necesaria que nunca”. El presidente de la Plataforma se mostró muy crítico con el SOS de la distribución, que a principios de mes alertó de que la entrada en vigor de ese límite de 30 días al pago de facturas a proveedores tendrá un coste de 150.000 millones para el sector. “Es un sector que está cobrando sus facturas a 24 días y las está pagando a 132 días. No tienen razón para quejarse”.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Carlos Molina
Periodista de la sección de Empresas, especializado en hoteles, turoperadores, agencias de viajes y aerolíneas. Trabajó en la sección de Especiales entre 2001 y 2005 y escribió sobre comercio exterior, política económica y macroeconomía en la sección de Economía entre 2005 y 2015. También ha trabajado en ABC, Interviú y el diario Mediterráneo.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_