_
_
_
_
_

La distribución clama contra los pagos a 30 días y cifra su impacto en 150.000 millones

El sector rechaza el reglamento que quiere aprobar la Comisión Europea con una limitación a un mes en el pago a todo tipo de proveedores

Una clienta en un establecimiento de moda.
Una clienta en un establecimiento de moda.

El sector de la distribución a nivel europeo se levanta contra la exigencia de pago a todo de tipo de proveedores en un plazo máximo de 30 días. Una norma que la Comisión Europea está en vías de aprobar, después de presentar en septiembre un nuevo reglamento sobre la morosidad en las operaciones comerciales que endurece los términos de la directiva aprobada en 2011, y que son los que marcan la normativa española

El marco actual fija un plazo máximo de 30 días en el pago a proveedores por los productos de alimentación fresca y perecedera, y de 60 para el resto de operaciones. El reglamento que promueve Bruselas rebajaría el plazo para todas ellas a los 30 días, con el objetivo, según la Comisión, de “combatir el problema de la morosidad en las operaciones comerciales”, y para proteger a las pymes: “Una de cada cuatro quiebras se debe a retrasos en el pago de facturas”.

Una medida que cuenta con la oposición frontal del retail, manifestada a través de la patronal europea del sector, Eurocommerce, que representa a cinco millones de empresas. Su presidente, Juan Manuel Morales, afirma en declaraciones a este periódico que “este es un ejemplo de mala regulación, sin ninguna consulta previa y que desde luego no beneficia a las pymes”.

La patronal estima un impacto de 150.000 millones vinculado a esta medida. Es, según Morales, el coste de financiar los pagos a los proveedores para efectuarlos en esos 30 días de plazo. “Todas las empresas tendrán que buscar vías de financiación para adelantar los importes. Las grandes empresas podrán tener esa capacidad, pero las pequeñas tienen más reducido ese acceso a la financiación bancaria”. En la distribución es habitual la financiación bancaria para el pago a proveedores, a través de las conocidas como líneas de confirming, que según Eurocommerce tendrían que aumentar para ajustarse al reglamento.

El periodo medio de pago a proveedores en algunas de las principales empresas de distribución en España excede, por mucho, esos 30 días de plazo. Mercadona declaró un periodo medio de 44 días en 2022; Dia, 51; Carrefour, 49; El Corte Inglés, 45; Eroski, 49, e Inditex, 39.

Precisamente, el textil es uno de los sectores más afectados, en tanto que su aprovisionamiento de prendas se hacen con meses de antelación a la entrada de las nuevas colecciones. “Muchas veces se compra producto con tres o seis meses de antelación. Si se tiene que pagar a 30 días, imagina el stock que se tiene que anticipar”, dice el presidente de Eurocommerce.

Bruselas no ha especificado en qué plazos pretende activar el reglamento. Morales apunta al primer semestre de 2024 si todo va con rapidez.

Eurocommerce participó el miércoles en la Cumbre Social Tripartita del Consejo Europeo, con la presencia de su presidente, Charles Michel, y también de Pedro Sánchez, como presidente de turno de la UE. En ella expuso su posición, que no pasa por una modificación o matización del reglamento. “No es un tema de cambios, sino de negarnos. Existe una regulación que funciona. Nos oponemos radicalmente a la medida porque niega la capacidad de los distribuidores de negociar sus calendarios de pago”. Morales añade que a la distribución “no le caben más costes. Y todo acaba repercutiendo en el consumidor”. Por ello, avisa del potencial impacto en los precios finales de compra. “La consecuencia son más costes. La regulación no sale gratis”.

Y en paralelo, apunta a que la normativa no afectaría a los proveedores de fuera de Europa. “Lo que entendemos con el texto publicado es que no afecta a las empresas de fuera de la UE. Por tanto, podrá ser más beneficioso trabajar con un proveedor no europeo, lo que no tiene mucho sentido”, apunta Morales.

Una de cada dos facturas se paga con retraso, según Bruselas

La Comisión Europea justifica su propuesta para endurecer la lucha contra la morosidad en que, de media, una de cada dos facturas resultantes de operaciones comerciales se paga con retraso o no se llega a pagar. Además, defiende que una de cada cuatro quiebras de empresas en Europa se debe a retrasos en el pago de facturas. “Esta revisión tiene por objeto aportar equidad a las operaciones comerciales, aumentar la resiliencia de las pymes y las cadenas de suministro, fomentar un uso más generalizado de la digitalización y mejorar la cultura financiera de los empresarios”, expone en la presentación del reglamento publicada en septiembre. “En Europa, el 70% de las empresas de la UE confirmaron que cobrar a tiempo les permitiría, a su vez, pagar a tiempo a sus propios proveedores”, añade. 

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Javier García Ropero
Redactor de la sección de empresas, especializado en distribución, gran consumo y economía del deporte. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y Especialista en información económica de la UIMP. Desarrolla su carrera en CincoDías desde 2011 tras haber pasado por El Mundo y Vocento.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

_
_