_
_
_
_

Telefónica promete crecimiento en su plan estratégico y asegura un dividendo de 0,30 euros al año hasta 2026

La teleco prevé alcanzar una generación de caja de 5.000 millones. Bautiza su nuevo plan como Crecimiento, Rentabilidad y Sostenibilidad (GPS). Se abre a recomprar más acciones con los excesos de caja

Santiago Millán Alonso
resultados telefónica
José María Álvarez-Pallete, presidente de Telefónica.Alejandro Martínez Velez (Getty)

Telefónica ha presentado hoy su nuevo plan estratégico 2023-2026, bajo tres ejes principales, crecimiento, rentabilidad y sostenibilidad (GPS, en sus siglas en inglés). En su presentación en el Día del Inversor de la operadora, su presidente, José María Álvarez-Pallete, ha destacado la transformación de la empresa para liderar la era digital, además de comprometerse con el crecimiento durante los próximos tres años. De hecho, es la primera vez en más de una década en la que la compañía lanza previsiones a un plazo de tres años. La compañía abandonó esa política de estimaciones durante la crisis financiera.

Pallete, acompañado por la cúpula directiva de Telefónica, ha destacado ante los analistas el compromiso de la compañía para mantener la remuneración al accionista en un periodo de tres años. Así, Telefónica se compromete a abonar, como mínimo, un dividendo de 0,30 euros por acción en el periodo 2023-2026. Es el mismo importe ya establecido para este año, que se abonará en dos tramos de 0,15 euros por título, uno en diciembre y otro en junio de 2024. “Sostenible y rentable, con una mejora de la cobertura del dividendo”, ha afirmado el directivo.

Con un desembolso anual de 1.720 millones de euros, el total destinado por Telefónica a dividendos en el conjunto de los cuatro ejercicios incluidos en el plan estratégico rondaría los 6.880 millones. La operadora, además, abre la puerta a acelerar la reducción de deuda o lanzar planes de recompra de acciones con los posibles excesos de caja o el reciclado de activos.

La promesa de dividendos llega en un momento de agitación en la compañía, tras la irrupción de Saudi Telecom (STC), operadora controlada por el fondo soberano de Arabia Saudí, como primer accionista, con un 9,9% del capital, por delante de BBVA y CaixaBank; y ante la previsible entrada de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Y todo en un momento de tensiones en el mercado, con la acción cotizando por debajo de los cuatro euros.

Para revertir esta situación en Bolsa, Telefónica se ha comprometido a cumplir objetivos de crecimiento en algunas de sus magnitudes principales. Los principales objetivos financieros del plan 2023-2026 contemplan un crecimiento anual durante este periodo del 1% de los ingresos; del 2% del ebitda, con una reducción de los costes indirectos y la neutralización del impacto de la inflación, del 5% de la caja operativa o ebitda después de arrendamientos (ebitdaal) – capex, y por encima del 10% de la generación de caja (FCF). En este caso, la operadora se ha marcado como objetivo una generación de caja de 5.000 millones de euros en 2026, frente a los 4.000 millones previstos para el ejercicio en curso.

La deuda financiera neta se reducirá hasta una ratio de endeudamiento de 2,2-2,5 veces/ebitdaal en 2026. En la actualidad, este ratio está en un rango entre 2,7 y 2,8 veces.

Según Telefónica, la aceleración del plan GPS se apoya en cinco vectores centrados en el crecimiento de los segmentos B2C y B2B, en los ingresos derivados de la relación con los partners, en la obtención de mayores eficiencias para reducir la estructura de costes, y en mantener el perfil diferencial de la compañía con una menor inversión.

En este caso, Pallete ha afirmado que el pico de inversión en despliegue de redes ya ha quedado atrás, tras el esfuerzo realizado en los últimos años en la fibra y el 5G. Así, los nuevos objetivos anticipan una progresiva reducción de las inversiones sobre ventas (capex/ventas) para situarse por debajo del 12% en 2026, que representa una caída de más de dos puntos porcentuales con respecto a los objetivos de 2023.

Pallete ha destacado eficiencias para reducir los costes operativos como el apagado del cobre en España en 2024, el apagado de las redes de telefonía móvil 2G y 3G entre 2026 y 2027, los acuerdos de compartición de redes, el uso de infraestructuras abiertas y de herramientas de inteligencia artificial para una mayor automatización de los procesos, la optimización de los arrendamientos y la reducción de los costes energéticos. “En tres años nos veremos beneficiados por los apagados de las redes antiguas”, ha indicado.

En el segmento minorista (B2C), la tasa anual media de incremento de los ingresos entre 2023-2026 se situará en el 1,5%, ritmo que en el caso del segmento empresarial (B2B) llegará al 5% para prolongar la favorable evolución que viene registrando en los últimos trimestres. La compañía señala que se va a apoyar en su filial Tech para reforzar la presencia en el negocio de empresas.

La compañía defiende que cuenta con un balance sólido que le permite hacer frente a un entorno macroeconómico dinámico, y que le dota de flexibilidad para acceder a los mercados financieros. Además, destaca que tiene liquidez suficiente para cubrir el calendario de vencimientos existente en este momento. Al cierre del tercer trimestre, Telefónica contaba con una posición de liquidez de 20.772 millones de euros, cuando los vencimientos acumulados en los tres próximos ejercicios se sitúan en los 10.300 millones de euros.

La unidad estratégica de servicios digitales Telefónica Tech mantiene un papel relevante. La división, lanzada precisamente como uno de los ejes principales del plan de acción de 2019, registrará una tasa anual media de crecimiento del 18%, por encima del mercado, para terminar 2026 con unos ingresos de 3.000 millones de euros. La compañía ha destinado más de 1.000 millones de euros a adquisiciones para reforzar la posición de Tech.

A su vez, Telefónica Infra, también creada en 2019 para aflorar y desarrollar el valor de las infraestructuras de telecomunicaciones de la compañía, prolongará la expansión que ya ha protagonizado en los últimos años. En 2026 su huella de fibra hasta el hogar (FTTH) alcanzará aproximadamente los 30 millones de unidades inmobiliarias (UUII), frente a los 20 millones actuales. Este incremento contribuirá a que el volumen total de UUII pasadas con fibra hasta el hogar en el conjunto del grupo supere los 106 millones en 2026. La compañía ha recordado que vendió las torres de Telxius por 7.700 millones de euros, junto con la creación de vehículos de inversión en fibra en todos los mercados principales.

“En este nuevo mundo digital, el sector necesita urgentemente una completa desregulación. La mejor forma de garantizar la autonomía estratégica de Europa y del sector de las telecomunicaciones es un marco regulatorio adaptado a las necesidades de los nuevos tiempos. Nuestro plan GPS es la más valiosa herramienta de crecimiento y estabilidad de la compañía para encarar con éxito su centenario y seguir dando el mejor servicio”, ha dicho Pallete, quien ha insistido en que la regulación actual “está obsoleta y debe apostarse por un total desregulación”.

Dentro de estos plantes, Telefónica anunció ayer el lanzamiento de una opa sobre el 28% del capital que no controla de su filial alemana, operación que asciende a un máximo de 1.970 millones de euros. La transacción supondrá el mayor desembolso en efectivo de la era Pallete.

Pallete ha defendido su trayectoria desde su llegada a la presidencia en 2026. En ese periodo, Telefónica ha destinado 18.000 millones de euros a remuneración a los accionistas, entre dividendos y recompra de acciones; ha reducido la deuda en 22.000 millones; ha destinado 80.000 millones a fusiones y adquisiciones, y ha invertido 57.000 millones.

La operadora ha destacado la ejecución del anterior plan estratégico, lanzado a final de 2019, que incluyó la creación de Infra y Tech; la segregación de los activos de Latinoamérica y su inclusión en la división Hispam, con excepción de Brasil, para reducir la exposición en la región; la concentración de los negocios en los cuatro mercados principales, España, Brasil, Reino Unido y Alemania. La teleco asegura que está preparada para incrementar la ambición, a las puertas de su centenario, que tendrá lugar en 2024.

Telefónica recuerda que cuenta con 385 millones de clientes, un 16% más que en 2016, mientras que la rotación de usuarios (churn) se ha situado en el 1,1%, frente al 1,5% de 2016. El 50% de los clientes tienen tarifas convergentes fijo-móvil, frente al 20% de hace siete años.

Pallete ha descrito el proceso de transformación llevado a cabo por la operadora, con la inclusión del 5G, la fibra y las redes inteligentes, la hiperautomatización con la inteligencia artificial, la computación de las redes con edge y el cloud; así como la descentralización con la Web3. En el caso de 5G, Telefónica prevé alcanzar una cobertura del 90% de la población española en 2026; del 60% en Brasil, del 99% en Alemania, y del 70% en Reino Unido.

De cara al futuro, Pallete ha destacado los servicios de banda ancha ultrarrápida y la baja latencia, la programación basada en inteligencia artificial y los servicios en la nube. El presidente ha destacado también la actividad de los desarrolladores, que forma parte de la iniciativa lanzada por las telecos junto con la patronal GSMA. “Telefónica está preparada para crear la nueva generación basada en servicios con API”, ha destacado.

Con respecto a los grandes mercado, Telefónica recuerda la vuelta al crecimiento en el negocio residencial en España, con la creación de un ecosistema de servicios; la consolidación del mercado en Brasil, con la compra de los activos de móvil de Oi así como el impulso a la fibra; el fortalecimiento de la red en Alemania con uin “sólido momento comercial”; y la convergencia de Reino Unido, con Virgin Media O2, con unas sinergias de 540 millones de libras. El consejero delegado, Ángel Vilá ha destacado la fuerte generación de caja en Reino Unido, junto con los fuertes dividendos que abona esta filial. Pallete, a su vez, ha defendido la buena relación con Liberty Global, socio en el mercado británico, lo que ha contribuido a la buena evolución del negocio.

“Contamos con las principales marcas y las mejores redes en estos mercados”, ha destacado Vilá, quien ha apuntado que esta posición es clave para el crecimiento en el segmento redisencial. El directivo ha señalado que, en 2026, más del 60% de los clientes serán convergentes, lo que supone una mayor fidelidad.

Con respecto a España, Vilá ha destacado que Telefónica cuenta con los mejores activos y marcas, y ha destacado que el churn ha bajado en los últimos tres años. El directivo ha apuntado a la reducción de los gastos operativos con las medidas de eficiencias y el apagado de redes antiguas, además de afirmar que el ratio de capex frente a ingresos caerá hasta el 10% en 2026. Vilá adelantó que España registrará crecimientos en ventas, ebitda y caja operativa. “España está acelerando el crecimiento y el oibda se va a estabilizar este trimestre”, ha señalado.

En relación al posible plan de bajas en España, Vilá ha señalado que la compañía está preparando las negociaciones con los sindicatos y espera que se llegue a un acuerdo. El ejecutivo, que ha abierto la puerta a distintos planes, tanto en España como en otros mercados, ha indicado que la empresa no ha incluido en las estimaciones la posible provisión que se pueda hacer para estos programas, aunque las estimaciones globales sí incluyen las posibles bajas en España y otros mercados.

Pallete ha sido cuestionado por la fusión entre Orange y MásMóvil, y se ha mostrado sorprendido por los 18 meses que han pasado desde que se anunció esta operación, que todavía sigue en revisión por parte de la Comisión Europea. El directivo ha vuelto a insistir en que la fusión debería ser aprobada sin condiciones, y ha apuntado que que se generará un competidor fuerte en España. Pallete ha añadido que espera que sea una competencia racional. Vilá, por su parte, ha destacado la relación con Digi, con la que se mantienen distintos contratos mayoristas.

Desinversiones en Hispam

La directora financiera, Laura Abasolo, ha defendido la ejecución del proceso de creación de Hispam, indicando que el capital invertido ha bajado un 26%, además de ampliarse la deuda en divisas locales, lo que supone una cobertura natural para evitar el impacto de las posibles depreciaciones de estas monedas y tener que hacer frente después al pago de la deuda en euros.

Abasolo ha destacado que la compañía está abierta a buscar opciones de consolidación en distintos mercados, así como a afrontar posibles desinversiones. De igual forma, la ejecutiva también contempla alianzas estructurales.

La ejecutiva ha recordado operaciones como el acuerdo con AT&T en México, así como la creación de los vehículos de fibra en países como Colombia o Perú, y ha destacado la racionalización alcanzada en las inversiones en espectro.

"Somos un sector estratégico"

Ante las cuestiones sobe el interés de grupos como STC y SEPI sobre compañías estratégicas como Telefónica, Pallete ha señalado que “somos estratégicos, y somos estratégicos a nivel europeo. El sector es estratégico. Somos la clave de la conectividad del futuro”. El presidente ha cargado contra la regulación del sector, a la que ha calificado como obsoleta, señalando que no se entiende es que se continúe regulando con reglas del siglo pasado.

“Lo único que pedimos es una cosa, es que se nos desregule, que se nos deje competir. Que se nos deje competir en igualdad de condiciones como cualquier otro jugador, porque las reglas que dieron lugar a esta regulación se han quedado obsoletas”, ha afirmado.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Regístrate gratis para seguir leyendo en Cinco Días

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte

Gracias por leer Cinco Días

_

Sobre la firma

Santiago Millán Alonso
Es periodista de la sección de Empresas, especializado en Telecomunicaciones y Tecnología. Ha trabajado, a lo largo de su carrera, en medios de comunicación como El Economista, El Boletín y Cinco Días.

Más información

Archivado En

_
_