_
_
_
_

Meliá recibe un anticipo de 14 millones previo a la venta de activos por 120 millones

Acelera las desinversiones pendientes para reducir deuda y augura que se cerrarán en los próximos meses. Las operaciones se concentrarán en América

Carlos Molina
Gabriel Escarrer Melia
Gabriel Escarrer, consejero delegado y vicepresidente ejecutivo de Meliá.Pablo Monge

Meliá, la primera hotelera española por número de habitaciones, acelera en la política de desinversiones para desprenderse del escaso ladrillo que aún tiene con el fin de reducir la abultada deuda que arrastra desde la pandemia. En junio de 2021 cerró la primera gran operación, con la venta de una cartera de ocho hoteles por un importe de 204 millones de euros a un vehículo inversor conformado por inversores particulares de Bankinter, que se quedaron con un 85% del capital, y por Bankinter y la propia Meliá, que se quedaron con un 7,5% cada una. De esos ocho inmuebles (de los que seis eran de Meliá y otros dos eran participados por la hotelera), tres estaban en Baleares, dos en Canarias y los tres restantes entre Granada, Cádiz y Zaragoza

Cuenta con 37 hoteles en propiedad con un valor de 4.640 millones de euros

Pocos meses después anunció que barajaba una operación por un importe similar, pero por distintas razones, la desinversión se ha ido aplazando en los dos años transcurridos entre el verano de 2021 y el de 2023. En ese período, el pasivo de la compañía apenas se ha reducido en 62 millones, pasando de 2.768 a 2.706 millones de euros. La operación, aunque solo de forma parcial, parece que se va a desbloquear en breve. En el último informe de resultados, hecho público el pasado jueves, la hotelera confirmaba que había cobrado un adelanto de 15 millones de dólares (14 millones de euros). “Durante el tercer trimestre del año, la compañía ha recibido un anticipo por importe de 15 millones de dólares correspondientes a una de las operaciones de rotación de activos sobre las que la compañía está trabajando. En los próximos meses, se espera avanzar en la materialización de las operaciones, por un importe total de 120 millones de euros”.

La acción de Meliá ha retrocedido un 35% desde que en octubre de 2022 llegó a 8,1 euros

A 30 de septiembre de 2023, Meliá contaba con 37 hoteles en propiedad, de los que 16 correspondían a la unidad de negocio de América, 14 a la de España y 7 a la de Europa, Oriente Medio y África con un valor de 4.640 millones de euros, dividido entre los 4.041 millones de los activos en propiedad y 600 correspondientes a los activos que comparte en otras sociedades conjuntas, según la última valoración de activos realizada por CBRE en 2022. Ese informe certificó un incremento del valor de los activos en propiedad de un 5,8% con respecto a la anterior valoración de 2018, que lo limitaba a 4.386 millones. Desde la hotelera balear confirman que los activos en venta están situados en el área de América.

La presión para rebajar la deuda procede de tres frentes diferentes. En primer lugar, la subida de tipos de interés y la apreciación del dólar, la moneda en la que está referenciado parte del pasivo de la compañía, ha incrementado el coste medio de la deuda. Por otro lado, la valoración de los analistas sobre los resultados ha sido negativa respecto a la escasa reducción del pasivo en la salida de la pandemia. “La parte más débil de los resultados es la evolución de la deuda neta, que apenas se reduce este trimestre y podría terminar el año ligeramente por encima de lo estimado”, recalcaba Juan Moreno, analista de Bankinter, en su último informe sobre la compañía. Finalmente, los inversores están penalizando a la acción de la hotelera en bolsa, que lejos de revalorizarse en paralelo a la recuperación completa del sector, se está viendo fuertemente penalizada. Desde los 8,09 euros a los que cotizó en abril de 2022 se desplomó hasta los 4,13 euros a mediados de octubre de 2022. En los trece meses transcurridos hasta ayer, el valor de la acción solo se recuperó hasta los 6,7 euros y ayer cotizaba a 5,3 euros. Un ajuste que ha sido mayor en el caso de IAG y menor en el de Amadeus, otras dos empresas turisticas fuertemente endeudadas.

La exposición al ladrillo se ha rebajado a la mitad

Evolución. El cambio de Meliá desde un modelo patrimonialista hacia otro menos expuesto al ladrillo se ha acelerado desde 2008. Ese año, coincidiendo con la gran recesión, la hotelera balear era la propietaria de 82 hoteles, que suponían el 27,2% de la cartera. Desde esa fecha empezó la venta de activos y la priorización de los contratos de alquiler, gestión y franquicia hasta llegar a solo 37 hoteles, un 13% del total, al cierre del tercer triemstre.
Gestión.  De las 91.928 habitaciones que tiene en todo el mundo, 47.062 (un 51,2%) las opera en modelo de gestión, seguidas por otras 19.681 habitaciones (21,4%) en alquiler y otras 13.271 habitacionoes en franquicia (14,4%).

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Carlos Molina
Periodista de la sección de Empresas, especializado en hoteles, turoperadores, agencias de viajes y aerolíneas. Trabajó en la sección de Especiales entre 2001 y 2005 y escribió sobre comercio exterior, política económica y macroeconomía en la sección de Economía entre 2005 y 2015. También ha trabajado en ABC, Interviú y el diario Mediterráneo.

Más información

Archivado En

_
_