_
_
_
_

Los fondos se acercan a Teka tras la refinanciación

La compañía de electrodomésticos puede alcanzar una valoración superior a los 500 millones de euros

Álvaro Bayón
Sede de Teka.
Sede de Teka.

Los fondos de capital riesgo rondan Teka. El fabricante de electrodomésticos aparece en la diana de todas las operaciones corporativas para los próximos meses con una valoración superior a los 500 millones y toda vez que ha blindado su viabilidad con una refinanciación de 160 millones acordada en primavera.

El mercado español de fusiones y adquisiciones (M&A, por sus siglas en inglés) parece que toma aire. Tras meses atascado por el encarecimiento en la financiación, la inflación y los temores de recesión, los fondos vuelven a otear el mercado en la búsqueda de posibles adquisiciones. Uno de los objetivos que han encontrado ha sido el fabricante español de electrodomésticos Teka, que acaba de salvar una complicada situación financiera.

El auditor, EY, alertó en sus últimas cuentas anuales de la incertidumbre material que presentaba la empresa para seguir operando. En particular se refería a la filial Thielmann, dedicada a la fabricación de barriles de cerveza, por “la dependencia de la extensión del plazo de amortización” de un préstamo.

Sin embargo, la compañía pactó con la banca en primavera la refinanciación de su pasivo financiero, que asciende a los 239 millones. El principal problema estaba con un préstamo sindicado de 115 millones, que la compañía arrastra desde 2013 y que ha sido refinanciado en 2019 y 2020. Su calendario de vencimiento empezaba este año y, además, la irregular marcha del negocio tras el Covid-19 le había hecho incumplir los compromisos financieros pactados con la banca, como mantener la deuda por debajo de las 3,9 veces ebitda.

La banca –Santander, BBVA y CaixaBank– ha acordado extender los vencimientos del pasivo durante cinco años. Este pacto también afecta a un préstamo ICO de 45 millones que la compañía rubricó durante la pandemia.

Una vez resuelto este asunto, los fondos han olido sangre. Y se han acercado a la compañía en la búsqueda de una operación. Estiman que la empresa necesita respaldo de un socio para reforzar su estructura de capital y terminar de remontar el vuelo. O incluso que la banca fuerce que el actual accionista, el holding alemán Heritage B, venda sus acciones e imponga un cambio en la gestión. También otros competidores industriales rondan la compañía.

Teka cerró el ejercicio de 2021, el último con las cuentas anuales depositadas en el Registro Mercantil, con unas pérdidas de 550.000 euros, frente a los 60 millones de números rojos del año anterior y tras tres años seguidos sin ganar dinero. Los ingresos avanzaron hasta los 700 millones, al nivel previo a la pandemia y por encima de los 600 millones de 2020, pero al mismo nivel que en 2017. Teka representa dos tercios del negocio, mientras que Thielman es el otro tercio restante.

Las primeras valoraciones del mercado tasan, por tanto, a la compañía hispanogermana en más de 500 millones. Cuenta con unos 4.00 empleados y en España está pilotada por Arturo Baldasano como presidente.


Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, X y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Álvaro Bayón
Redactor de la sección de empresas especializado en operaciones corporativas, banca de inversión y capital riesgo. Graduado en Estudios Hispánicos por la Universidad Autónoma de Madrid y Máster en Periodismo UAM-El País, ha desarrollado toda su carrera en Cinco Días, donde trabaja desde 2016.

Archivado En

_
_