_
_
_
_
_

Europa se enfrenta al reto de aprender de sus tropiezos en la carrera por el hidrógeno verde

La industria confía en la fortaleza española, aunque destaca los cuellos de botella en la cadena de suministro

Planta de Iberdrola de Hidrógeno verde.
Planta de Iberdrola de Hidrógeno verde.Nacho Martin

Lo peor de los errores es no aprender de ellos. Las grandes expectativas europeas para descarbonizar su industria a base de hidrógeno pasan por evitar los mismos desaciertos que con los paneles fotovoltaicos, que prometían revolucionar el mercado energético europeo. El Viejo Continente se quedó hace 10 años sin fábricas de módulos fotovoltaicos por la competencia de las firmas chinas, sobre las que se sostiene el actual rápido despliegue de las renovables. El objetivo es evitar esta nueva dependencia en el mundo del hidrógeno, en un contexto de aumento de tensiones geopolíticas y comerciales.

El quid de la cuestión está, como siempre, en la financiación. Europa cuenta con inversiones anunciadas a enero de 2023 por 117.000 millones, según datos del Hydrogen Council. Sin embargo, solo 5% de estas iniciativas avanzan de forma efectiva. Los incentivos de Bruselas en este sentido han sido desordenados y recién en marzo de este año se decidió la creación de un Banco Europeo del Hidrógeno para acelerar el mercado doméstico y coordinar la financiación existente. De cualquier manera, la industria prefiere la asistencia directa que Estados Unidos ya ofrece a los productores, que reduce a la mitad el coste de producción incluso cuando se cuenta las ayudas europeas actuales.

El desarrollo del mercado es aún más incierto. Recién a finales de junio la Comisión Europea publicó las nuevas normas que regulan la producción de hidrógeno renovable. La industria acusa a Bruselas de definir las condiciones ‘verdes’ de forma demasiado exigente, lo que eleva los costes y la complejidad de los nuevos proyectos.

Por fuera de la discusión política, el giro radical de las grandes petroleras europeas, a cargo de los mayores proyectos de generación de hidrógeno en el continente, en sus promesas de descarbonización es la mayor señal de alarma en el sector. Shell, BP y Total ya han decidido dar marcha atrás en sus planes de reducir su producción de petróleo, aunque sin paralizar sus anuncios en materia de hidrógeno

El caso español

España quiere alcanzar una capacidad instalada de electrolizadores de 10 gigavatios, aproximadamente el 10% de la capacidad total europea. La confianza del sector es que la peninsula ibérica es el sitio más barato para generar hidrógeno en toda Europa.

El PERTE de energías renovables eleva los apoyos locales al sector por un total de 1.555 millones de euros, con los que esperaban movilizar otros 2.800 millones de capital privado. Por el momento, las ayudas concedidas se limitan a 300 millones de euros. Más allá de las ayudas, la confianza es que los precios de la energía solar y eólica, los más bajos de toda la Unión Europea, convenzan a los inversores. La disponibilidad de suelo superior a la media, el clima soleado y el activo mercado de PPA (los acuerdos entre desarrolladores renovables y un consumidor) terminan de cerrar la ecuación.

Desde la Asociación Española del Hidrógeno (AeH2), la patronal de las grandes firmas del sector, apuntan que el país no está solo ya que “la economía del hidrógeno crece en todo el mundo” de forma acelerada. España ya no está sola en sus intentos por dominar la industria.

Además de la financiación, el talón de Aquiles a nivel global, la industria local destaca los cuellos de botella en la cadena de suministro, la falta de infraestructuras de transporte de hidrógeno y el reducido número de compradores dispuestos a firmar acuerdos a largo plazo. Esto obliga a los gigantes del sector energético a desarrollar su propio ecosistema. Destacan los esfuerzos de Cepsa por abrir la vía de exportación del sector energético entre Andalucía y el Puerto de Rotterdam, o el plan de Iberdrola por aumentar la demanda de hidrógeno para el transporte pesado.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Leandro Hernández
Periodista económico. Interesado en entender más de criptoactivos, transformación digital y energía. Se incorporó a este periódico en 2022 después de haber trabajado en diferentes países de América Latina y en Estados Unidos. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella (Argentina), y el Máster de Periodismo UAM-El País.

Archivado En

_
_