_
_
_
_
_

Sindicatos del transporte buscan un frente común para llevar los servicios mínimos por la vía penal

Sepla y USCA, entre otros, barajan la denuncia a altos cargos del Ministerio de Transportes

Javier Fernández Magariño
La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, junto al secretario de Estado de Transportes, David Lucas.
La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, junto al secretario de Estado de Transportes, David Lucas._Eduardo Oyana (EFE)

Los sindicatos del sector aéreo elevan la presión y se plantean colocar a altos cargos del Ministerio de Transportes, liderado por Raquel Sánchez, en el objetivo de próximas acciones judiciales. El Sepla, en representación de los pilotos, o USCA, que habla por los controladores aéreos, tratan de crear un gran frente que pueda llevar por la vía penal la acción del Gobierno en lo que afecta a los servicios mínimos ordenados cada vez que es convocada una huelga. Representantes de distintas centrales hablan de aglutinar incluso a sindicatos de otros modos de transporte.

El malestar se ha enconado por las garantías de operación recibidas por Air Europa y Air Nostrum en los actuales paros de sus pilotos, con servicios mínimos que han sido calificados de “abusivos” desde el Sepla y también desde USO, Sitcpla o Asetma. A ellos se suma el citado USCA descalificando las obligaciones de servicio en la huelga del control privado, donde se está lejos de la firma de un convenio.

Los servicios mínimos en el transporte dependen del ministerio y son firmados por el secretario de Estado, con intervención de las direcciones generales, entre ellas la de Aviación Civil.

Algunas de las centrales citadas llevan años impugnándolos ante la Audiencia Nacional. Sepla dice tener 14 sentencias favorables desde 2011 en casos relacionados con Iberia, Air Europa, Air Nostrum, Bacock o Ryanair, entre otras. El ministerio se empeña en “conjugar el interés general de los ciudadanos y en particular sus necesidades de movilidad, con el derecho de huelga de los colectivos de trabajadores convocantes en cada caso”, explica un portavoz. Mientras, los representantes de pilotos, tripulantes de cabina de pasajeros (TCP), personal de mantenimiento y controladores, defienden que la competencia entre aerolíneas, y la que llega desde el ferrocarril y el transporte por carretera, no justifican servicios mínimos garantistas.

Posible prevaricación

Los servicios jurídicos de distintos sindicatos interpretan que Transportes está obligado a no incurrir una y otra vez en decisiones que han sido declaradas ilícitas por los tribunales. Desde Sepla se habla incluso de posible prevaricación.

“Me consta que los sindicatos de distintos colectivos han dicho que hasta aquí hemos llegado. Vamos a aglutinar a otras organizaciones perjudicadas para dirigirnos en bloque a las autoridades para que cesen estos comportamientos que tienden a favorecer a la compañía aérea y no al ciudadano, como señala el Tribunal Constitucional”, ha advertido el director de Asesoría Jurítica de Sepla, Óscar Orgeira en una entrevista publicada por la revista que edita el sindicato, Mach 82. “No nos vamos a conformar con que nos den la razón cuando acudimos a la Audiencia Nacional. Nuestro objetivo es evitar que se dicten este tipo de servicios mínimos abusivos”, añade.

El abogado admite que ya existe “algún movimiento” dirigido a considerar que las resoluciones del Ministerio de Transportes entran dentro de lo penal. “Esto es así porque, cuando el ministerio se pronuncia sobre una huelga concreta y establece unos servicios mínimos conociendo los precedentes judiciales de anteriores resoluciones, está siendo plenamente consciente de que la decisión que toma es ilícita”.

En la negociación abierta están las posibles acciones penales ante la justicia. “No es lo mismo que te digan, a los diez o doce meses, que una resolución de servicios mínimos es jurídicamente inaceptable a que te sienten en el banquillo como responsable con el perjuicio personal que esto conlleva. Esto puede marcar un antes y un después”, sentencia Orgeira en el número de mayo de la revista interna de Sepla.

Aviación Civil

Representantes de distintos sindicatos del sector aéreo han mantenido este mes de mayo un encuentro con el director general de Aviación Civil, David Benito, para trasladar el enfado de los trabajadores del sector por lo que consideran un vaciamiento del derecho a la huelga. En la reunión se hizo hincapié en que anular el efecto de estos paros no hace más que enquistar el conflicto y perjudicar tanto a los empleados como a los consumidores.

Fuentes cercanas a los contactos aseguran que el responsable de Aviación Civil fue receptivo. Tras ello, el Ministerio de Transportes ofrece argumentos a los medios de comunicación, al referirse al choque con los sindicatos aéreos, como que trata de perfeccionar la metodología para la fijación se servicios mínimos con la “aplicación de las sucesivas sentencias de los tribunales sobre las resoluciones de servicios mínimos, intentando aplicar de la forma más escrupulosa posible las indicaciones emitidas por los jueces”.

También se subraya el objetivo de “intentar reducir la posible arbitrariedad en la aplicación de las mismas por parte de las compañías y de incrementar el nivel de justificación de los distintos argumentos empleados”. Y se niega la mayor, los jueces “no desestiman todos los servicios mínimos sino algunos aspectos particulares, que son los tenidos en cuenta por el Ministerio y corregidos en las sucesivas resoluciones de servicios mínimos, dentro del proceso de mejora continua que se ha indicado anteriormente”.

En todo caso, el ministerio de Raquel Sánchez asegura su voluntad de “seguir trabajando en esta línea de mejora continua de las resoluciones de servicios mínimos para alcanzar el mejor equilibrio entre el derecho a la huelga y el derecho a la movilidad de los ciudadanos”.

Las dos huelgas de pilotos en marcha

Paros desde hoy en Air Europa. Los 618 pilotos de Air Europa están llamados a la huelga este lunes y martes; el jueves 25 y viernes 26; el lunes 29 y martes 30 de mayo, y el jueves 1 y viernes 2 de junio. El Sepla y la dirección de la compañía negocian el V convenio colectivo, en el que los primeros demandan recuperación salarial tras las cesiones realizadas durante la pandemia. Al parecer, la empresa ha llegado a plantear una subida del 5% en 2023, del 4% en 2024 y de un último 2,5% en 2025, pero liga la cláusula del IPC a objetivos, una condición por la que no pasa el sindicato.

Medio año de conflicto en Air Nostrum. La aerolínea de vuelos regionales lleva soportando una huelga convocada para sus 335 pilotos desde diciembre. El Sepla se queja del bloqueo de las negociaciones del convenio colectivo tras presentar hasta tres propuestas de mejora salarial a finales de 2022, que la empresa traducía en mejoras acumuladas de un 30%.  La franquiciada de Iberia, por su parte, ha ofertado a los copilotos un incremento salarial acumulado del 13% en tres años y un 3% más que dependería de objetivos y no es consolidable. La propuesta para los comandantes es de 10% consolidado y un 3% que no lo es.

Ayuda pública. Las dos aerolíneas fueron rescatadas por el Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas que gestiona la Sepi: Air Europa recibió 475 millones y Air Nostrum fue respaldada con 111 millones. La delicada crisis financiera ha sido utilizada como justificación para tratar de controlar los costes.

Sigue toda la información de Cinco Días en Facebook, Twitter y Linkedin, o en nuestra newsletter Agenda de Cinco Días

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Sobre la firma

Javier Fernández Magariño
Es redactor de infraestructuras, construcción y transportes en Cinco Días, donde escribe desde junio de 2000. Ha pasado por las secciones de Especiales, Cinco Sentidos, 5D y Compañías siguiendo la información de diversos sectores empresariales. Antes fue locutor de informativos en la Cadena Cope, además de colaborar en distintos medios de Madrid.

Más información

Archivado En

_
_